Advertisement

Trump habla en serio sobre aplicar los aranceles a México, dice un funcionario cercano

Trump habla en serio sobre aplicar los aranceles a México, dice un funcionario cercano
Carlos Onán Galo Pérez (con una cuerda amarilla) y miembros de su familia viajan en La Bestia. El tren que viaja por México hacia Estados Unidos (Liliana Nieto del Río / For The Times) (Los Angeles Times)

Un alto asesor de la Casa Blanca dijo el domingo que el presidente Trump es "mortalmente serio" en cuanto a la imposición de un arancel del 5% a los productos mexicanos a partir de la próxima semana en un intento por impedir que los migrantes lleguen a la frontera sur de Estados Unidos. Trump ha hecho a un lado la inquietud de Wall Street, las advertencias de algunos legisladores republicanos y los recelos reportados por los principales ayudantes de la Casa Blanca.

El tono belicoso de Mick Mulvaney, jefe del gabinete en funciones de la Casa Blanca, desalentó la especulación de que ambas partes podrían llegar a un compromiso y evitar una confrontación que podría perjudicar a la economía mexicana, penalizar a los consumidores y fabricantes estadounidenses y, potencialmente, atraer a más migrantes hacia el norte.

Advertisement

Trump "habla absolutamente en serio", dijo Mulvaney en "Fox News Sunday". "Espero que estos aranceles alcancen por lo menos el nivel del 5% el 10 de junio. El presidente se toma con mucha seriedad la situación en la frontera sur".

La Casa Blanca anunció el jueves que el impuesto a las importaciones aumentará en 5 puntos porcentuales cada mes hasta octubre, llegando al 25%, a menos que México tome medidas significativas para detener el flujo de migrantes, en su mayoría de América Central, que han llegado a la frontera con Estados Unidos en los últimos meses.

Advertisement

Mulvaney se negó a decir exactamente lo que la Casa Blanca quiere que haga México, una táctica que puede dar a ambas partes un margen considerable para maniobrar políticamente en el futuro.

"Dejamos intencionadamente la declaración apropiada", dijo.

"Por lo tanto, no hay un objetivo específico, no hay un porcentaje específico, pero las cosas tienen que mejorar", agregó. "Tienen que mejorar dramáticamente y tienen que mejorar rápidamente".

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, se apresuró a viajar a Washington después del sorpresivo anuncio y encabezará una delegación para reunirse con el secretario de Estado Michael R. Pompeo y otros funcionarios estadounidenses el miércoles, después de que Pompeo regrese de Europa.

Advertisement

Funcionarios de la Casa Blanca han expresado su confianza en que la delegación mexicana presentará propuestas para ayudar a frenar el flujo migratorio, dando a Trump una victoria muy necesaria en un tema que es central para su candidatura a la reelección en 2020.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que espera "buenos resultados" de las conversaciones, e insinuó que su gobierno podría hacer más para bloquear las rutas organizadas de contrabando que han canalizado a cientos de miles de centroamericanos hacia la frontera con Estados Unidos.

En una conferencia de prensa el sábado en Veracruz, López Obrador dijo que México podría intensificar sus medidas de aplicación de la ley migratoria para llegar a un acuerdo con la Casa Blanca.

"Lo principal es informar sobre lo que ya estamos haciendo en el tema migratorio, y si es necesario reforzar estas medidas sin violar los derechos humanos, podríamos estar preparados para llegar a ese acuerdo", dijo López Obrador.

López Obrador, quien asumió el cargo en diciembre, dijo que su gobierno tenía un plan para aliviar la perturbación económica en caso de que Trump imponga las tarifas, aunque no proporcionó ningún detalle.

"Estamos haciendo todo lo que podemos para llegar a un acuerdo a través del diálogo", dijo. "No vamos a entrar en una guerra comercial, una guerra de aranceles e impuestos".

Trump, quien hizo la primera amenaza arancelaria en Twitter el jueves, la repitió el domingo, twitteando que México 'abusaba' de Estados Unidos. Y añadió: "Estados Unidos ya ha tenido suficiente".

Muchos economistas han cuestionado públicamente cómo funcionarán los aranceles. En un enfrentamiento comercial cada vez más intenso con China, Trump ha afirmado repetidamente que Pekín, y no los consumidores estadounidenses, soportará los costos de los aranceles sobre las importaciones chinas.

Advertisement

Líderes empresariales, incluyendo los fabricantes de automóviles de Detroit y la agricultura, han advertido que los aranceles se pasarán a los consumidores estadounidenses en forma de precios más altos para los automóviles, lavaplatos, frutas y otros artículos domésticos.

Mulvaney pareció desestimar esas preocupaciones el domingo.

Trump ha culpado desde hace mucho tiempo a México por no haber cerrado su frontera con Guatemala a los centroamericanos que huían de la violencia y la pobreza en sus países de origen. La Casa Blanca también quiere que las autoridades mexicanas hagan más para que los migrantes se queden en México en lugar de solicitar asilo en Estados Unidos.

Su administración también ha recortado la ayuda de Estados Unidos a El Salvador, Guatemala y Honduras que estaba destinada a mejorar las condiciones de vida y alentar a la gente a quedarse en casa en lugar de hacer el peligroso viaje hacia el norte.

Los críticos del plan arancelario de Trump advirtieron que causar problemas económicos en México sólo alentará a los mexicanos desempleados a dirigirse hacia el norte también. El número de inmigrantes mexicanos detenidos en la frontera se ha reducido drásticamente en los últimos años a medida que la economía del país ha mejorado.

La Casa Blanca también desplegó al secretario de Seguridad Nacional en funciones, Kevin McAleenan, para defender los esfuerzos del presidente por utilizar los aranceles comerciales como una herramienta contra México por la inmigración.

Al aparecer en el "Estado de la Unión" de CNN, McAleenan dijo que "Trump ha aclarado... necesitamos una vasta reducción en el número de personas que cruzan la frontera" y exigió que México tome medidas en su frontera sur.

"Estos cruces hacia México están ocurriendo en un tramo de 150 millas de su frontera sur", dijo. "Esta es un área controlable. Necesitamos que pongan a sus autoridades ahí e intercepten a esta gente antes de que hagan su ruta hasta EE.UU".

Mulvaney, en una aparición a parte en el programa "Meet the Press" de NBC, negó los informes de los medios de comunicación de que los ayudantes de la Casa Blanca habían tratado de disuadir a Trump de anunciar los aranceles planeados.

El Washington Post y otros medios de comunicación informaron que Trump, actuando en conformidad con el radical de inmigración Stephen Miller, había desestimado las preocupaciones de Jared Kushner, su yerno y asesor principal, así como de Robert Lighthizer, el representante de comercio de Estados Unidos, ante una guerra de aranceles e impuestos".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement