Anuncio
Share
EEUU

Aumentan los tiempos de espera de las revisiones de seguridad en algunos aeropuertos, en medio del cierre del gobierno

esperas

Las filas en el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson, de Atlanta, duraron más de una hora, el lunes (John Spink / Atlanta Journal-Constitution).

(Los Angeles Times)

Aeropuertos en Atlanta, Washington y Houston cerraron algunos carriles de controles de seguridad a medida que la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) sigue lidiando con un creciente ausentismo durante el cierre parcial del gobierno.

Los tiempos de espera para pasar a través de los controles de seguridad el lunes 14 de enero, eran de “más de una hora” en el punto de control principal del Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson, en Atlanta, para vuelos nacionales, señaló la terminal aérea en su sitio web.

Los tiempos de revisión eran de hasta 45 minutos en los otros dos puntos de control para vuelos nacionales, en el centro aéreo más concurrido del país. El aeropuerto agregó más “música en vivo en todos nuestros puntos de control para ayudar a aliviar las tensiones de los pasajeros”, señaló una portavoz, Elise Durham, en un correo electrónico.

TSA experimentó el lunes más del doble de la tasa normal de ausentismo por enfermedad, informó el portavoz de la agencia, Michael Bilello, en un tuit. El índice de ausencias no programadas del 7.6% se produjo en comparación con el 3.2% registrado el lunes 15 de enero de 2018, indicó.

Anuncio

“El Aeropuerto Internacional Washington-Dulles y el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson, de Atlanta, están ejecutando planes de contingencia debido a las advertencias relacionadas con un evento de nieve y un alto volumen previsto, respectivamente”, escribió Bilello. “Los pasajeros deben ponerse en contacto con su aerolínea antes de viajar”.

Según el sitio web, el Aeropuerto Intercontinental George Bush, en Houston, cerró el único punto de control de seguridad y el mostrador de boletos en la Terminal B “debido a problemas de personal” relacionados con el cierre. Los pasajeros que viajaban hacia o desde la Terminal B fueron desviados a otras dos instalaciones. El puesto de control cerró por primera vez el domingo 13.

En el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles hay menos de qué preocuparse. Según el portavoz de la agencia, James Gregory, la dotación de personal allí ha sido adecuada y TSA no debió consolidar ninguna línea de seguridad.

Los evaluadores de TSA no cobraron el viernes, su primer día de pago completo desde que el gobierno federal cerró más de una docena de departamentos y agencias importantes, el 22 de diciembre pasado, en medio de una disputa por el financiamiento de un muro en la frontera de EE.UU. y México.

Anuncio

David Pekoske, administrador de TSA, anunció la semana pasada que la agencia pagaría a sus empleados por el trabajo realizado el primer día del cierre, y otorgaría bonos de $500 a cada uno de ellos.

“Aunque entiendo que esto no es lo que se se les debe por su arduo trabajo durante el período de pago 26 y lo que merecen, espero que estas acciones alivien algunas de las dificultades financieras que muchos de ustedes enfrentan”, tuiteó Pekoske.

En el aeropuerto Dulles, de Virginia, ubicado cerca de Washington, TSA cerró dos puntos de control —en colaboración con la base aérea—, y consolidó todas las revisiones en un tercer sitio, escribió Bilello.

La región fue sacudida por la nieve durante durante el fin de semana, y los oficiales de TSA se quedaron en casa a tasas “ligeramente más altas que en caso de una tormenta de nieve normal”, explicó el funcionario.

El cierre del gobierno también mantuvo sin actividad a la mayoría de los inspectores de seguridad de la Administración Federal de Aviación (FAA), lo cual se interpuso en muchas acciones rutinarias. Southwest Airlines informó que no pudo avanzar para obtener la aprobación de volar a Hawái.

El redactor del Times Andrew Khouri contribuyó con este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio