Anuncio
Share
EEUU

El hijo de un capo de la droga describe una infancia cargada de violencia; en su fiesta de dos años explotó un coche bomba

capos

Figuras del cártel de Sinaloa, incluyendo Ismael Zambada “Mayo” García, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, Iván Archivaldo Guzmán Salazar, Ismael “Mayito Flaco” Zambada  Sicairos, Vicente Zambada Niebla, Serafín Zambada Ortiz, Alfonso “Aquiles” Arzate García, René “La Rana” Arzate Garcia. (Cortesía de la Oficina del Fiscal de EE. UU.)

(Los Angeles Times)

El día en que Serafín Zambada Ortiz cumplió 2 años, explotó un carro bomba afuera de su fiesta de cumpleaños.
Cuando tenía 9 años, apenas unas horas después de que él y su madre salieron de un hotel en Mazatlán, México, para tratar un brote de varicela, un escuadrón de asesinos irrumpió en el interior de su habitación, matando a sus abuelos, tíos y tías.
Es lo que sucede cuando tu padre es uno de los narcos más poderosos del mundo.
La constante amenaza de violencia hizo que la niñez de Zambada estuvo caracterizada por mudanzas constantes de un lugar a otro bajo la atenta mirada de su madre, a veces escondiéndose en el interior de sus casas mientras otros niños jugaban fútbol.
“Vivía en una jaula dorada con lujos que eran inútiles”, escribió Zambada sobre su educación en medio de sangrientas guerras de narcos.
A pesar de los mejores esfuerzos de su madre para protegerlo de ese mundo, Zambada no pudo resistir entrar al negocio familiar. A los 22 años, era el líder de una célula de distribución de drogas cuando fue atrapado en una intervención telefónica en el momento que conspiraba para transportar grandes cantidades de cocaína y marihuana desde México a San Diego.
A los 23, ya se encontraba encarcelado.
El miércoles, más de tres años después de declararse culpable, Zambada, de 27 años, fue sentenciado por un juez federal de San Diego a 5½ años de prisión. La audiencia cierra un capítulo significativo en la lucha contra la organización de tráfico más poderosa de México: el cártel de Sinaloa.

Anuncio

El esfuerzo para desmantelar al grupo -que en gran medida se desarrolló en San Diego- ha terminado con las redes de distribución de drogas, contrabandistas, sicarios, líderes de alto rango y lavadores de dinero. Muchos de los procesamientos han sido dirigidos por Adam Braverman, un fiscal de carrera en San Diego.
En lo más alto de la organización están Joaquín “El Chapo” Guzmán, la cara pública del cártel de Sinaloa, y su co-líder, Ismael “El Mayo” Zambada García, el padre de Serafín, quien ha operado más desde las sombras.
Guzmán está esperando juicio en Nueva York por cargos federales de encabezar una operación masiva de tráfico de drogas.
El anciano Zambada sigue siendo un fugitivo, acusado en San Diego junto con dos de sus hijos. El Departamento de Estado está ofreciendo una recompensa de hasta $ 5 millones por su captura.
En su historia familiar, esbozada en cartas a la corte y en un memorándum de sentencia presentado por el abogado defensor de Serafín, se cuentan los cruentos dramas transfronterizos que glorifican al narco. Excepto que este drama es real.
Zambada García, un agricultor de profesión, ya era una estrella en ascenso cuando tuvo un encuentro fortuito con Leticia Ortiz Hernández en Mexicali en 1988. Los dos ya se conocían, pues se criaron en ranchos vecinos a las afueras de Culiacán, en el estado de Sinaloa.
Ortiz, que recientemente había obtenido su título de psicóloga, ignoró el consejo de su padre y su madre de mantenerse alejado del narcotráfico, y se enamoró del hombre 15 años mayor que ella. La pareja vivía en Tijuana, rodeada de personajes clave en la escena del narco.
Diez días después del nacimiento de Serafín al otro lado de la frontera, en San Diego, Benjamín Arellano Félix se erigió como el padrino de bautismo del niño. Meses después, con la confirmación, Amado Carrillo Fuentes, mejor conocido como “El señor de los cielos” por su flota de aviones con los que contrabandeaba a cocaína a Estados Unidos, se convirtió también padrino.

Anuncio

Entonces la paz terminó. La guerra contra los hermanos Arellano Félix estalló por el control de la plaza de Tijuana. La madre de Serafín se los llevó a él y a su hermanita a Culiacán, donde pensaron que sería más seguro. El coche bomba acabó con esa idea.
“Desde ese día, nuestras vidas nunca fueron las mismas”, recordó la madre en los registros judiciales. “Los mismos hombres que no hace mucho acurrucaban a nuestros hijos en la iglesia y prometieron criarlos para ser buenos católicos ahora intentaban matarlos”.
Dijo que varios adolescentes fueron asesinados en Tijuana por la única razón de que habían jugado en el mismo equipo de fútbol que el hijo mayor de Zambada.
La brutalidad también se dio en el otro lado, en un terrible ciclo de represalias.
“Desde 1992 hasta el año 2000 los días fueron muy difíciles y sangrientos y una guerra estúpida y sin sentido donde muchas familias fueron destruidas, dejando mucho dolor en sus corazones”, dijo.
Cuando la familia de Ortiz fue asesinada por rivales, ella ocultó a su familia del mundo exterior, con frecuencia se mudaba de su hogar y mantenía a Serafín lejos de la escuela. Su padre envió guardias armados para que vivieran con ellos.
Ortiz le dijo a Serafín que sus abuelos habían sido asesinados en un robo, pero que estaba empezando a entender la posición inusual de su familia en la sociedad. Él vería la foto de su padre en carteles de los más buscados.

Mientras Serafín describió a su padre como alguien que proporcionaba “amor y afecto”, también era una figura ausente.

Ortiz, vencida por la depresión y la paranoia, finalmente se llevó a los niños y huyó a Phoenix. Serafín y su hermana, Teresa, lograron vivir allí como niños normales y aprendieron inglés. Pero esa tranquilidad terminó dos años más tarde, cuando su visa expiró y regresaron a México.

Serafín y su hermana regresaron a Arizona, esta vez sin su madre, para asistir a la Escuela Orme, un prestigioso internado cerca de Prescott. Regresaron a Culiacán después de un año. El aliado del cartel de Sinaloa convertido en un amargo rival, -la organización Arellano-Félix, que había dominado las rutas de Tijuana hasta el arresto de Benjamín en 2002-, se desvaneció lentamente de la escena al convertirse en el blanco de los procesamientos judiciales de los jueces de San Diego.

Benjamín está cumpliendo una sentencia de 25 años en los Estados Unidos. Pero surgieron nuevas rivalidades, y los niños tuvieron que esconderse nuevamente cuando la organización Beltrán Leyva se separó del cártel de Sinaloa y una lucha de poder puso a los miembros de la familia en la mira. Esta vez, la familia escapó a Vancouver, Canadá.

Anuncio

De regreso en Culiacán, Serafín asistió a la Universidad Autónoma de Sinaloa para estudiar agronomía, donde sus compañeros dijeron que había prosperado en sus estudios y en el fútbol. Pero fue arrastrado de nuevo al mundo del que había estado protegido durante tanto tiempo.

“Desafortunadamente, regresé a Culiacán Sinaloa y digo desafortunadamente, porque en esa ciudad no hay nada más que el tráfico de drogas”, escribió en una carta al juez.

En 2010, aun siendo adolescente, se casó con una mujer que también provenía de una familia rodeada por el tráfico de drogas. La joven pareja tuvo dos hijos.

“Creo que fue su forma de independizarse y salir de la burbuja en la que siempre había sentido que vivía”, supuso su madre.

Las autoridades no han dado a conocer muchos detalles sobre el papel administrativo de Zambada Ortiz en el cártel. La mayoría de los documentos en el caso se han archivado.

Fue arrestado con una orden judicial en noviembre de 2013 cuando utilizaba las vías peatonales para cruzar a EE. UU. en el puerto de entrada en Nogales, Arizona.

Zambada se declaró culpable de conspiración para importar más de 100 kilogramos de cocaína y más de 1,000 kilogramos de marihuana a Estados Unidos desde México, según su declaración. También aceptó pagar $ 250,000 en multas por las ganancias del narcotráfico.

El miércoles, Zambada –se le permitió cambiar temporalmente su atuendo por una camisa de vestir blanca y pantalones azules- se disculpó a través un intérprete en español por su crimen y dijo que espera seguir adelante con su vida para criar a sus dos hijos de la mejor manera posible.

Anuncio

En su carta al juez, Zambada explicó: “En este negocio de las drogas, uno lastima a mucha gente y a su honor. Lamento haber sido la causa de causar tanto daño a muchas personas con el negocio de las drogas. He aprendido en este lugar que las drogas destruyen muchas vidas ".

Para un acusado de tan alto perfil, la audiencia estuvo notablemente desprovista de la habitual discusión sobre su sentencia.

Tanto los fiscales como los abogados defensores habían acordado previamente el tiempo de su pena de prisión, y el juez de distrito de los Estados Unidos, Dana Sabraw, aceptó su recomendación.

Mientras que el juez calificó el crimen de Zambada como “muy significativo”, enumeró varios factores atenuantes que hacían razonable una sentencia menor, incluyendo su juventud, su “remordimiento genuino”, la ausencia de violencia en sus antecedentes y las numerosas cartas de apoyo de familiares y amigos. representándolo como un joven cortés y servicial.

Sin esto, Zambada se hubiera enfrentado a una sentencia mínima obligatoria de 10 años. No se sabe por qué llevó tanto tiempo sentenciar a Zambada. Con el tiempo ya cumplido, deberá ser liberado para septiembre, dijo su abogado defensor Saji Vettiyil.

Dijo que planea terminar su carrera universitaria y ayudar a su madre con su granja de lichi y mango, posiblemente distribuyendo la fruta a un mercado de los EE. UU.

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio