Share
EEUU

Adolescente adinerado es absuelto en un asesinato en Los Angeles

asesinato

Cameron Terrell, de 18 años, de Palos Verdes Estates, fue absuelto de asesinato en relación con un tiroteo ocurrido en octubre en South L.A. (Al Seib / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

El caso fue único desde el principio: un adolescente blanco y de ojos azules, del lujoso suburbio de Palos Verdes Estates de Los Ángeles, fue arrestado en octubre de 2017 bajo sospecha de asesinato en el sur de Los Ángeles.

Aproximadamente una semana después, Cameron Terrell fue dejado en libertad tras pagar una fianza de $ 5 millones de dólares.

Volvió a estar en el centro de los titulares en julio, después de que un jurado encontró a Terrell, conductor del auto desde del que se originó el tiroteo, como no culpable de asesinato y de dos cargos de intento de homicidio por la muerte de Justin Holmes, de 21 años.

Terrell, de 18 años, admitió que era el conductor. El Mercedes Benz negro, registrado a nombre de su padre, fue capturado en un video de vigilancia. La pregunta central planteada a los miembros del jurado durante el juicio de dos semanas fue qué tanto sabía Terrell.

“Cameron no esperaba escuchar disparos”, le dijo su abogado, Jovan Blacknell, al jurado. “No esperaba que nada de esto sucediera”.

Después de que se leyó el veredicto, la fiscal Tricia Taylor permaneció sentada en la mesa del abogado en el tribunal mirando al frente. La familia de la víctima negó con la cabeza mientras salían de la habitación, guiados por un ayudante.

Algunos vieron la absolución como otro ejemplo más de un sistema de justicia penal que distribuye un castigo desigual basado en la raza, la etnia y la riqueza.

En las redes sociales, se hicieron comparaciones con Brock Turner, el estudiante de primer año de la Universidad de Stanford que fue sentenciado a seis meses de cárcel por tres cargos de agresión sexual, una sentencia que muchos consideraron demasiado indulgente. La gente tuiteó que Terrell salió bien librado del asesinato, mientras que muchos otros hombres y jóvenes negros y latinos están en prisión por el mismo delito.

Otros desestimaron esas sugerencias, afirmando que los fiscales se enfocaron demasiado en establecer la supuesta membresía de Terrell a una pandilla, sin probar que cometió el crimen.

Blacknell argumentó esto último, pero reconoció la sutil dinámica racial que estuvo en juego.

“No lo liberaron porque era blanco”, dijo el abogado, que es negro. “Pero creo que los jurados le dieron el beneficio de la duda. No creo que todas las minorías lo entiendan”.

Jody Armor, un profesor de derecho en la USC, dijo que los estudios han demostrado que las personas de raza negra son vistas con más desconfianza que los blancos al cometer el mismo delito.

Armor dijo que a menudo se piensa que un blanco “malhechor” está influenciado por circunstancias atenuantes en lugar de ser una mala persona.

“Los miembros del jurado juzgan a los negros con más dureza que a los blancos en situaciones similares”, dijo.

Otra ventaja fue que la familia de Terrell pudo depositar el bono de $ 5 millones, que requirió $ 500,000 en efectivo. Durante el juicio, Terrell pudo irse a casa todas las noches. Durante los descansos, vestido con un traje azul marino, a veces caminaba en Grand Park y se encontraba con sus abogados en la biblioteca legal cercana. Los miembros del jurado pudieron verlo en los pasillos esperando ingresar a la sala del tribunal o la cafetería.

“Es un gran beneficio estar fuera de la custodia”, dijo Blacknell. “No es que estén hablando en el tribunal de una persona abstracta, sino de ese niño al que vemos caminando como una persona normal”.

Terrell también tuvo el privilegio de contratar a un abogado defensor privado, en lugar de que se le asignara un defensor público, dijo Richard Kania, un profesor de justicia criminal en la Universidad Estatal de Jacksonville. Su aspecto juvenil y bien definido también ayudó.

“Simplemente no se ajusta a la imagen de un pandillero”, dijo Kania.

Los fiscales alegaron que Terrell era miembro de Rollin ‘90s Neighborhood Crips. El 1 de octubre, dijeron que Terrell y otros dos miembros de la pandilla condujeron hasta la cuadra 7800 de South Western Avenue para apuntar a sus rivales. Los dos adolescentes que acompañaban a Terrell salieron del auto, se acercaron a Justin Holmes y a otros dos y les preguntaron sobre su afiliación a una pandilla, según los fiscales. Los otros corrieron, pero Holmes dijo que no pertenecía a ninguna pandilla. Uno de los jóvenes disparó a Holmes, luego corrió hacia el auto en el que esperaba Terrell.

“Ni siquiera los vieron llegar”, dijo Taylor, uno de los fiscales del juicio, sobre las víctimas. Holmes y sus amigos no eran miembros de pandillas, dijo. Holmes trabajaba para U-Haul y estaba disfrutando de un fin de semana de descanso.

Durante el juicio, Blacknell le dijo al jurado que Terrell es un hijo único cuyos padres estaban teniendo “problemas” en casa cuando el adolescente comenzó a juntarse con la pandilla en Jesse Owens Park en el sur de Los Ángeles. Allí, Terrell conoció a otro adolescente que más tarde se unirían a la pandilla de los Crips. Para sus nuevos amigos, Terrell era “un estereotipo completo”, dijo Blacknell en la corte.

Los fiscales intentaron convencer al jurado de que, a pesar de los antecedentes de Terrell, él estaba completamente comprometido con los Roller Neighborhood Crips y se hizo un tatuaje con un símbolo “W” que representaba a la pandilla.

Aunque Terrell no apretó el gatillo durante el tiroteo, los fiscales argumentaron que cuando el grupo se dirigió al vecindario rival, sabía que los adolescentes que lo acompañaban estaban armados y probablemente buscaban a alguien para dispararle.

Una gran parte del juicio se centró en las cuentas de redes sociales y los videos de Terrell que lo mostraban haciendo señas típicas de las pandillas y armas destellantes.

“Vinieron a la mitad del día para matar a alguien y no les importó", dijo el fiscal Adán Montalbán al jurado durante las declaraciones de apertura. Montalban reprodujo un video tomado del teléfono de Terrell la noche del asesinato, mostrándolo en lo que parece ser un baño, haciendo las senas de la pandilla.

“Se fue a casa esa noche y les hizo saber a todos cuán orgulloso estaba de lo que había hecho”, dijo. “El asesinato es la prueba máxima que puedes hacer para demostrar que estás dentro de la pandilla”.

Josh Ritter, un ex fiscal del condado de Los Ángeles que ahora es abogado defensor, dijo que rechaza la idea de que Terrell haya salido en libertad porque es blanco, pero dijo que el veredicto reflejaba las complejidades del caso: a veces acusar a una persona de asesinato que no es el tirador físico, es difícil para los miembros del jurado.

“Uno nunca puede decir a qué lado puede ir un jurado”, dijo. Ese elemento, combinado con los antecedentes de Terrell podría haber hecho el caso difícil para ellos.

Alex Alonso, un asesor legal que a veces testifica en nombre de los abogados defensores en casos de pandillas pero que no lo hizo en este, aseguró que no estaba sorprendido por el resultado del juicio.

“Es una reacción instintiva para el público suponer que el privilegio blanco tuvo algo que ver con eso”, dijo Alonso. En cambio, Alonso creía que la fiscalía había estropeado el caso al no haber podido demostrar que Terrell era parte de la conspiración de asesinato.

Alonso ha visto casos similares que terminan en absoluciones, citando la muerte en 2014 de Patricia Alfaro, de 17 años, quien murió en un tiroteo entre automóviles en una intersección del sur de Los Ángeles. Semaj Welch, de 22 años, que conducía el otro vehículo pero no era el pistolero, fue declarado inocente. Welch es negro.

Lawrence Bowie, padre de uno de los dos jóvenes de 17 años acusados por la muerte de Holmes, dijo que cree que Terrell se liberó “sin problemas” porque es blanco. Bowie recuerda cuando Terrell comenzó a aparecer en el vecindario y en Jesse Owens Park.

"¿Quién es?”, pensó. "¿Cómo llegó aquí?”

Bowie dijo que ha recibido amenazas de algunos vecinos que cree tienen que ver algo con el caso. Su hijo ha estado encarcelado en detención juvenil desde octubre, tratando de contar lo que ocurrio.

Según Bowie, su hijo quedó traumatizado después de la muerte de su hermana y sobrina en un incendio en 2015, que arrasó con su complejo de apartamentos en Inglewood. Sugirió que su hijo podría haber sido utilizado por Terrell.

Todavía se pregunta por qué Terrell quería estar en esa área, en lugar de su vecindario a 20 millas de distancia.

Terrell se graduó de la escuela secundaria mientras su caso estaba pendiente (dejó de asistir a la Escuela Secundaria Palos Verdes después de que los padres de otros estudiantes protestaran y tuviera que terminar sus estudios fuera del campus). Asiste a la Universidad de Houston e intenta “volver a vivir su vida lo más normal posible”, dijo Blacknell. Su familia, a través de Blacknell, se negó a comentar esta historia.

Blacknell dijo que recibió críticas de la comunidad negra por la percepción de que ayudó a un hombre blanco a obtener algo que un cliente negro o latino podría no obtener.

“La respuesta no es que el sistema trate mal a Cameron”, dijo. “La respuesta debería ser que el sistema trate mejor a los negros, latinos y minorías”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.