Anuncio
Share

Continúan las erupciones en Hawái. Hay emisiones de gas tóxico a través de nuevas grietas

Kilauea continuó el sábado alterando el paisaje tropical y enrareciendo el aire en la isla de Hawai, enviando gas tóxico y lava fundida a través de nuevas fisuras y aumentando la ansiedad entre miles de residentes evacuados.

“Las cosas están muy mal”, dijo John Bennett, de 61 años, un residente del vecindario de Leilani Estates obligado a evacuar. “No podemos regresar todavía. Me siento perdido. No sé qué pensar. Nunca antes había estado en esta situación”.

Se estima que unas 1,800 personas viven en el área afectada, y muchas han buscado vivienda en albergues, con amigos o en otras islas. Algunos desconocen el destino de sus hogares o mascotas.

Bennett primero se enteró de lo que estaba sucediendo cuando llegó a casa el jueves y notó las grietas en el patio delantero. Conduciendo por la carretera, vio que salía la lava. Su esposa Roberta, de 56 años, bibliotecaria asistente en las escuelas de Kamehameha en la isla de Hawai, estaba en Oahu; voló con su hijo Keoni, de 29 años, dijo. Los tres permanecieron en la casa hasta el mediodía del viernes. Pero luego decidieron que era mejor irse.

“El jueves por la noche vimos el brillo de la lava a aproximadamente un kilómetro de distancia de nuestra casa”, dijo Bennett. “Al día siguiente empacamos y nos fuimos con nuestros tres perros. La razón por la que nos fuimos fue que la calidad del aire era muy mala, con un fuerte olor sulfúrico saliendo del suelo”.

Anuncio

Bennett, que trabaja conduciendo un camión tanque de una compañía de remolcadores que transporta gas, diésel y combustible para abastecer la isla, dijo que la mayoría de sus amigos en Hilo, la Isla Grande, habían decidido irse.

“Somos fuertes. Tengo a mi esposa, mi hijo está de regreso en Honolulu. Creo que mi casa aún está en pie. Escuché que cuatro casas fueron destruidas”.

Dos nuevas grietas en el suelo comenzaron a arrojar lava desde el volcán el sábado, y nuevas grietas están emitiendo gases tóxicos, dijo el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Para la tarde del sábado, solo una de las grietas aún estaba expulsando lava, pero esa- Fisura No. 7 - estaba produciendo mucha lava que fluía alejándose de ella, dijo la volcanóloga del USGS, Wendy Stovall, quien agregó que al menos tres casas han sido destruido y posiblemente otras también habrían resultado con graves daños. La fisura n. ° 7 puede haberse unido a la fisura n. ° 2, dijo.

El sábado por la noche, una nueva grieta estalló entre las Fisuras N ° 2 y N ° 7, dijo el USGS, con salpicaduras de lava alrededor de las 8:44 p.m. hora local. Las fuentes de lava tenían una altura de hasta 230 pies a las 9 p.m.

“El gas de dióxido de azufre es muy intenso” y “es muy peligroso en el área”, dijo Stovall. “Esta es una situación en continua evolución”.

Joy Buenaventura, una representante estatal de Puna, el área donde la lava ha quemado el paisaje, vive en el vecindario Hawaiian Paradise Park, una de las subdivisiones más grandes del estado, a unos cinco kilómetros del lugar de las erupciones.

“La gente está haciendo su mejor esfuerzo para hacer frente a la situación”, dijo Buenaventura. “Mi principal preocupación es que las personas quieren información, quieren información al momento sobre dónde va a estallar la siguiente erupción y hacia dónde van a soplar los vapores de dióxido de azufre”.

Dijo que los residentes también tienen preocupaciones más inmediatas.

“Dejaron mascotas y animales en sus casas y no les permitieron volver para alimentarlos”, dijo Buenaventura. “La Guardia Nacional no hará eso ni lo permitirá porque no están equipados con máscaras antigás y debido a la alta concentración de dióxido de azufre”.

Buenaventura agregó: “Todavía hay personas allí por temor a los robos a sus hogares si se van. Sabemos que los servicios de emergencia necesitan utilizar máscaras de gas porque las grietas emitieron enormes cantidades tóxicas de dióxido de azufre. La policía y la Guardia Nacional, que patrullan la zona, no pueden permanecer en el área para vigilar las casas de las personas”.

Las dos nuevas grietas aumentaron la cantidad de fisuras con lava que han surgido en Leilani Estates a un total de ocho desde el jueves, dijo Stovall. Funcionarios del condado de Hawái dijeron que la actividad de lava ha interrumpido el suministro de electricidad a Leilani Estates, y las líneas de agua también se han visto afectadas, lo que significa que los residentes de Kapoho se verán afectados por la escasez de agua.

Sólo una o dos fisuras habían estado en erupción. El sábado por la mañana, todas las fisuras habían dejado de emitir lava cuando de repente se formaron dos nuevas grietas.

Una fisura se forma cuando una grieta se abre en el suelo y el gas de dióxido de azufre comienza a derramarse. La grieta se ensancha y alarga, y la pluma del gas tóxico se vuelve más intensa, y la lava finalmente puede comenzar a brotar.

Las primeras grietas que comenzaron emitir lava el jueves por la tarde alcanzaron alturas de hasta 100 pies. El Observatorio de Volcanes Hawaianos del USGS dijo que a partir del viernes por la tarde, las salpicaduras y la lava se estaban acumulando principalmente a unas pocas docenas de metros de la grieta.

La inestabilidad volcánica en Kilauea, uno de los volcanes más activos del mundo y la más joven de las isla de Hawái, comenzó el lunes por debajo del flanco oriental del volcán, un área conocida como East Rift Zone.

Fue el colapso de un cráter lleno de lava en East Rift Zone el lunes que desencadenó la erupción de esta semana. El contenido del cráter se filtró a una red de canales subterráneos y fluyó cuesta abajo, y el jueves comenzó a salir a borbotones de las grietas que se habían abierto en Leilani Estates, que es el hogar de unas 1.500 personas.

El movimiento del magma bajo la superficie en los últimos días desencadenó el viernes un terremoto de magnitud 6,9 a medida que se acumuló la presión, lo que provocó el desplazamiento de una falla sísmica. El plano de falla que se movió es el límite entre el antiguo fondo marino y Kilauea.

Ha habido más de 800 sismos en la región del volcán Kilauea en los últimos siete días.

Las órdenes de evacuación permanecen vigentes para todos los residentes de Leilani Estates y una comunidad vecina de Lanipuna Gardens. Las autoridades advirtieron que los altos niveles de gases tóxicos son especialmente peligrosos para los ancianos, los jóvenes y las personas con sistemas respiratorios débiles, y que los rescatistas tal vez no puedan acudir en ayuda de los residentes que se niegan a evacuar.

Janet Snyder, vocera de la oficina del alcalde, dijo el sábado que no están seguros de cuántas personas prestaron atención a la orden de evacuación.

“Algunas personas se refugian con amigos o familiares o se quedan en sus autos”, dijo. Otros han elegido quedarse en hoteles. Algunos hoteles en la isla estaban completamente llenos.

Los funcionarios de turismo de Hawái hicieron hincapié en que la amenaza del volcán se limitaba a una región remota de la isla oriental de Hawái, y que no se veían afectados los vuelos a ningún aeropuerto del estado.

“Las áreas turísticas más cercanas, en Kona y la costa de Kohala en el lado oeste de la isla de Hawái, se encuentran a más de 100 millas de donde se produce el flujo de lava y están protegidas por las enormes montañas de Maunakea y Maunaloa. Kauai, y en el condado de Maui, se encuentran a cientos de millas del volcán Kilauea ", dijo un comunicado de la Autoridad de Turismo de Hawái.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio