Advertisement

Siete SEALs reciben inmunidad en un juicio por crímenes de guerra en la Base Naval de San Diego

Siete SEALs reciben inmunidad en un juicio por crímenes de guerra en la Base Naval de San Diego
El Jefe de Operaciones de Guerra Especial Edward R. Gallagher está acusado de asesinato y otros crímenes de guerra. (Cortesía de la Marina) (Los Angeles Times)

Nuevos detalles en el caso contra un SEAL de la Marina acusado de múltiples crímenes de guerra surgieron durante una audiencia maratónica en la Base Naval de San Diego.

La audiencia reveló que se ha concedido inmunidad a siete SEAL de la Marina para que testifiquen a favor de la acusación durante el próximo juicio de Edward R. Gallagher, un operador de guerra especial que supuestamente asesinó a un combatiente herido del Estado Islámico apuñalándolo en el cuello.

Advertisement

La fase de juicio está programada para el 19 de febrero. Los fiscales esperan llamar a los siete SEAL y hasta 13 testigos adicionales del asesinato de mayo de 2017, en Mosul, Irak. Los abogados de la defensa pidieron al juez, el capitán de la Marina Aaron Rugh, que suprimiera algunos aspectos del testimonio de esos testigos, en particular el número de personas que Gallagher presuntamente se jactaba de haber matado.

Los testigos dijeron a los investigadores que Gallagher se jactaba de haber matado hasta 200 personas durante el despliegue de 2017. Otro testigo dijo que Gallagher le dijo que había matado "tres al día" y que "hiciera las cuentas" del número total de personas que había matado.

Advertisement

La defensa argumentó que estas cifras lo perjudicarían frente a un panel de jurados. El juez rechazó la moción. Los abogados de la defensa también pidieron que se suprimieran las pruebas confiscadas de tres de los teléfonos celulares de Gallagher. Todas las pruebas en el caso están bajo una orden de protección, pero fotos, videos y mensajes de texto son parte del caso del gobierno contra el SEAL.

Gallagher subió al estrado y testificó que cuando fue arrestado el 11 de septiembre, no se le permitió llamar a su abogado. Los interrogadores del Servicio de Investigación Criminal Naval le pidieron que usara sus huellas dactilares para desbloquear su teléfono, relató, y los investigadores observaron a Gallagher introducir su código de acceso, que utilizaron para desbloquear sus otros dispositivos.

El juez no se había pronunciado sobre esa moción hasta el 25 de enero por la noche. Los fiscales también revelaron que tienen un cuchillo recuperado del Grupo 1 Especial Naval en Coronado y que dio positivo en las pruebas de ADN. No dijeron de quién era el ADN ni que era el arma homicida, aunque se estaba sometiendo a más pruebas. También salieron a la luz más detalles sobre la batalla que precipitó ese presunto asesinato.

Los fiscales dijeron que el incidente comenzó el 3 de mayo de 2017, con un ataque de un avión teledirigido y dos misiles Hellfire que alcanzaron dos lados de una casa en Mosul.

Advertisement

Las declaraciones de los testigos entran en conflicto en cuanto a si el combatiente islámico herido estaba dentro de la casa cuando fue golpeado. La fiscalía dice que sí, pero según la defensa sus testigos dicen que fue herido por disparos, no por el ataque del avión no tripulado.

Ambas partes coinciden en que las fuerzas iraquíes cargaron al combatiente en el capó de un Humvee y lo entregaron al equipo de Gallagher. Gallagher, un médico, comenzó a tratarlo.

Los fiscales dicen que Gallagher apuñaló al combatiente, que se estima que tenía entre 15 y 17 años. A Gallagher también se le acusa de posar para las fotos con el cadáver, de operar un avión teledirigido sobre él y, algún tiempo después, de celebrar su reenlistamiento junto al cadáver.

La defensa, que consistía en seis abogados el viernes, dijo que sus testigos testificarán que el combatiente ya estaba herido de muerte cuando fue llevado a Gallagher o que estaba vivo cuando Gallagher dejó la escena.

Hubo al menos un testigo que dijo que las heridas del combatiente no eran tan graves.

En incidentes no relacionados, Gallagher está acusado de disparar a dos civiles —un anciano y una niña— y de disparar indiscriminadamente contra civiles durante su despliegue.

Un testigo afirmó a los investigadores que Gallagher le dijo que estaba bien disparar a las mujeres. Las fugas de información han sido un problema en este caso. El juez volvió a imponer una orden de protección después de que la fiscalía se quejara de una filtración al Navy Times.

"Se supone que ninguna de las partes debe tratar su caso en los medios de comunicación", dijo el comandante Chris Czaplak, el principal fiscal de la Marina.

Advertisement

No estaba claro cuándo el juez decidirá sobre otras mociones en el caso.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement