Anuncio
Share

Recuerdan a 17 víctimas de incendio en edificio de Nueva York

Recuerdan a 17 víctimas de incendio en edificio de Nueva York
Funeral de las víctimas de un incendio en un edificio en el Bronx la semana pasada que dejó 17 personas muertas, en Nueva York.
(Yuki Iwamura / Associated Press)

Los féretros fueron traídos uno por uno — 15 en total — a una mezquita del distrito del Bronx en un gélido domingo de invierno, atestada por cientos de personas para darle el último adiós a las víctimas de un incendio en un edificio hace una semana.

Varios cientos de dolientes más se aglomeraban afuera del templo, asomándose por las ventanas o viendo pantallas gigantes para rendir homenaje a los fallecidos en el incendio más letal en la ciudad de Nueva York en tres décadas.

“Hace una semana estaban con nosotros... ahora se han ido”, dijo Musa Kabba, el imán de la mezquita Masjid-Ur-Rahma, donde muchas de las víctimas habían orado. “Ocurrió el domingo pasado, y hoy estamos por enterrar a estas familias. Es duro”.

En total, 17 personas murieron a consecuencia del fuego, que las autoridades atribuyen a un corto circuito en un calefactor defectuoso en un apartamento del tercer piso. Entre los fallecidos hay ocho niños, algunos de incluso 2 años de edad, cuyos pequeños féretros resaltaban la magnitud de la tragedia.

Anuncio

Todas aquellos que fallecieron perdieron el conocimiento debido a intoxicación por humo mientras intentaban bajar las escaleras.

El funeral en masa en el Centro Cultural Islámico puso fin a una semana de oraciones y duelo dentro de una comunidad muy unida procedente de África occidental, de la que la mayoría de sus miembros tiene vínculos con Gambia. Cuatro de las víctimas serán enterradas en ese país, informaron funcionarios. Once de los muertos fueron trasladados a un cementerio de Nueva Jersey.

Dos de los menores fueron enterrados hace unos días en una mezquita del barrio de Harlem.

“Esta es una situación triste. Pero todo proviene de Dios. Las tragedias siempre ocurren; sólo le agradecemos a Alá que todos podemos reunirnos”, dijo Haji Dukuray, tío de Haja Dukuray, quien falleció junto a tres de sus hijos y su esposo.

Hombres y mujeres por igual lloraban conforme se les daban los ritos finales a seis niños y nueve adultos antes de que sus féretros fuesen devueltos a las carrozas.

Los ojos enrojecidos de Ibrahim Saho se llenaron de lágrimas mientras leía los apellidos de los fallecidos. “Mucha gente, demasiada gente”, dijo, enjugándose las lágrimas.

Entre los dolientes también había frustración y enojo. Familiares, amigos y vecinos de las víctimas intentaban comprender la tragedia.

“Hay indignación. Hay injusticia. Hay negligencia”, dijo Sheikh Musa Dramme, quien fue uno de los que encabezó la respuesta a la tragedia.

Algunos residentes señalaron que en ocasiones se necesitaban calefactores portátiles para complementar la calefacción del edificio, y que las reparaciones dentro de los apartamentos no siempre se realizaban cuando eran requeridas... y eso si es que se llevaban a cabo.

Debido a la magnitud de la tragedia, los organizadores de los funerales insistieron en que la ceremonia fuese pública para atraer atención a las dificultades que viven las familias de inmigrantes en la ciudad de Nueva York.

“Queremos que el mundo sepa que murieron porque vivían en el Bronx”, manifestó Dramme.

“Si hubieran vivido en el área central de Manhattan, no habrían muerto. ¿Por qué? Porque no hubieran tenido que utilizar calefactores portátiles. Esto es un clamor público de indignación. Por lo tanto, tiene que haber responsabilidad de los funcionarios electos para modificar las condiciones que provocan muertes todos los días”.

El alcalde neoyorquino Eric Adams, el líder de la mayoría en el Senado federal, Chuck Schumer, y el vicegobernador de Nueva York, Brian Benjamin, así como dos funcionarios que representaban al gobierno de Gambia, acudieron a la ceremonia fúnebre.

“Cuando ocurren tragedias, nos unimos”, señaló Schumer.


Anuncio