Anuncio
Share

¿Se necesitan pilotos de combate en la era de los drones?

El teniente primero Walker Gall posa frente a un F-35 Lightning 2
El teniente primero Walker Gall posa frente a un F-35 Lightning 2 en la Feria Aeronáutica de Farnborough (Inglaterra) el 18 de julio del 2022.
(Frank Augstein / Associated Press)

El próximo copiloto de Maverick podría ser un drone.

En las películas como la célebre “Top Gun”, los pilotos de combate son presentados como aviadores experimentados, con grandes dotes, capaces de enfrentarse con sus adversarios en emocionantes batallas aéreas.

Las nuevas tecnologías, no obstante, podrían cambiar las cosas, ya que algoritmos, estadísticas y máquinas están asumiendo un papel cada vez más importante en las cabinas de los aviones.

“Muche gente dice que, en el futuro, ya no habrá pilotos en los aviones”, comentó el teniente primero Walter Gall, piloto de los F-35 de la fuerza aérea británica con base en Lakenheath (Inglaterra). “No es algo que nos entusiasme demasiado”, agregó.

“Me gustaría conservar mi trabajo el mayor tiempo posible, pero no se puede ir contra la nueva tecnología”, continuó.

El futuro que les espera a los pilotos de combate quedó en evidencia esta semana en la Feria Aérea Internacional de Farnborough, una de las exposiciones de tecnología aérea militar más grandes del mundo.

Anuncio

Los fabricantes mostraron cómo la inteligencia artificial y otras tecnologías serán usadas en los nuevos aviones de combate y delegaciones de las fuerzas aéreas de todo el mundo observaron maquetas de misiles, drones y jets de combate.

Los países tratan de modernizar sus fuerzas y de conseguir más fondos en medio de crecientes tensiones geopolíticas. Hay miles de millones de dólares en juego.

En la primera entrega de la película “Top Gun”, de 1986, Tom Cruise personifica a un prometedor piloto de la Armada, Pete “Maverick” Mitchell, que está siendo entrenado para pilotear aviones de guerra. En la nueva entrega, Maverick es un veterano entrado en años, piloto de pruebas, que se entera de que el avión hipersónico secreto en el que trabaja va a dejar de ser usado para dar paso a un programa de drones, que no tienen pilotos.

Es una posibilidad que se ventila desde hace años en el mundo real. Los drones han sido usados con mucha frecuencia en la guerra entre Rusia y Ucrania, así como en otros conflictos modernos, planteando el interrogante de hasta qué punto se necesitan los pilotos de combate y sus costosos aviones de guerra, cuando hay aparatos aéreos no tripulados que pueden hacer el mismo trabajo.

En Farnborough, los expertos dijeron que en los conflictos futuros habrá tanto aviones tripulados como drones.

Algún día, los pilotos “tendrán un drone como fiel copiloto”, afirmó Jon Norman, vicepresidente de Raytheon Technologies Corp., empresa que fabrica misiles y otro equipo militar.

Norman, piloto de combate estadounidense retirado, dijo que en el pasado se quejaba de los drones, que eran controlados desde tierra, porque se le cruzaban cuando piloteaba jets de combate.

Los últimos sistemas de comunicaciones, no obstante, permiten que los aviones, los drones y otros aparatos se comuniquen entre sí, agregó.

La tecnología ya hace que resulte innecesaria la presencia de alguien en el asiento de atrás para manejar el radar.

Y su papel en la cabina seguirá aumentando, según los ejecutivos de Raytheon. La inteligencia artificial analizará toneladas de información de sensores ubicados en aviones, drones, tierra y misiles que surcan los aires para darles a los pilotos y al personal de tierra una mejor idea de lo que sucede en el campo de batalla.

En el futuro, la inteligencia artificial podría permitir a los pilotos despachar un drone muy cerca de las posiciones enemigas “y hacerlos disparar cuando quieran”, indicó Norman.

Es demasiado pronto para decir que los pilotos de combate son una especie en extinción.

“Hace 20 años, todo el mundo pensaba que los drones reemplazarían a los aviones de combate. Y eso no ha sucedido”, expresó Richard Aboulafia, director gerente de la consultora AeroDynamic Advisory.

En la actualidad, sostuvo, los drones hacen de apoyo de los aviones.

En algún momento se pensó que el F-35, que comenzó a operar en el 2015, sería el último avión de combate tripulado, señaló Gareth Jennings, editor de aviación de la empresa Janes, que suministra inteligencia militar. “Pero ya nadie dice eso”.

De hecho, se trabaja en una nueva generación de aviones de combate con más avances tecnológicos, que podrían incluso no necesitar pilotos. Pero esos aparatos estarían disponibles en el mejor de los casos dentro de una década.

El Pentágono estadounidense, mientras tanto, proyecta incorporar la IA a los combates y trabaja en un avión que pueda volar por sí solo incluso en combate.

Pero los expertos dudan que se vaya a eliminar a los pilotos en un future cercano.

“No creo que podamos hacerlo por algunas décadas”, dijo Jennings. “Todavía no llegamos a ese nivel y no llegaremos por otros 30 años aproximadamente”, pronosticó.


Anuncio