Advertisement

El peligroso crecimiento de la mostaza negra, es combustible para incendios forestales

The plant takes advantage of natural habitats that are constantly disturbed — either by fire or by the creation and maintenance of roads.

Gracias al invierno húmedo del sur de California, las montañas de Santa Mónica están vivas con una brillante phacelia púrpura y brillantes flores de lupino azul.

Pero en medio de la alegre erupción de flores silvestres nativas, también ha regresado un intruso agresivo.

Advertisement

La floración amarilla de la planta invasora Brassica nigra, más conocida como mostaza negra, ha cubierto las laderas de las montañas de Santa Mónica y gran parte del oeste.

"Es algo que la gente tiende a malinterpretar", dijo Jutta Burger, directora del programa de ciencias del Consejo de Plantas Invasoras de California. "Ven un bonito campo amarillo en la distancia, [pero] si lo examinamos más de cerca, es un campo de mostaza negra".

Advertisement

La planta resistente germina a comienzos del invierno antes de que las plantas nativas se hayan fortalecido, se eleva hasta más de 6 pies de altura, absorbe la luz del sol con sus tallos gruesos y establece un profundo sistema de raíces que supera a las plantas nativas por el agua.

Las malezas tienden a secarse en julio o agosto, y junto con las hierbas europeas invasoras sirven como leña durante la larga temporada de incendios forestales en el sur de California, según los expertos. Las plantas de mostaza negra depositan miles de semillas y son una de las primeras plantas en brotar después de un incendio.

"Es un círculo vicioso", dijo Burger

La mostaza y otras especies invasoras están en la mente de botánicos y ecologistas que trabajan en las montañas de Santa Mónica. El incendio de Woolsey quemó 96.949 acres, incluyendo más del 88% de las tierras federales en Santa Monica Mountains National Recreation Area.

Advertisement

Los científicos están monitoreando de cerca más de 400 áreas con hábitats sensibles para asegurarse de que las especies invasoras no se estén propagando, dijo Joseph Algiers, un ecólogo de restauración para el área de recreación.

También están restaurando las áreas quemadas con plantas nativas, incluidas las especies de la artemisa costera y el centeno silvestre gigante.

Pero hay más de 300 plantas no nativas en Santa Mónica, demasiadas para que los funcionarios del parque las controlen. En su lugar, se centran en combatir la propagación de un grupo selecto denominado "the evil 25", que incluye hierbas, árbol del cielo y escoba española. Algunos se plantan por motivos ornamentales o para estabilizar las laderas y evitar la erosión.

Los funcionarios del parque quieren evitar que otras especies invasoras tomen la forma en que la mostaza ha llegado a dominar el paisaje.

"Es una terrible especie invasora", dijo Argel. "Está muy extendida y no cumple con el criterio de ser algo que realmente podamos manejar a gran escala".

La planta invasora fue traída desde Eurasia a la costa del Pacífico por los colonizadores españoles. Estaba destinado a ser un cultivo de especias, pero se extendió rápidamente. Los expertos dicen que puede ser combatido localmente, pero probablemente nunca será erradicado.

La planta aprovecha los hábitats naturales que se alteran constantemente, ya sea por el fuego o por la creación y el mantenimiento de carreteras, una de las razones por las que la mostaza negra es tan visible cerca de las carreteras.

Las brillantes flores amarillas llenan las laderas de Calabasas a lo largo del corredor de la autopista 101, donde el fuego de Woolsey se desató hace seis meses. (Al Seib / Los Angeles Times)
Las brillantes flores amarillas llenan las laderas de Calabasas a lo largo del corredor de la autopista 101, donde el fuego de Woolsey se desató hace seis meses. (Al Seib / Los Angeles Times) (National Park Service)

En áreas golpeadas repetidamente por incendios, la mostaza negra puede crecer más rápido que las especies nativas. La planta a menudo se puede encontrar creciendo cerca de áreas altamente inflamables, dijo Scott Steinmaus, director del departamento de horticultura y ciencia de cultivos de Cal Poly San Luis Obispo.

Advertisement

La mostaza negra puede empeorar las cosas durante un incendio porque los tallos son más altos que la hierba y pueden actuar como una "escalera de fuego", llevando las llamas a los árboles más altos, dijo.

Son esas hierbas invasoras las que tienen mayor riesgo para los bomberos, dijo Kenneth VanWig, el capitán de bomberos del condado de Ventura. Una vez que están secas, las hierbas invasoras pueden encenderse fácilmente y expander el fuego rápidamente.

"Las hierbas ya se están empezando a secar, realmente se secan bastante rápido", dijo VanWig. "Y la hierba es bastante alta este año".

Las plantas de mostaza por sí mismas no trasladan el fuego particularmente bien, dijo, pero en un incendio impulsado por el viento, se quemarán.

Los expertos en malezas dicen que la omnipresencia de la planta de mostaza es un ejemplo de lo que puede suceder si una especie invasora no se controla.

"De ninguna manera vamos a deshacernos de la mostaza negra", dijo Steinmaus. "Hay demasiada. Podemos tratar de proteger áreas que aún no tienen mucha cantidad, pero nunca erradicaremos la mostaza negra".

El Servicio de Parques Nacionales les pide a los residentes de las montañas de Santa Mónica que escojan plantas nativas para sus patios y eviten las invasivas que aún se pueden encontrar en los viveros. Algiers, el ecologista de la restauración, también les pide a los voluntarios interesados ​​en arrancar las malezas invasoras y plantar especies nativas que le envíen un correo electrónico a joseph_algiers@nps.gov.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement