Anuncio
Share
EEUU

Un asesino de California es acusado de torturar y decapitar a un compañero de celda

ladron

Jaime Osuna, que se muestra en una foto de mayo de 2017, está acusado de torturar y decapitar a su compañero de celda en la prisión estatal de Corcoran (California Department of Corrections and Rehabilitation)

(Associated Press)

Un asesino convicto ha sido acusado de decapitar a otro recluso en lo que las autoridades han llamado una tortura excepcionalmente sádica en una prisión de California.

El recluso de la prisión estatal de Corcoran, Jaime Osuna, extrajo varias partes del cuerpo de Luis Romero, su compañero de celda, dijo Phil Esbenshade, el asistente del fiscal del Distrito de Kings, el pasado viernes. Los cargos acusan a Osuna, de 31 años, de cortar repetidamente a Romero, usando lo que el fiscal llamó un objeto metálico afilado envuelto en una cuerda y atado a una manija, el mes pasado.

No está claro qué tanto sucedió mientras Romero, de 44 años, seguía vivo o si alguien escuchó el asalto durante la noche, pero “creemos que la víctima estuvo consciente durante al menos una parte del ataque”, dijo Esbenshade en un correo electrónico. “Este es el caso más espantoso que he visto en términos de atrocidad en un asesinato”.

El California Department of Corrections and Rehabilitation está realizando una investigación interna, dijo la portavoz Terry Thornton. Los funcionarios no han proporcionado más detalles sobre cómo se supervisa a los prisioneros durante la noche.

Anuncio

Osuna se declaró inocente de asesinato y otros cargos en su primera comparecencia ante el tribunal el pasado jueves. Estos incluyen varias circunstancias especiales que podrían sentenciarlo a la pena de muerte, incluyendo el asesinato “especialmente atroz o cruel, manifestando una depravación excepcional”.

La abogada defensora, Melina Benninghoff, fue designada para representar a Osuna, pero estuvo enferma en su casa el pasado viernes y no respondió a las solicitudes telefónicas y de correo electrónico para hacer comentarios en su nombre.

Osuna también está acusado de tortura, disturbio y posesión de armas. El cargo de tortura alega que actuó “con la intención de causar dolor, sufrimiento extremo y crueldad con el propósito de venganza, extorsión, persuasión y un propósito sádico”.

El departamento de correcciones del estado dijo que los guardias encontraron a Romero muerto en su celda alrededor de las 7:30 a.m del 9 de marzo pasado, la prisión alberga a más de 3.300 reclusos a unas 220 millas al sur de Sacramento.

Anuncio

Romero se desangró hasta morir por “múltiples traumatismos de fuerza aguda” y su cuerpo fue mutilado, según un informe de autopsia publicado el pasado viernes.

Osuna fue condenado a cadena perpetua sin libertad condicional después de declararse culpable en 2017 de matar a Yvette Pena, de 37 años, en un motel de Bakersfield en 2011, según informaron los medios de comunicación en ese momento.

Romero también cumplía una condena de por vida por un asesinato en el condado de Los Ángeles, pero con la posibilidad de libertad condicional.

Osuna ha sido trasladado a una prisión de Stockton para presos que precisan atención médica o mental, aunque los funcionarios no informarían los motivos, citando las leyes de privacidad.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio