Advertisement

Admiten universidades más estudiantes de bajo ingreso, pero el escándalo por sobornos refuerza viejos estereotipos

Admiten universidades más estudiantes de bajo ingreso, pero el escándalo por sobornos refuerza viejos estereotipos
El escándalo por las admisiones a nivel nacional tiene instituciones como Claremont McKenna preocupada de que sus avances en los ingresos se vean eclipsados. (Robert Gauthier / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Lejos de California, epicentro del escándalo del engaño masivo para ingresar a la universidad, Matt McGann, ha seguido las noticias con preocupación.

McGann es decano de admisión y ayuda financiera en Amherst College, que cuenta con una dotación de $ 2 mil millones y una tasa de admisión del 13%. El campus al oeste de Massachusetts, fundado hace casi 200 años, es el tipo de universidad privada élite con muchos ingresos y a la que los padres adinerados atraparon en el escándalo que beneficiaba a sus hijos -y supuestamente trataron de convencerlos de que recibieran enormes pagos, se sometieran a sobornos y mintieran.

Advertisement

Amherst se enorgullece de su misión de servir a los "jóvenes indigentes" e incluir a todos los géneros y esta tarea se ha fortalecido. Ahora, casi un tercio de sus estudiantes son de bajo ingreso, un porcentaje que casi se duplicó en la última década. Estas noticias pasan desapercibidas, por la trama del escándalo sobre las universidades de primer nivel, que siguen siendo la provincia de los ricos.

"Es desalentador", dijo McGann. "A nadie en el departamento de admisiones le gusta ver este tipo de trampas. Se erosiona la confianza pública en el trabajo que hacemos".

Advertisement

Los funcionarios de los principales colegios y universidades privadas dicen estar trabajando más arduamente que nunca para buscar, reclutar, inscribir y apoyar a estudiantes de alto rendimiento y bajos ingresos. Ellos están aprovechando, cada vez más, sus vastos recursos para tratar de ayudar a los que se encuentran en condiciones de desventaja económica.

Los estudiantes de Claremont McKenna College, Tony Chau, derecha, y Julián Hernández son estudiantes de primera generación. (Robert Gauthier / Los Angeles Times)
Los estudiantes de Claremont McKenna College, Tony Chau, derecha, y Julián Hernández son estudiantes de primera generación. (Robert Gauthier / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

"Pensé que esto era demasiado bueno para ser verdad", dijo Hernández, sobre la propuesta de Claremont McKenna.

En CMC, dice Hernández, que ha prosperado con oportunidades para la investigación de pregrado y pasantías. El apoyo de la comunidad lo ayudó a superar las dificultades académicas iniciales y la incomodidad social en torno a estudiantes ricos.

Bajo el presidente de CMC, Hiram Chodosh, la universidad ha incrementado su compromiso con estudiantes como Hernández. Aproximadamente dos de cada 10 de los estudiantes que ingresaron este año son de bajo ingreso y los primeros de sus familias en asistir a la universidad, una proporción que se ha duplicado en cuatro años.

Advertisement
Los amigos de Kendall Hollimon, estudiante de Claremont McKenna, lo rodean para una sesión de video en el campus. Hollimon es un buzo clasificado a nivel nacional. (Robert Gauthier / Los Angeles Times)
Los amigos de Kendall Hollimon, estudiante de Claremont McKenna, lo rodean para una sesión de video en el campus. Hollimon es un buzo clasificado a nivel nacional. (Robert Gauthier / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

La universidad ya cuenta con contribuciones por $ 835 millones, pero en los últimos cinco años ha recaudado casi $300 millones más para ayuda financiera. El año pasado, una donación de $ 25 millones de Kravis Opportunity Fund, cubre los gastos no relacionados con la matrícula, como las tarifas de atención médica, ropa para entrevistas de trabajo, computadoras y una cifra que promedia los $ 4.500 para pasantías de verano. Para ayudar a las familias de clase media, CMC ahora elimina, el capital de la vivienda, de los cálculos de ayuda financiera.

El acceso y la asequibilidad, dijo Chodosh, están arraigados en la visión fundadora de la universidad, cuyos primeros estudiantes en 1946 fueron veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Odia la idea de una nueva ola de escepticismo acerca de las universidades selectivas como la suya.

"Estoy preocupado por una creciente frustración con las instituciones de élite en general, incluidas las de educación superior, que se vuelve muy corrosiva y puede servir para socavar la tremenda inversión y el éxito de nuestros principales colegios y universidades", dijo.

Muchas universidades importantes comenzaron a abordar la diversidad económica como la próxima frontera para el acceso a principios de la década de 2000, dijo Richard Kahlenberg, un asociado de The Century Foundation, un grupo de expertos no partidistas. Sus esfuerzos fueron impulsados ​​por la decisión de la Corte Suprema de EE.UU de 2003, que confirma la acción afirmativa basada en la raza. Durante el mismo período, dijo, los académicos comenzaron a centrarse en la falta de tal diversidad en la educación superior en instituciones de élite, provocada por cierta "culpa".

En 2001, la Universidad de Princeton, abrió nuevas oportunidades en sus paquetes de ayuda financiera al reemplazar los préstamos con subvenciones. Hoy en día, el paquete de ayuda promedio de la escuela cubre completamente la matrícula para estudiantes con ingresos familiares de hasta $ 160.000, según los datos de Princeton, y cuatro quintas partes de los estudiantes de último año se graduaron sin deudas.

Hace tres años, Princeton se unió a un esfuerzo de colaboración en los 270 colegios y universidades más importantes de la nación para inscribir y graduar a 50.000 estudiantes adicionales de alto rendimiento y bajos ingresos. Desde 2004, Princeton casi ha triplicado una quinta parte su porcentaje de estudiantes de bajos ingresos que califican para becas federales Pell.

La Universidad de Yale ha hecho avances similares. En los últimos cinco años, bajo el presidente Peter Salovey, la escuela ha creado campañas de correo y una calculadora simplificada de costos online para alcanzar a estudiantes talentosos de bajos ingresos. Se ha vuelto mucho más activa en el reclutamiento y alrededor de 100 embajadores estudiantiles de Yale, ahora realizan cientos de visitas escolares anualmente para difundir que el campus de la 'Ivy League' es más asequible y diverso de lo que muchos piensan.

En un discurso el pasado mes de febrero, Salovey dijo, que Yale, había alcanzado sus metas de reclutamiento dos años antes de lo provisto. Alrededor de una quinta parte de la clase actual, de primer año, son estudiantes universitarios de bajos ingresos y de primera generación. La beca anual promedio es de alrededor de $ 53.000.

Advertisement

"Durante muchos años, Yale, ha sido vista como una costosa escuela de la Costa Este, pero la realidad es que la mayoría de nuestros estudiantes reciben ayuda financiera", dijo Jeremiah Quinlan, decano de admisiones y ayuda financiera. "Es una experiencia mucho más diferente y diversa de lo que ha sido. Yale es verdaderamente, una palanca, en la movilidad socioeconómica".

Sin embargo, sería una exageración decir que las universidades de élite ya no son la élite, dijo Kahlenberg de la Fundación Century. Un estudio de 2017 dirigido por el profesor de economía de la Universidad de Harvard, Raj Chetty, dijo que encontró que Harvard inscribió 23 veces más estudiantes ricos que pobres. Y el aumento de la diversidad racial puede no cambiar el panorama económico, agregó, citando datos de dos ex presidentes de Harvard y Princeton de 1998, sobre que el 86% de los afroamericanos en las universidades selectivas eran de clase media o alta. Es anticuado, dijo, pero sigue siendo la revisión más completa de ese problema.

Michael Quick, de USC Provost, dijo que un enfoque emergente en su campus y en otras universidades líderes, en lo que él llamó "equidad experiencial", lo que significa asegurarse de que los estudiantes tengan la misma oportunidad de tener experiencias universitarias transformadoras.

Una quinta parte de los estudiantes de USC ahora son de bajos recursos, con un número creciente de veteranos militares de primera generación y transferencias de colegios comunitarios. La ayuda financiera ha subido un 79% en una década. El apoyo académico ha ayudado a aumentar las tasas de graduación de seis años a más del 90%.

Advertisement

La USC también se unió a otros campus privados, como Amherst, Claremont McKenna y Yale para pagar las experiencias adicionales de algunos estudiantes, como pasantías de verano y estudios en el extranjero.

"Donde siento que todas las universidades deben concentrarse ahora... es esta noción de que no es suficiente ser admitido en la escuela, o incluso, graduarse de la escuela", dijo Quick. "Quieres que la experiencia de estos estudiantes sea equitativa también".

Dijo que se siente frustrado por los titulares sobre los escándalos que desentierran viejas investigaciones sobre la Universidad de los Niños Maltratados.

"Aquí estás muy orgulloso de todo este trabajo que se está haciendo y luego viene esta noticia que alimenta un viejo estereotipo", dijo.

La estudiante de USC, Saianna Smith, es un testimonio de una historia diferente. Ella es la mayor de 11 hijos. Sus padres no fueron a la universidad. La joven de 24 años, que está cursando una maestría en consejería educativa, se conectó por primera vez con la USC en la escuela preparatoria a través de un programa universitario.

A través de la Iniciativa Académica Vecinal de la USC, los estudiantes de la USC ayudaron a Smith cuando ella tenía dificultad en matemáticas. Los consejeros del programa la ayudaron a superar su depresión emocional. Incluso, cuando se inscribió en UC Irvine, dijo, el programa le otorgó becas y pagó por su escuela de verano, también el personal del programa la ayudó a obtener ayuda financiera para su programa de maestría.

La USC, la reclutó por primera vez, cuando estaba en el séptimo grado, dijo. La ha estado apoyando desde entonces.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement