Anuncio
Share

Sí, la recesión parece inevitable. Pero puede que no sea tan grave. He aquí la razón

People shop near the Nordstrom Rack in downtown Los Angeles on March 15.
La gente pasa por Nordstrom Rack en el centro de Los Ángeles el 15 de marzo. Estados Unidos ha tenido una recesión, en promedio, cada 6½ años desde 1945.
(Damian Dovarganes / Associated Press)

Ya sea el presidente Biden insistiendo en que una recesión es evitable o sus críticos argumentando que el lobo está en la puerta, ambas partes están actuando como si la nación se enfrentara a una catástrofe sin precedentes.

En parte se trata de teatro político: Biden está luchando en nombre de una presidencia ya asediada y muchos de los agoreros esperando que una recesión sea el golpe de gracia para los demócratas.

Detrás de la retórica, la realidad es que las recesiones son una parte normal de la vida económica estadounidense. Estados Unidos ha tenido una recesión en promedio cada 6½ años desde 1945.

Y en el caso actual, la mayoría de los economistas piensan que cualquier desaceleración ahora es probable que sea relativamente suave, con una recuperación bastante rápida.

Estamos hablando de una pequeña “r” de recesión”, dijo Jack Ablin, director de inversiones de Cresset Capital. “Significa que no va a ser prolongada y que las cosas no se van a desmoronar”, como ocurrió durante la Gran Recesión y de nuevo en 2020, cuando se produjo la pandemia.

Anuncio

Muchos hogares están llenos de dinero, y los puestos de trabajo son abundantes con una fuerte demanda de nuevos trabajadores. Los bancos están bien capitalizados, lo que les proporciona un sólido colchón contra una contracción empresarial.

Lo que puede ser diferente esta vez es el estado de ánimo del público, unido a un puñado de factores inusuales, el primero de los cuales es la cruenta guerra en Ucrania.

Para la mayoría de los estadounidenses, la pandemia y la conmoción económica que la acompañó llegaron después de un período extraordinariamente largo de relativa estabilidad económica.

La economía no crecía mucho y los ingresos reales estaban estancados, pero el desempleo era bajo entre la mayoría de los grupos de población, los precios eran estables, los tipos de interés estaban por los suelos y las tiendas estaban inundadas de productos de bajo coste fabricados en el extranjero.

La mayoría de la gente se había adaptado al statu quo.

Así que la crisis de COVID-19 golpeó como un rayo, y el estallido de la inflación - impulsado en gran medida por los consumidores que de repente empezaron a gastar sus ahorros inducidos por la pandemia - fue otra sacudida para las expectativas populares.

Ahora, los indicadores económicos parecen preparados para una recesión. El índice bursátil Standard & Poor’s 500 ha bajado más de un 20% desde su máximo del 3 de enero. La confianza de los consumidores estadounidenses se ha hundido hasta mínimos históricos, gracias sobre todo a la elevada inflación. El gasto minorista, la construcción de viviendas y la producción manufacturera disminuyeron el mes pasado.

Y los consumidores, que impulsan la economía estadounidense, están empezando a recortar las compras prescindibles, como los electrodomésticos y los servicios.

Tom Straus, propietario de Straus Carpets en Oakland, ha observado un repentino descenso en los pedidos de nuevos trabajos de pavimentación en viviendas de la zona de la bahía de San Francisco. Normalmente, su negocio comercial incluye alrededor de un millón de dólares en proyectos para escuelas durante el verano; en lo que va de año, esos pedidos suman sólo 30.000 dólares.

“Nuestro trabajo futuro está disminuyendo”, dijo.

Muchos otros dirigentes de empresas, pequeñas y grandes, así como trabajadores, se preparan para tiempos más difíciles, con los temores avivados por los planes de la Reserva Federal de aumentar los tipos de interés para combatir la alta inflación.

“Estamos patinando al borde de la recesión, especialmente con la Fed sacando estas armas grandes”, dijo Christopher Rupkey, economista jefe de la firma de investigación de mercados financieros Fwdbonds.

Larry Summers, economista de Harvard y ex secretario del Tesoro, señala que cada vez que la inflación supera el 4% (fue más del doble en mayo) y el desempleo cae por debajo del 4% (fue del 3,6% el mes pasado), es un indicio de un sobrecalentamiento de la economía que en el pasado siempre ha provocado una recesión en uno o dos años.

Si la inflación es evitable, la verdadera pregunta puede ser: ¿Qué tan grave y larga será la próxima recesión?

Y a este respecto, hay un mayor consenso entre los expertos en que probablemente no se parecerá en nada a los episodios más recientes.

Una definición común de recesión es la de dos trimestres consecutivos de crecimiento económico negativo, es decir, de contracción del producto interno bruto. Pero la designación oficial la hace una organización de investigación sin ánimo de lucro, que examina un amplio conjunto de datos y declara una recesión, normalmente meses después de que ha comenzado.

La Gran Recesión que comenzó a finales de 2007 duró 18 meses -la más larga en 90 años- y fue también una de las más profundas. Millones de estadounidenses perdieron sus puestos de trabajo y sus casas tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y el hundimiento de las grandes empresas bancarias. La tasa de desempleo se disparó hasta el 10%.

La recesión provocada por la pandemia en 2020 fue la más corta de la que se tiene constancia, con sólo dos meses desde el punto álgido hasta el mínimo, según la Oficina Nacional de Investigación Económica. Pero el repentino colapso de la economía no tuvo parangón, ya que las empresas de todo el país cerraron y los consumidores se refugiaron en su hogar durante semanas. Unos 22 millones de empleos se evaporaron entre febrero y abril de ese año.

La recuperación desde entonces ha sido rápida y fuerte, en gran parte debido a la ayuda sin precedentes del gobierno a los hogares y las empresas. Varias rondas de cheques de estímulo ayudaron a impulsar el gasto y la demanda de los consumidores, contribuyendo a una mayor inflación. Gran parte de ese dinero aún no se ha gastado, lo que supondrá un colchón para muchos hogares.

En general, los estadounidenses tenían un exceso de ahorros de 2,7 billones de dólares en el primer trimestre, según los cálculos de Moody’s Analytics basados en datos de la Fed y de otros gobiernos. Aunque más de la mitad de esa cantidad estaba en manos de los hogares del 10% de mayores ingresos, los del 20% de menores ingresos tenían un promedio de unos 5.700 dólares más en efectivo de los que tendrían sin la ayuda federal y los efectos de la pandemia.

Esos ahorros adicionales, junto con una deuda familiar históricamente baja y la carga de los préstamos -muchos propietarios de viviendas se acogieron a tipos hipotecarios bajos antes de las recientes subidas- sugieren que la mayoría de la gente está mejor posicionada financieramente y podría ayudar a que la próxima recesión sea más suave.

En el Instituto Bank of America, el economista David Tinsley observó un notable repunte de los clientes de BofA en el uso de sus tarjetas de crédito el mes pasado, como ocurrió en muchos bancos. Los altos precios de la gasolina, dice, están afectando mucho a las familias con menos ingresos y también están reduciendo el gasto en bienes.

Pero observando los depósitos de ahorro y los saldos de las cuentas corrientes de los clientes de BofA, Tinsley dijo que “los hogares siguen teniendo grandes reservas en relación con antes de la pandemia”.

Para John Barone, de 58 años, la diferencia entre donde estaba en vísperas de la Gran Recesión y hoy es como la noche y el día.

En 2007, dirigía su propio negocio de remodelación de viviendas en Baltimore y pagaba un préstamo de un millón de dólares. Cuando el mercado inmobiliario se desplomó, despidió a 20 trabajadores y acabó perdiendo su negocio, su casa y su mujer.

En la actualidad, Barone y un socio comercial operan desde Washington, D.C., dando paseos con sus siete carros de golf. Sus deudas empresariales son modestas: 32.000 dólares en préstamos bancarios para dos vehículos eléctricos. Barone tiene siete trabajadores temporales y vive modestamente en un apartamento en Capitol Hill. “No tengo coche, no tengo que comprar gasolina”, dijo. “Voy a la estantería de pan de un día y compro el pan a mitad de precio”.

Barone es más optimista que la mayoría. A nivel nacional, la Federación Nacional de Empresas Independientes preguntó el mes pasado a los propietarios de pequeñas empresas cómo veían las condiciones en los próximos seis meses. El resultado fue la lectura más baja en 48 años.

En las empresas de mayor tamaño, una encuesta realizada en mayo por el Conference Board a 750 altos ejecutivos reveló que más del 60% de ellos ve una recesión próxima o ya presente. Ambas encuestas, sin embargo, sugieren que los empresarios no están seguros de lo que eso puede significar en cuanto al empleo y la posibilidad de despidos.

Muchos empresarios siguen luchando por cubrir las vacantes de empleo y podrían ser reacios a despedir a los trabajadores de inmediato. La tasa de desempleo se situó en mayo en el 3,6%, un punto por encima del mínimo de medio siglo anterior a la pandemia, y todavía hay casi dos ofertas de trabajo por cada persona oficialmente desempleada.

Las nuevas solicitudes de subsidio de desempleo, un indicador de los despidos, han aumentado en las últimas semanas, pero siguen siendo bajas en comparación con los niveles históricos. El crecimiento del empleo en mayo fue el más lento de los últimos 12 meses, pero siguió siendo de 390.000 puestos de trabajo.

“Por supuesto que nos estamos desacelerando, pero recordemos lo rápido que habíamos estado creciendo”, dijo Carl Tannenbaum, economista jefe de Northern Trust en Chicago.

Una de las cosas que preocupa a Tannenbaum es el riesgo de que el movimiento de la Reserva Federal de subir los tipos de interés tenga repercusiones. El giro ya ha afectado al mercado inmobiliario estadounidense, pero el endurecimiento de la Fed y de otros bancos centrales también podría afectar a los países en vías de desarrollo y a la economía mundial, ya que los inversores están reorganizando sus fondos. Eso podría volver a arrastrar a Estados Unidos.

Los economistas afirman que la Reserva Federal interpretó mal la amenaza de la inflación y tardó en abandonar sus políticas de dinero fácil, pero ahora se apresura a ponerse al día y a elevar agresivamente su tipo de interés de referencia para enfriar la demanda y frenar el crecimiento, incluso en el mercado laboral.

“Creo que están viendo lo peor de dos mundos: estanflación o recesión”, dijo Beth Ann Bovino, economista jefe de Estados Unidos en Standard & Poor’s Ratings Services. La estanflación -una condición de alta inflación y estancamiento de la actividad- asoló la economía en la década de 1970 y sólo terminó después de que la Reserva Federal elevara los tipos de interés y llevara a la economía a una profunda recesión a principios de la década de 1980.

“Creo que, para evitar la estanflación, arriesgarían la economía y entrarían en recesión antes que sufrir una estanflación durante muchos años”, dijo Bovino.

Jeffrey Korzenik, estratega jefe de inversiones de Fifth Third Bank en Tampa, Florida, dijo que el país evitará una recesión, a duras penas, en gran medida por la fortaleza del mercado laboral.

Calcula que el endurecimiento de la Fed creará más despidos, pero dijo: “Tenemos tantas vacantes que será más fácil que los trabajadores se reciclen en el mercado laboral”. No es a prueba de balas, pero significa que es menos probable que la economía se caiga por el precipicio”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio