Anuncio
Share
EEUU

Los niños están bien: mientras los maestros de Los Ángeles hacen huelga, los estudiantes pasean por la ciudad

Faltan

Alumnos de una escuela preparatoria local estudian biología avanzada con su maestra a quien encontraron “casualmente” en el pabellón de comidas del Northridge Fashion Center el primer día de la huelga de maestros. 



(Melcon)

¿Quién sabe cuántas reglas estaban rompiendo en esta clase de Biología de Colocación Avanzada en una escuela preparatoria que permanecerá en el anonimato?

Allí estaban, acurrucados en el piso reluciente del pabellón de comida del Northridge Fashion Center el lunes 14 de enero, el primer día de la huelga de maestros. Cuatro cabezas de cabello oscuro inclinadas llenando rápidamente un papel. Cuatro bolígrafos garabateando rápido. 

Faltan 1

Estudiantes de último año de Chatsworth Charter High School pasan el tiempo dentro del Northridge Fashion Center en lugar de estar en clase como resultado de la huelga de maestros. 

 

(Melcon)

Mientras su maestra, sí, su impresionante maestra, recién salida del piquete, resplandeciente en #RedForEd, daba una conferencia sobre el ARN, el ADN, la lactosa, las proteínas, el citoplasma y los ribosomas.

Anuncio

“Les dije que nos reuniríamos aquí ‘por casualidad’”, dijo la maestra a los estudiantes risueños.

“Es pura coincidencia”, respondió Alina con una gran sonrisa, estudiante de tercer año de preparatoria, de 16 años, en West Hills.

Técnicamente hablando, los miembros de Maestros Unidos de Los Ángeles (UTLA, por sus siglas en inglés) que están en huelga por clases más pequeñas y cheques de pago más grandes no deberían estar explicando los puntos más finos del “dogma central y la regulación genética” con sus alumnos.

Técnicamente hablando, los estudiantes del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles deben estar en el campus en un día escolar oficial, con o sin huelga. De lo contrario, se les considera técnicamente ausentes sin permiso, y el distrito con problemas financieros pierde dinero.

Anuncio

No está claro cuántos alumnos optaron por faltar a clase cuando sus profesores abandonaron la escuela. Pero aparecieron por toda la ciudad el lunes, en piquetes, en sucursales de Starbucks, centros comerciales y salas de juegos, básicamente en cualquier lugar seco y, en la mayoría de los casos, sin la supervisión de un adulto.

“Por casualidad terminé aquí”, dijo la maestra, que se negó a dar su nombre. “Terminé de hacer piquetes. Terminaré de pasar el rato en el patio de comidas a las 2 p.m. para poder hacer piquetes a las 2:30 p.m.”.

Se encogió de hombros. “Tengo que estar en otro lugar”.

Y los exámenes de asignaturas avanzadas están a la vuelta de la esquina. Cada día de instrucción que sus estudiantes pierden amenaza su éxito en las difíciles pruebas. A unas cuantas mesas de distancia, los alumnos de su clase de física avanzada esperaban su oportunidad de recibir instrucción.

Todos quieren aprender.

Y ella quiere enseñar.

Alina llamó a la huelga “inconveniente, porque el examen de asignaturas avanzadas se acerca”. Pero Priyanka, de 13 años, una estudiante de segundo año, de Chatsworth, no estaba de acuerdo. Su madre es profesora.

Esta primera huelga de la UTLA en 30 años es “una manera de que los maestros obtengan lo que necesitan”, dijo Priyanka antes de volver a prestar atención a la materia de biología. “El tamaño de las clases es demasiado grande, y no todo el mundo puede conseguir la ayuda que necesita”.

Anuncio

faltan 3

Mia Medina, en el centro, 17 años, estudiante de último año de la Escuela Preparatoria John F. Kennedy en Granada Hills, se une a los maestros y otros estudiantes en el piquete afuera de la escuela el primer día de la huelga. 

 

(Melcon)

Maliha y su compañera de clase, Jessica, sorbieron té de maracuyá y café con sal marina mientras esperaban el comienzo de su clase en el centro comercial. Estaban preocupadas por las lecciones perdidas, simpatizaban con sus maestros y disfrutaban de un poco de cautela por el bien de su beca. Al igual que los otros estudiantes de asignaturas avanzadas, sus apellidos faltan por una razón.

“Todos trajimos nuestras cosas por casualidad, y todos vimos aquí por casualidad [a nuestra profesora]”, dijo Maliha con una sonrisa de satisfacción. “Es un lugar donde todos podemos reunirnos. Coincidencia”.

En serio, “la física avanzada es una clase difícil de tomar”, dijo. “Si te quedas atrás, no vas a ser capaz de ponerte al día... Mucha gente la abandona o no la toma”.

No todos en el centro comercial tenían inclinaciones académicas. Fernando Zermeno, un estudiante de último año, de 18 años de edad, de Chatsworth Charter High School, simplemente estaba “pasando el rato” con cuatro de sus amigos.

Olvídate del inglés y la educación física y las matemáticas y el diseño gráfico. Faltó a la escuela porque “no tenía ganas”, dijo. “Nadie iba a ir”.

¿Qué hay de la huelga? “Realmente no lo sé”.

Nicole Laus y Rea Angeli, ambas de 15 años, saben por qué sus maestros están ausentes sin permiso. Llegaron al centro comercial Northridge, dijeron, como un acto político después de un par de horas en la línea de piquete en Grover Cleveland Charter High School, donde ambas están en el segundo año.

Anuncio

“Después de la huelga, es mejor no volver a la escuela”, dijo Rea. “Estás cruzando la línea de piquete. No está ayudando a los profesores. Si puedes [evitar ir a] la escuela, es un poco de acción. Les ayuda mucho, así que ¿por qué no hacerlo?”.

“Mis padres me apoyan”, aseguró, y planea estar fuera hasta el miércoles “o hasta que termine... Los maestros hacen mucho por nosotros”.

La política de muchos tipos llevó a Mia Medina, una estudiante de último año, de 17 años, de Northridge, a la línea de piquete frente a la Escuela Preparatoria John F. Kennedy el lunes por la mañana.

Mia ha estado transmitiendo los anuncios matutinos en Kennedy desde que estaba en noveno grado. Fue entonces cuando escuchó a otros estudiantes hacer el trabajo, “y pensé que era realmente genial. Quiero entrar en la industria del entretenimiento, y esto es calentamiento para ello”.

Pero ya no es bienvenida en el aire en Kennedy, dijo, mientras la lluvia caía y los piqueteros marchaban y cantaban.

“El viernes por la mañana, fui a hacer los anuncios como de costumbre”, dijo Mia. “Dije: ‘Maestros, los apoyamos’”. Concluí los anuncios. Mi director me preguntó quién me dio permiso para decir eso.

“Dije: ‘Nadie. Estoy con los profesores’. Me echó de los anuncios por eso”, relató. “Pensé que era injusto. Él dijo que apoya a los maestros. Pero cuando yo le dije que apoyo a los profesores, me despidió de mi trabajo”.

El director de Kennedy, Richard Chávez, no devolvió la llamada para hacer comentarios.

Hernán Valtierra, de 14 años de edad, se refugió de la lluvia en un Starbucks de Bell. Su plan era ponerse al día con las tareas escolares. Pero se distrajo y vio en su portátil la película de Netflix “Bird Box”.

El alumno de primer año de la Escuela Preparatoria Bell, vestía de rojo en solidaridad. Hace una semana, sus maestros anunciaron que cualquier tarea asignada durante la huelga no se contabilizaría como parte de sus calificaciones. Así que optó por no asistir a clase para terminar las tareas de matemáticas, inglés y psicología que contarían.

Faltan 4

Después de estar en la línea de piquete temprano en la mañana, Sean Branch, de 7 años, un estudiante de primer grado de la Escuela Primaria Beckford Avenue en Northridge, disfruta el juego de arcade “SnoCross” en Dave & Buster’s en Northridge.

 



(Melcon )

Con una risa nerviosa, admitió que sus padres no sabían que había faltado a la escuela el lunes. Pensó que mientras se quedara cerca del campus, estaría seguro.

“Podría seguir viniendo a Starbucks para tratar de trabajar”, dijo sobre sus planes para la semana si la huelga continúa. “Pero podría ir a la escuela. Nunca he hecho esto antes, así que realmente no lo sé”.

La redactora del Times Dorany Pineda contribuyó a este informe.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio