Anuncio
Share
EEUU

Publicidad en la frontera advierte a los adolescentes: Contrabandear drogas ¡no vale la pena!

sd-1531854762-m2vxcpc99m-snap-image
Authorities have placed billboards in San Diego and Tijuana warning teenagers not to be lured into smuggling drugs across the border.
(Courtesy of DEA)
San Diego Union-Tribune

Preocupados por el flujo constante de adolescentes atrapados contrabandeando drogas hacia los Estados Unidos, las autoridades federales y estatales esperan que una serie de carteles publicitarios en la frontera disuadan a otros jóvenes de cometer un error similar.

Un anuncio gigante instalado cerca del puerto de entrada en Tijuana y dos en San Ysidro, a lo largo de las carreteras interestatales 5 y 805, fueron presentados en días pasados.

Uno dice “Smuggling ... not worth it!” (Contrabando... ¡no vale la pena!), con fotos de un hombre con una pistola, una adolescente detrás de las rejas y un cadáver con una placa de la morgue colgando de un dedo del pie.

El contrabando en adolescentes aumentó en los últimos años, más del doble del año fiscal 2016 al 2017, de 39 a 99 incautaciones. Este 2018, los decomisos se mantienen al mismo ritmo del 2017. El fentanilo, una heroína sintética mortal e increíblemente potente, también se está viendo en estos intentos de contrabando como nunca antes.

Anuncio

“En menos de un año, al menos 70 menores fueron arrestados en el puerto de entrada tratando de contrabandear metanfetamina, cocaína, heroína y el mortal fentanilo al condado de San Diego”, dijo la fiscal de distrito Summer Stephan en un comunicado. “Estos son jóvenes que están siendo utilizados por criminales peligrosos y organizados, y que no comprenden completamente el peligro en el que se están metiendo y el daño y la devastación para los posibles consumidores de drogas”.

Las autoridades dicen que los adolescentes están siendo reclutados con promesas de dinero, teléfonos nuevos y otras gratificaciones. Algunos dicen que fueron amenazados con violencia por los cárteles. Muchos de los adolescentes reclutados viven en México, pero cruzan la frontera para ir a la escuela en los Estados Unidos.

La fiscalía procesa a los jóvenes contrabandistas y las sanciones podrían incluir tiempo en el centro de detención para menores. Otras consecuencias que podrían ser más duraderas son la pérdida de las tarjetas SENTRI para toda la familia, la pérdida de tarjetas de cruce fronterizo y la imposibilidad de unirse al ejército de los Estados Unidos u obtener préstamos estudiantiles en el futuro.

Más anuncios están programados para instalarse en el condado Imperial. Las vallas publicitarias fueron financiadas por la Administración para el Control de Drogas (DEA) y el programa High Intensity Drug Trafficking Area, un programa federal que vigila la prohibición de drogas.

Anuncio

En días pasados, un joven de Tijuana, de 18 años, que asistió a la preparatoria en Chula Vista, se declaró culpable de su papel en el reclutamiento de contrabandistas adolescentes. Phillip Junior Webb admitió haber hecho arreglos para que los contrabandistas transportaran más de 13 libras de metanfetamina y más de 2 libras de fentanilo en cuatro ocasiones.

También admitió haber contrabandeado a dos inmigrantes no autorizados en su automóvil en mayo.

Kristina Davis escribe para el U-T.


Anuncio