Share
EEUU

¿Influyó la serie ‘13 Reasons Why’ en la tasa de suicidios? la respuesta no es tan simple

razones

Dylan Minnette y Katherine Langford en una escena de la serie de Netflix “13 Reasons Why” (Beth Dubber / Netflix).

(Netflix)

A un mes de haber iniciado la serie de Netflix “13 Reasons Why”, la tasa de suicidio entre los jóvenes de 10 a 17 años aumentó en casi un tercio, según un estudio recientemente dado a conocer y financiado por el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés).

Los hallazgos provocaron una gran cantidad de noticias, el pasado martes, sobre la vinculación “preocupante” entre el programa y la estadística. Pero la realidad tiene más matices que un simple número.

“Sabemos que el suicidio es complejo y no hay una sola cuestión que lo cause”, explicó la Dra. Christine Moutier, de la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio (AFSP, por sus siglas en inglés), que colaboró ​​con Netflix en el sitio web de “13 Reasons Why” para la prevención del suicidio y otras iniciativas para crear conciencia.

La serie trata sobre una niña de 17 años que se quita la vida y deja 13 cintas de audio que explican quién y qué la impulsó a hacerlo. Después del lanzamiento de la primera temporada, el 31 de marzo de 2017, Netflix agregó una advertencia de contenido gráfico antes del primer episodio y dirigía a los espectadores a un sitio web que ofrece contactos de consejería de crisis y una línea directa para la prevención del suicidio.

Anuncio

En la segunda temporada, el año pasado, los guionistas cambiaron el enfoque del suicidio hacia el problema de la agresión sexual entre adolescentes. La serie confirmó ya una tercera temporada.

El estudio, publicado en Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, analizó los índices de suicidio durante un periodo de cinco años para personas de 10 a 64 años, desde el 1º de enero de 2013 hasta el 31 de diciembre de 2017, y explicó las tendencias actuales en las tasas.

Si bien no se encontraron variaciones en la tasa entre las personas de 18 a 64 años, entre las de 10 a 17 años esta aumentó un 28.9% en abril de 2017, un mes después del debut de la serie, según el estudio. También subió significativamente en junio y diciembre de ese año, y fue más alto de lo esperado en marzo de 2017, cuando el show fue fuertemente promocionado. La tasa de abril de 2017 fue la más alta en el periodo de cinco años del estudio.

Las tasas más altas resultaron en un estimado de 195 suicidios más de lo que se hubiera esperado entre el 1º de abril de 2017 y el 31 de diciembre de 2017; el aumento principalmente se registró entre los varones jóvenes. Pero debido a que el estudio estaba limitado por un “diseño un tanto experimental”, según el NIMH, no se podía establecer una relación causal entre la serie y la tasa de suicidios, sólo una asociación. Los investigadores no pudieron descartar la influencia de los eventos no medidos, consideró el NIHM.

Anuncio

Respecto a la precisión del incremento detectado por el estudio, Moutier afirmó: “Uno debería tener en cuenta todos los demás factores de riesgo que afectan a los niños de 10 a 17 años”.

Los eventos externos incluyen cosas como los suicidios -con gran cobertura mediática- del cantante Chris Cornell, de Soundgarden, en mayo de 2017, y de Chester Bennington, de Linkin Park, en julio de ese año, y la muerte del músico Tom Petty por una sobredosis accidental en octubre, remarcó Moutier. Además, la ex estrella de la NFL Aaron Hernández se quitó la vida en abril de 2017.

El nuevo estudio “no fue pensado para encontrar la causalidad”, afirmó. “Se encontró una asociación débil entre la serie y el suicidio en los varones”.

Aquí se explica cómo un aumento del 28.9% también se puede describir como una “asociación débil”, según Moutier: la tasa general de suicidio de niños de 10 a 17 años es realmente muy baja, sostuvo, alrededor de 0.6 por cada 100.000 personas. Por lo tanto, cualquier cambio podría ser visto como un cambio significativo.

“Los resultados de este estudio deberían aumentar la conciencia de que los jóvenes son particularmente vulnerables a los medios”, consideró la autora del análisis, Lisa Horowitz, científica clínica del Programa de Investigación Interno de NIMH. “Todas las disciplinas, incluidos los medios de comunicación, deben tener mucho cuidado para ser constructivos y serios con los temas que tocan crisis de salud pública”.

Un portavoz de Netflix afirmó el pasado lunes: “Acabamos de ver este estudio y estamos revisando la investigación, que entra en conflicto con el reporte de la Universidad de Pensilvania de la semana pasada. Este es un tema de importancia crítica y hemos trabajado arduamente para asegurarnos de manejar esta cuestión sensible de forma responsable” (el estudio de la universidad mostró que el riesgo de suicidio podía disminuir para los estudiantes que vieron “13 Reasons Why” hasta el final de la segunda temporada).

Stephanie Rogers, también de la AFSP, señala que “13 Reasons Why” abrió una conversación sobre el suicidio a escala mayor, y Moutier instó a los padres a hablar con sus hijos, especialmente si estos presentaron alguna dificultad, y repliquen buenas prácticas en materia de salud mental y física. Si un niño está en riesgo pero insiste en ver el programa, sostuvo Moutier, un padre debería “mirarlo con él, interrogarlo y no excederse: ver un episodio y luego discutirlo” antes de pasar al siguiente. “Hay casos”, agregó, “donde un niño o un padre decidirán en el camino ‘esto no es para mí' y dejarán de mirar la serie”.

Anuncio

El canal no fue el único en llamar la atención sobre la historia, por cierto: el libro de Jay Asher, “Thirteen Reasons Why”, en el cual se basó el programa de Netflix, encabezó la lista de los más prohibidos de la American Library Association en 2017.

 

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio