Advertisement

Costos de colegios comunitarios dejan a los alumnos viviendo en la calle

Costos de colegios comunitarios dejan a los alumnos viviendo en la calle
Anthony Phillip White II asistió a la universidad comunitaria mientras estaba sin hogar y tuvo problemas con los costos de la matrícula. Dormía en su coche y ahora es estudiante en el Polomar College, donde es activista de estudiantes sin hogar. Espera conseguir un estacionamiento designado donde los estudiantes puedan dormir. (Ana Venegas / Para el Times) (Los Angeles Times)

Para Anthony Phillip White II, estar en un colegio comunitario sin tener hogar era agotador, vergonzoso, y eventualmente poco realista.

Después de un período de apenas cuatro años en la Infantería de Marina, White se mudó a Oceanside en 2014 para asistir a Mira Costa College. Como padre soltero, planeaba compartir casa con amigos y con su hijo Trey, de 5 años, mientras trataba de convertirse en el primero de su familia en obtener un título universitario.

Advertisement

Pero compartir casa no funcionó y su trabajo de medio tiempo en una tienda de cámaras no pagaba lo suficiente para tener un lugar propio. Trey tuvo que quedarse con su madre en Nebraska y White se mudó a su camioneta Chevy Silverado, trabajando durante el día, tomando clases por la noche y buscando lugares seguros para estacionarse. Después de vivir ocho meses en el camioneta, con la ayuda de un grupo de veteranos, consiguió un apartamento y recuperó a su hijo. Pero tratar de ser padre y pagar facturas mientras todavía asistía a clases era demasiado difícil.

"Simplemente era demasiado tratar de ir a la escuela en esa situación, así que dejé de ir", dijo. "No creo que pagar por las clases sea el problema, creo que es la vivienda, es la infraestructura, el apoyarnos. ... Si queremos superarnos, si queremos producir un mejor grupo de líderes para mañana, tenemos que empezar a abordar esto".

Advertisement

Ya sea que viva en automóviles, en sofás o afuera, la falta de vivienda es un problema persistente en los 114 campus universitarios comunitarios de California, un síntoma de una crisis más grande de accesibilidad para los estudiantes de educación superior más vulnerables del estado.

Un estudio publicado el pasado jueves por el Hope Center, un instituto de investigación y políticas, encontró que el 19% de los 2.1 millones de estudiantes de colegios comunitarios de California han estado sin hogar durante el año pasado. La encuesta es la más completa que se haya hecho sobre la inseguridad alimenticia y de vivienda en los colegios comunitarios de California, e incluyó a más de 40.000 estudiantes en 57 campus. Se hace eco de los hallazgos anteriores de que 1 de cada 5 estudiantes de colegios comunitarios en Los Ángeles no tienen un refugio estable.

Aula de contabilidad 101 en Orange Coast Community College en Costa Mesa. (Los Angeles Times).
Aula de contabilidad 101 en Orange Coast Community College en Costa Mesa. (Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

El estudio también encontró que el 60% de los estudiantes en la encuesta estaban inseguros en el lugar donde vivieron en el último año, con un 17% de los que finalmente caen dentro del grupo sin hogar. La inseguridad de la vivienda se definió como estar en una situación que hacía más probable la pérdida de vivienda permanente, como perder un pago de renta o tener que vivir en situaciones de hacinamiento, dijo Sara Goldrick-Rab, autora del estudio. La falta de vivienda se definió utilizando los estándares federales específicos para los estudiantes, lo que incluye situaciones de vivienda como dormir en el sofá, automóviles o moteles, o vivir a la intemperie.

El número de estudiantes sin hogar aumentó para algunos grupos vulnerables o desfavorecidos. El 31% de los estudiantes negros informaron que no tenían refugio permanente, mientras que el 34% de los estudiantes transgénero y el 27% de los estudiantes gays y lesbianas carecían de hogares estables.

Advertisement

"No se trata de comer sopa instantánea y trabajar en tres empleos", dijo Larry Galizio, presidente de la Community College League de California. "Estas personas están en circunstancias desesperadas".

En muchos lugares de California, el costo por asistir a una universidad comunitaria, incluidas las necesidades de vivienda y otras, está fuera del alcance de los estudiantes de bajos ingresos, lo que hace que el costo efectivo de una educación sea más alto que para aquellos que asisten a las universidades estatales u otras universidades.

Los estudiantes de bajos ingresos de UC San Diego pagan alrededor de $9.900 anualmente de su bolsillo, según un informe anterior del Instituto para el Acceso y el Éxito Universitario (TICAS), mientras tanto, asistir a un colegio comunitario en San Diego cuesta aproximadamente $14.500 al año, similar a Los Ángeles pero menos que en algunos otros lugares. En Sacramento, donde los aumentos de alquiler año tras año recientemente han sido algunos de los más altos en el país, UC Davis cuesta alrededor de $8.000 al año, mientras que la universidad comunitaria cuesta alrededor de $19.600. El área de Sacramento también tuvo la tasa más alta de falta de vivienda de los estudiantes, con casi un cuarto de alumnos que informaron que no tenían refugio permanente en el último año, según la encuesta de Hope.

"Los estudiantes se están quedando sin fondos y es bastante común que eso suceda", dijo Goldrick-Rab.

La culpa es en gran parte la disparidad en la ayuda financiera. La ayuda de subvención está vinculada a la matrícula, con una matrícula más alta que conduce a más ayuda que no tiene que ser reembolsada, pero el mayor gasto para los estudiantes en todo el sistema de educación superior del estado no es la matrícula, es la vivienda y otros costos de vida. Si bien el costo total de asistencia para los estudiantes de la UC es un 56% más alto que para los estudiantes de colegios comunitarios, los estudiantes de la UC reciben un 300% más de becas, según TICAS. El estudiante universitario comunitario de tiempo completo y de bajos ingresos recibió $5.800 en subsidios estatales y federales en el año escolar 2017-18. Un estudiante similar en una escuela de la UC recibió $27.500, según TICAS.

Los estudiantes de colegios comunitarios también tienen menos probabilidades de solicitar y calificar para préstamos federales y muchos colegios comunitarios no los ofrecen, lo que hace que los estudiantes recuperen el resto a través del trabajo, la familia u otros recursos.

Terance Williams, de 26 años, pasó el otoño de 2018 viviendo en su Pontiac Grand Prix 2002 en Laney College en Oakland porque no pudo obtener ayuda financiera. Al igual que el 43% de los estudiantes sin hogar en los colegios comunitarios, Williams creció en hogares de atención a niños. Viviendo por su cuenta a los 18 años, consiguió un trabajo como guardia de seguridad, pero fue despedido dos años después cuando descubrieron que no tenía un diploma de escuela secundaria.

Williams obtuvo su GED y se inscribió en Laney "al día siguiente", dijo, pero no pudo calificar para recibir ayuda financiera porque había ganado demasiado, un poco más de $15 por hora, como guardia. Se topó con la situación de falta de vivienda y terminó durmiendo en su automóvil, pero en noviembre decidió abandonar la escuela.

Advertisement

"Me desanimé", dijo. "Se terminó."

Unos días después, le dieron una de las dos unidades de vivienda para estudiantes en el campus: una pequeña casa construida por el departamento de carpintería del campus.

"Simplemente cambió todo", dijo Williams. "Cambió la forma en que pensaba, cambió la forma en que me sentía. ... no debería ser tan difícil obtener ayuda financiera".

Advertisement

Goldrick Rab dijo que California tiene un problema fundamental en la forma de otorgar la subvención.

"La conclusión aquí es que California ha cometido un error en la forma de manejar sus recursos de ayuda financiera", dijo Goldrick Rab.

Los legisladores han estado lidiando con el tema durante los últimos años. Ahora se requiere que las escuelas en los tres sistemas de educación superior del estado (UC, Cal State y California Community Colleges) ayuden a los estudiantes sin hogar a buscar alimentos y refugio y les den acceso a las duchas del campus, entre otras medidas.

Este año, los legisladores han introducido múltiples propuestas para estabilizar la experiencia de los estudiantes de colegios comunitarios y ayudarlos a pagar sus cuentas. Las ideas incluyen reestructurar cómo se distribuye la ayuda estudiantil y una propuesta de $40 millones del Gobernador, Gavin Newsom, para pagar el segundo año de matrícula de estudiantes en colegios comunitarios de tiempo completo por primera vez.

La propuesta de mayor alcance buscaría solucionar, el problema que Goldrick-Rab ve con la ayuda financiera, mediante la creación de una nueva subvención para estudiantes de colegios comunitarios, una renovación masiva de las prácticas actuales destinadas a igualar los fondos entre los tres sistemas estatales. La propuesta, el Proyecto de Ley del Senado 291 de la senadora Connie Leyva (D-Chino), brindaría ayuda tanto a estudiantes de tiempo completo como a tiempo parcial según el costo de vida en cada campus. Requeriría $250 millones del fondo general del estado en su primer año, aumentando a $1.5 mil millones para 2024.

"Sí, hay un gran aumento en la cantidad de dinero en esta propuesta", dijo Leyva. "Este es nuestro futuro y nuestros estudiantes en las universidades comunitarias son nuestro futuro ... La universidad comunitaria, que se supone que es la más accesible para todos, se está convirtiendo en la menos accesible".

El proyecto de ley apenas inicia el proceso legislativo, pero otros están impulsando medidas para abordar la falta de vivienda de los estudiantes a corto plazo. El asambleísta Marc Berman (D-Palo Alto) presentó un proyecto de ley que exigiría que los colegios comunitarios consideren permitir el estacionamiento nocturno para estudiantes sin hogar.

White está respaldando la medida y contará su historia en el Capitolio estatal en las próximas semanas para respaldarla. Regresó a la universidad comunitaria en 2017 y pronto se transferirá a Cal State San Marcos para terminar su último año y obtener un título en negocios. El año pasado, se postuló para el consejo estudiantil y ganó, presentando un plan de estacionamiento durante la noche en el campus antes de enterarse de la propuesta del estado. Recuerda lo que era escuchar ruidos por la noche mientras él dormía en su camioneta y tener demasiado miedo para poder seguir durmiendo, así que sólo lograba dormir unas pocas horas. También recuerda cuando, como adulto, vio a su padre obtener su certificado (GED).

"Nunca pensé que iba a ir a la universidad", dijo White. "Pero realmente quiero hacer algo más por mi hijo y mi padre... Estoy completamente comprometido con su legado".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement