Anuncio
Share
EEUU

Pobres, ancianos y demasiado frágiles para escapar: el fuego de Paradise mató a los residentes más vulnerables

fuego1

Hogares arrasados por el incendio de Camp Fire en la comunidad de jubilados de Ridgewood Mobile Home Park en Paradise. (Noah Berger / Associated Press)

(Associated Press)

Dorothy Mack padecía un dolor de espalda paralizante y deterioro de la vista. Helen Pace usaba un andador y apenas podía oír. Teresa Ammons sufrió un derrame cerebral en 2017 y no podía conducir.

Aunque cada mujer tenía una fragilidad diferente, sus circunstancias finales eran sorprendentemente similares: todas eran personas de la tercera edad con ingresos fijos, todas vivían solas y todas murieron cuando el incendio en Camp Fire avanzó a través de su parque de casas móviles.

Los expertos dicen que la tragedia de Paradise, un pueblo tranquilo de 27,000 habitantes ubicado en las estribaciones de la Sierra Nevada, es un estudio de caso sobre lo que puede salir mal cuando un paisaje que es propenso a los incendios forestales está poblado de manera desproporcionada por aquellos con menos probabilidades de escapar.

Al igual que las mujeres que murieron en Ridgewood Mobile Home Park, la mayoría de las 86 personas que fallecieron en el incendio eran personas mayores. De los 69 cuerpos que han sido identificados positivamente, 53 tenían más de 65 años, o el 77%.

Anuncio

Este hecho sombrío no sorprende a quienes estudian los impactos de los incendios forestales.

La Administración de Incendios de EEUU estima que los adultos mayores tienen más del doble de probabilidades que la población general de morir en incendios.

Y una cuarta parte de los residentes de Paradise tenía una discapacidad, que es más del doble de la tasa estatal.

Décadas de investigación confirman que las limitaciones físicas que acompañan a la edad avanzada hacen que sea mucho más difícil escapar del desastre, pero también lo hacen el aislamiento social y la terquedad que los expertos dicen que son comunes entre los ancianos.

Anuncio

Y cuando la pobreza acompaña a la vejez, como fue el caso de muchos en Paradise, un enclave de jubilación asequible en una región asolada por una crisis de vivienda, el riesgo de muerte aumenta.

Ahora, mientras los funcionarios de planificación y políticas intentan extraer lecciones de la pérdida extrema de vidas y propiedades en Paradise y las ciudades circundantes del Condado de Butte, los defensores dicen que la preparación para emergencias debe ampliarse de manera que aborde los problemas específicos de los adultos mayores que se sienten atraídos por vivir en zonas de alto riesgo de incendio.

“Tenemos que cambiar fundamentalmente nuestro enfoque de la gestión de emergencias”, dijo L. Vance Taylor, jefe de la Oficina de Acceso y Necesidades Funcionales de la Oficina de Servicios de Emergencia del Gobernador. “La forma antigua no es suficiente para cumplir con esta nueva normalidad, esta nueva dinámica”.

Cuando el incendio del Camp Fire avanzó a través de Paradise el otoño pasado, aproximadamente el 25 por ciento de los residentes del área tenían 65 años o más, según las estimaciones más recientes de la Oficina del Censo de EE.UU., eso se compara con el 14 por ciento en todo el estado.

fuego2

Barbara Pence, del Institute for Canine Forensics, camina con el perro de búsqueda Asha en medio de los restos de una casa en Ridgewood Mobile Home Park en diciembre en Paradise. Kent Nishimura / Los Angeles Times

(Los Angeles Times)

La ciudad había atraído a los jubilados con ingresos limitados que buscaban un entorno pintoresco. Muchos vivían en comunidades de jubilados como Ridgewood, un parque de casas móviles tranquilo y limpio rodeado de pinos.

Ese fue el caso de King, de 68 años.

Según los bomberos, las casas móviles, especialmente aquellas construidas antes de que se promulgaran normas de construcción más estrictas en 1976, se queman más rápido debido a los materiales de los que están hechos, como el aluminio y el tablero de partículas. Y las casas móviles en los parques tienen poco espacio entre ellas, lo que facilita que las llamas salten de una vivienda a otra.

Anuncio

De los 53 adultos mayores que hasta ahora han sido identificados como muertos en el incendio de Camp Fire, al menos 22 vivían en casas móviles o casas prefabricadas.

Cuando el incendio se dirigió hacia la comunidad de jubilados, algunos residentes tenían en mente a sus amigos mientras huían. Los residentes tocaron el claxón de sus autos, tocaron puertas y ofrecieron viajes a aquellos que no podían conducir. Convencieron a sus vecinos más tercos de que esto era, de hecho, una cuestión de vida o muerte.

Mack, 88; Pace, 84, y Ammons, 82, no lo lograron.

Nadie sabe a ciencia cierta por qué las mujeres no se fueron, pero los miembros de la familia y King tienen teorías: a Mack le gustaba dormir, y es posible que aún estuviera en la cama cuando el fuego envolvió el parque. Ammons era una ermitaña que normalmente no respondía a la puerta y no conducía. Sus restos fueron encontrados a un par de pies de la puerta.

También debido a que estas tres mujeres pasaron la mayor parte del tiempo solas, es posible que no hayan recibido los avisos de las amigas que podrían haberles animado a salir.

“Había muchas relaciones cercanas en el parque”, comentó King. “Esas mujeres en particular no las tenían”.

Cuando las personas están aisladas socialmente, como lo están muchos ancianos y discapacitados, es más probable que se queden atrás.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Anuncio


Anuncio