Advertisement
Share

Economía de EEUU se contrae 0,9% en el segundo trimestre

Un hombre compra en un supermercado en Nueva York, 27 de julio de 2022.
Un hombre compra en un supermercado en Nueva York, 27 de julio de 2022. (AP Foto/Andres Kudacki)
(Andres Kudacki / Associated Press)

La economía estadounidense se achicó en el periodo de abril a junio por segundo trimestre consecutivo, con una contracción del 0,9% interanual, informó el Departamento de Comercio el jueves, elevando los temores de que el país pueda aproximarse a una recesión

Esta caída del Producto Interno Bruto —la medida más amplia de la economía— se dio tras la contracción de 1,6% interanual en el primer trimestre del año. La caída del PIB en dos trimestres consecutivos constituye un indicador informal, aunque no definitivo, de una recesión.

El reporte del PIB para el trimestre más reciente apuntó a una debilidad en todos los sectores de la economía. El gasto del consumidor se desaceleró. La inversión empresarial cayó. Los inventarios se redujeron debido a que los negocios tardaron más en reabastecer sus anaqueles, restándole dos puntos porcentuales al PIB.

Advertisement

Los altos intereses de los créditos, como consecuencia de la serie de incrementos de la Reserva Federal a su tasa de interés de referencia, castigaron al sector de construcción de viviendas, el cual se contrajo a una tasa anual del 14%. El gasto público también se redujo.

El informe se publica en un momento crucial. Consumidores y empresas padecen los efectos de una fuerte inflación y el encarecimiento del crédito. El miércoles, la Reserva Federal aumentó su tasa de interés referente en tres cuartos de punto por segunda vez consecutiva para tratar de contener la inflación más alta de las últimas cuatro décadas.

La Fed intenta lograr un muy difícil “aterrizaje suave”: frenar la economía lo suficiente para contener el aumento desenfrenado de los precios pero sin provocar una recesión.

Advertisement

La economía global también lidia con una elevada inflación y un menor crecimiento, en especial después de que la invasión de Rusia a Ucrania provocó un significativo aumento en los precios de la energía y los alimentos. Europa, que depende enormemente del gas natural ruso, luce particularmente vulnerable a una recesión.

En Estados Unidos, el aumento de la inflación y los temores de una recesión han socavado la confianza del consumidor y generado ansiedad sobre el estado de la economía, la cual envía señales frustrantemente contradictorias. Y con las elecciones intermedias de noviembre en el horizonte, el descontento de los estadounidenses se ha visto reflejado en los índices de aprobación del presidente Joe Biden y podría aumentar la posibilidad de que los demócratas pierdan el control de la Cámara de Representantes y del Senado.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, y muchos economistas han dicho que, si bien la economía se debilita, dudan que se encuentre en una recesión. Apuntan en particular al sólido mercado laboral, con 11 millones de ofertas de empleo y una tasa de desempleo insólitamente baja de 3,6%, para indicar que la recesión, si viene, aún no ha llegado.

Advertisement

“Las contracciones consecutivas del PIB alimentarán el debate sobre si Estados Unidos se encuentra o se dirige a una recesión”, dijo Sal Guatieri, economista en BMO Capital Markets. “El hecho de que la economía creó 2,7 millones de puestos en la primera mitad del año podría pesar en contra del argumento de una recesión oficial por el momento”.

De cualquier forma, “la economía ha perdido impulso rápidamente ante la inflación más elevada de las últimas cuatro décadas, los crecientes costos del crédito y un panorama general adverso de las condiciones financieras”, señaló Guatieri.

Tras el reporte del jueves, Biden desestimó cualquier noción de que los datos representen una economía en recesión. El gobierno ha resaltado que el sólido crecimiento laboral y el bajo desempleo muestran que la economía de Estados Unidos sigue creciendo a pesar del declive del PIB en dos trimestres consecutivos. Desde la Casa Blanca, Biden se apoyó en las declaraciones que han realizado Powell y otros expertos.

Advertisement

“Tanto el presidente Powell como muchos de los principales directivos bancarios y economistas aseguran que no estamos en una recesión”, dijo el mandatario.


Advertisement