Anuncio
Share

¿Se avecinan despidos generalizados? La pandemia ha cambiado la estrategia de los empresarios ante la recesión

A help-wanted sign in a business window says "Yo! We are hiring"
Aunque la economía se está ralentizando, por ahora sigue habiendo un número casi récord de ofertas de empleo, especialmente en negocios de hostelería como este restaurante de Schaumburg, Ill.
(Nam Y. Huh / Associated Press)

Con la ralentización de la economía, la oleada postpandemia ha terminado para el propietario de un restaurante de Wisconsin, Patrick DePula, y sus cuatro locales de pizza y pasta.

El año pasado vendió unos 50 platillos de su popular especial del Día del Padre: un grueso filete de costilla tomahawk. Este año, sólo vendió siete. Y las ventas en tres de sus restaurantes han bajado un 10% respecto a hace un año.

“Estoy seguro de que se avecina una recesión”, dice DePula, de 49 años, que ya ha empezado a prepararse para los tiempos difíciles de la economía. Los planes de expansión están congelados. Ha reducido el horario de su establecimiento en el centro de Madison. El menú incluye comidas económicas.

Pero hay una estrategia contra la recesión que ni siquiera está considerando esta vez. No tiene planes de despedir a ninguno de sus 180 trabajadores, no después de todo lo que tuvo que pasar para contratarlos, llamarlos y retenerlos durante los dos últimos años.

Empresarios como DePula se enfrentan a un dilema inusual, ya que la economía estadounidense parece dirigirse hacia la recesión. Dada la escasez de mano de obra que sigue existiendo después de que millones de estadounidenses abandonaran la fuerza de trabajo durante la crisis del COVID-19 y muchos no volvieran a ella, ¿se atreven a dejar marchar a los trabajadores que tanto han luchado por atraer, especialmente si la recesión resulta ser relativamente leve, como esperan muchos economistas?

Anuncio

Para DePula, la respuesta es no. De hecho, está pensando en reforzar los beneficios de los empleados para atraer a más trabajadores y mantener a los que tiene.

“Tendremos márgenes aún más pequeños para mantener empleada a la gente de calidad”, dice.

En todo el país, a medida que la inflación erosiona los beneficios y muchas empresas tienen reservas de productos sin vender, lo que suele seguir es un recorte de personal.

Se trata de una receta de probada eficacia para las empresas que quieren aumentar los beneficios a corto plazo y mantener contentos a los accionistas durante una recesión. Las empresas suelen aprovechar estos momentos para reorganizarse y reducir su nómina, pensando que pueden recurrir a las agencias de trabajo temporal si se ven en apuros.

Pero las condiciones actuales sugieren que las cosas podrían ser diferente esta vez.

Según algunas mediciones, el mercado laboral nunca ha estado tan ajustado, con más vacantes que nunca y casi dos puestos de trabajo por cada desempleado. La tasa de desempleo de Estados Unidos fue del 3,6% en mayo.

El COVID-19 y los cierres que la acompañaron provocaron despidos masivos. Aunque muchos de los recortes estaban destinados a ser temporales, muchos buenos trabajadores no volvieron a los mismos empleadores o ni siquiera regresaron a trabajar. Millones se quedaron en casa por motivos de salud, se jubilaron antes de lo previsto o renunciaron a sus puestos de trabajo en busca de mejores salarios y mejores condiciones laborales.

A man stands with arms folded in front of a window painted red with a white spiral design
Patrick DePula, propietario de cuatro pizzerías en la zona de Madison (Wisconsin), dice que espera evitar los despidos, aunque se produzca una recesión.
(Main Street Alliance)

A pesar de que las empresas han aumentado los salarios, los trabajadores han tardado en reincorporarse al mercado laboral, y algunos dependen del estímulo federal y de los cheques de desempleo mejorados para seguir adelante. Los empleadores siguen quejándose de que la gente no se presenta a las entrevistas o empieza a trabajar y desaparece al cabo de unos días.

Sin duda, si hay una recesión, los despidos aumentarán. Ningún empleador puede prometer que nunca despedirá a sus trabajadores, ni siquiera en lugares como Madison, donde la tasa de desempleo fue de apenas un 2,2% en mayo.

Y mientras la Reserva Federal continúa con su campaña de elevar las tasas de interés para luchar contra la inflación, empresas de sectores sensibles a los intereses ya han anunciado despidos, como Redfin, Compass, JPMorgan Chase y First Guaranty Mortgage.

Aun así, los despidos se mantienen en niveles históricamente bajos, y las lecciones aprendidas durante la pandemia podrían resultar significativas en cuanto a la rapidez y agresividad con la que los empresarios recortan puestos de trabajo.

“Creo que la pandemia y sus consecuencias han hecho que los empleadores se centren en tener una relación sostenida con personas que conozcan el negocio y puedan mantenerlo”, dijo Erica Groshen, ex comisionada de la Oficina de Estadísticas Laborales que ahora está afiliada a la Universidad de Cornell y al Instituto Upjohn para la Investigación del Empleo.

Según ella, es posible que un mayor número de empresarios opte por las bajas temporales, en lugar de los despidos permanentes que han sido más habituales desde la década de 1980.

Como mínimo, dijo Harry Holzer, experto laboral de la Universidad de Georgetown, “podrían tardar más en bajar el hacha”.

A principios del mes pasado, Silgan Containers, con sede en Woodland Hills, dijo que planeaba realizar despidos temporales este verano en su planta de Riverbank, en la zona de Modesto. La planta, que fabrica latas para la industria alimentaria y emplea a 164 personas, había producido sin parar a principios de la pandemia para satisfacer la gran demanda, pero ahora tiene una gran reserva de envases, dijo Kevin Waid, el jefe de los delegados sindicales de la planta.

Los despidos temporales no son inusuales para Silgan en Riverbank, pero Waid, un veterano de nueve años en la planta dijo que nunca había escuchado a los gerentes enfatizar que no querían perder a los empleados durante la recesión.

“Todo el asunto del COVID cambió todo”, dijo, y señaló que, a pesar de algunos aumentos salariales considerables, la rotación de personal ha sido galopante durante la pandemia. La antigüedad, dijo, se mide ahora en semanas y días, no en años.

“El último par de años ha sido otra cosa”, dijo Waid, de 38 años.

La empresa, que presentó un aviso de despido ante el Estado como exige la Ley WARN, no respondió a las preguntas.

Es probable que el apalancamiento de los empleados se debilite a medida que aumente la oferta de mano de obra disponible, como es casi seguro que ocurrirá si persiste la desaceleración económica y a medida que más personas agoten sus ahorros y se vean obligadas a volver a trabajar. La rotación también disminuirá a medida que los empleados vean más riesgos de abandonar sus puestos de trabajo.

El paso generalizado al trabajo a distancia durante la pandemia también puede afectar a la forma en que se producen los despidos durante una recesión.

Por un lado, los empresarios pueden ser reacios a despedir a estos trabajadores, incluso de forma temporal, porque hoy en día hay muchas más empresas que ofrecen trabajos a distancia, lo que facilita la búsqueda de un nuevo empleo.

Pero podría ocurrir lo contrario: Un mundo de teletrabajo puede significar un vínculo más débil entre empleador y empleado, lo que podría facilitar los despidos y las separaciones, por no hablar de que las empresas recurran más a contratistas independientes, dijo Susan Houseman, economista y directora de investigación del Instituto Upjohn.

Del mismo modo, Houseman dijo que no está claro cuántos empleadores tratarán de evitar los despidos recurriendo al trabajo compartido, un acuerdo popular en Europa y probado por muchas más empresas estadounidenses durante la pandemia. El programa permite a los empresarios mantener el personal recortando las horas de trabajo de los empleados de forma generalizada y haciendo que su salario reducido sea cubierto, al menos en parte, por las prestaciones estatales de desempleo.

“Sinceramente, espero que se lo piensen dos veces antes de despedir”, dijo Mary Kay Henry, presidenta del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios. En el comercio minorista, la hostelería y otras industrias, dijo, la escasez de trabajadores es tan grave que está estimulando un mayor interés en los sindicatos “porque no hay suficiente personal para realizar el trabajo y es cada vez más estresante”.

A fin de cuentas, el comportamiento de las empresas en materia de despidos dependerá de su situación financiera y de cómo evalúen lo que puede ocurrir. Si los empresarios creen que será una recesión relativamente leve, puede que intenten esperar a que pase, sin querer que les pille desprevenidos como les pasó a muchos cuando el COVID-19 retrocedió y no tuvieron suficiente ayuda disponible.

Arnold Kamler, director general del importador y productor de bicicletas Kent International, afirma que el negocio se ha ralentizado notablemente tras el éxito de ventas de 2020 y 2021, cuando la demanda se disparó y hubo escasez de bicicletas.

“Hace un año, podíamos jugar a los bolos dentro de nuestro almacén”, dijo, porque las bicicletas salían tan pronto como llegaban. Ahora, tiene mucho inventario acumulado”.

Kamler afirma que su plantilla -70 personas en la sede central de Nueva Jersey y 140 en su planta de montaje de Carolina del Sur- se ha mantenido estable durante los altibajos de la pandemia. Sus empleados se mantuvieron a su lado, dijo Kamler, y ahora quiere hacer lo mismo, incluso si la desaceleración empeora.

“Supongo que, si hay una lección aprendida, esa es que hay que cuidar muy bien a los empleados”, dijo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio