Advertisement

Un problema de seguridad aérea se convierte en un cuestionamiento del liderazgo estadounidense

Un problema de seguridad aérea se convierte en un cuestionamiento del liderazgo estadounidense
La cola de un avión Boeing 737 Max 8 de Air Canada se puede ver en la pista en Toronto. (Cole Burston / Getty Images) (Getty Images)

La confusa respuesta de los reguladores estadounidenses y la Administración Trump a los riesgos de seguridad del Boeing 737 Max generó nuevas dudas sobre la aeronavegabilidad internacional no sólo de un avión de pasajeros, sino también del liderazgo estadounidense.

En todo el mundo, la Administración Federal de Aviación de los EE.UU representó durante décadas el estándar de oro para la seguridad aérea: un regulador cuyas decisiones, en particular sobre los aviones de fabricación estadounidense, aumentaron la confianza de los pasajeros de aviones en Nueva York, Miami y Los Ángeles, además de Londres, Río de Janeiro y Beijing

Advertisement

Sin embargo, desde el accidente de Ethiopian Airlines del domingo pasado poco después del despegue -el segundo 737 Max que se desplomó en menos de cinco meses- los analistas extranjeros observaron la creciente crisis por parte de Washington. Los críticos en el país y en el extranjero culparon, en el mejor de los casos, a la toma de decisiones errática, y en el peor, a los intereses comerciales internos, por lo que muchos de ellos lo denunciaron como una reacción defectuosa de Estados Unidos.

"La protección de los pasajeros es para lo que existe la FAA. Más allá de cualquier consideración, es la seguridad, la seguridad, la seguridad. Y tradicionalmente, la FAA ha sido la mejor del mundo", dijo Elmar Giemulla, profesor de derecho aeronáutico en la Universidad de Tecnología de Berlín en Alemania. "Pero ahora, esto se ha echado a perder".

Advertisement

Después del accidente del 10 de marzo, la FAA defendió al 737 Max hasta que cambió de rumbo el pasado miércoles, dos días después de que China lideró a una gran cantidad de naciones a poner en tierra a estos aviones de pasajeros. Mientras tanto, el presidente Trump lanzó tweets sobre los modernos aviones adelantándose a sus propios reguladores y anunciar la decisión de EE.UU.

El resultado, dicen los críticos, ha socavado la credibilidad de Estados Unidos como el pionero de los estándares mundiales de aeronaves, mientras que potencialmente marca el comienzo de una nueva era en la que los reguladores internacionales, particularmente los de China y Europa, ejercen una creciente influencia. La respuesta global ahora contrasta con 2013, cuando las autoridades de aviación extranjeras siguieron en gran medida el liderazgo de los EE.UU al enfrentar una serie de problemas con las baterías del Boeing 787 Dreamliner y que los llevaron a la puesta en tierra temporal.

Esta vez, la FAA "simplemente quedó idiota", dijo Mary Schiavo, ex inspectora general del Departamento de Transporte de Estados Unidos. Al señalar que Etiopía ha decidido enviar las cajas negras recuperadas del accidente del pasado domingo a Francia para su análisis, en lugar de Estados Unidos, agregó: "No hay forma de que esto no erosione la confianza en la regulación y liderazgo de la aviación estadounidense".

Giemulla dijo que los retrasos en Washington han reforzado los temores de que la Administración Trump esté comprometiendo el trabajo de las agencias gubernamentales y los expertos con los deseos de grandes empresas como Boeing.

Advertisement

"Esta es la impresión que el mundo fuera de los EE.UU tiene de Donald Trump. "Y la sospecha, por supuesto, es que ha ordenado a la FAA que se desvíe de su tarea principal", dijo.

Para algunos, los eventos de esta semana se remontan a la desconfianza internacional de los reguladores financieros estadounidenses que surgieron después de una 'catástrofe tóxica en Wall Street' que provocó la crisis financiera mundial hace una década. Sin embargo, también alimentó una mayor preocupación por lo que los críticos llaman la imprudencia de una era de Trump impulsada por edictos a través de Twitter, guerras comerciales improvisadas y la distensión con Corea del Norte.

A raíz de la crisis, los expertos mundiales se maravillaron ante lo que llamaron una repentina "rebelión" en un área que una vez Washington dominó: la aviación mundial.

"Los estadounidenses pueden sentir, y no sin justificación, que tienen la mejor visión del avión Boeing", dijo Sandy Morris, analista aeroespacial de Jefferies International en Londres. "Pero este es un caso donde otros en el mundo decidieron que querían reducir a cero el riesgo de otro accidente. Lo que has visto aquí es una rebelión".

Los aviones Boeing 737 Max 8 de Shanghai Airlines en China. (Associated Press)
Los aviones Boeing 737 Max 8 de Shanghai Airlines en China. (Associated Press) (Associated Press)

Un importante regulador chino dijo que su agencia tomó su decisión porque la FAA y Boeing no habían proporcionado a China respuestas satisfactorias sobre el software del avión y los problemas de seguridad después del primer accidente del 737 Max: el vuelo 610 de Lion Air en Indonesia, que mató a los 189 pasajeros y la tripulación.

Li Jian, director adjunto de la Administración de Aviación Civil de China, o CAAC, sugirió que la FAA se mostró renuente a tomar medidas enérgicas contra el 737 Max.

"Han tenido dificultades para tomar una decisión, así que tomamos la iniciativa", dijo Li a los reporteros.

El movimiento de China desencadenó una cascada en otros países, incluidos Gran Bretaña, Canadá y miembros de la Unión Europea, para seguir su ejemplo dentro de las 48 horas, aislando efectivamente a la FAA antes de que Trump ordenara que los aviones también fueran puestos en tierra temporalmente.

Advertisement

Los funcionarios chinos probablemente agradecieron la oportunidad de establecer sus credenciales de liderazgo en un punto de inflexión en la historia de la aviación del país, dijeron analistas. Se espera que el mercado de la aviación civil de China eclipse al de Estados Unidos en tres años, mientras que su primer avión de pasajeros de cosecha propia, el modelo de cuerpo estrecho C919, que está diseñado para competir con el 737 Max, comience a operar a mediados de 2020, al menos en China.

"A medida que China crece, que su aviación crece como mercado y como fabricante, a medida que se desarrollan sus productos y tecnología, es obvio que la intención del gobierno chino es asumir un liderazgo cada vez más global", dijo Guo Yufeng, director ejecutivo de Q&A, empresa consultora en Guangzhou.

En Europa, varios funcionarios de aviación, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que tradicionalmente acudían a la FAA en busca de orientación sobre aviones construidos en Estados Unidos.

Y durante días, se apegaron a eso, optando por no tomar medidas frente a la creciente presión para hacerlo. El pasado martes por la mañana, los reguladores de algunos países de Europa emitieron declaraciones de acuerdo con la decisión de EE.UU de mantener en el aire los 737 Max.

Pero en cuestión de horas, los funcionarios europeos tomaron una determinación diferente, impulsada en parte por la nueva información satelital que sugiere similitudes entre el accidente del pasado domingo y el vuelo de Lion Air que tuvo lugar en octubre -evidencia de que Estados Unidos no actuaría hasta más tarde ese mismo día.

"La seguridad de la aviación es nuestra prioridad número uno y la UE está dando todos los pasos para garantizar la seguridad de los pasajeros", escribió la principal responsable de transporte de la Unión Europea, Violeta Bulc, en Twitter.

El clamor de la crítica internacional no fue universal: pocos, por ejemplo, en Japón y Corea del Sur, parecían desafiar la gestión de la crisis en Estados Unidos. Pero desde Canadá hasta China y el Medio Oriente, una tormenta en las redes sociales estalló sobre la erosión de la credibilidad estadounidense.

Advertisement

"Mis amigos han señalado que las reacciones a 737 Max podrían ser un punto de inflexión para la hegemonía estadounidense", tuiteó el académico canadiense Stephen Saideman. "China le dice que no a Max, la FAA dice que no se preocupe, la UE cierra el espacio aéreo. Esto es demasiado para el liderazgo de Estados Unidos".

En Brasil, la controversia que rodea al 737 Max, incluso antes del desplome del pasado domingo, no fue tanto un rechazo del liderazgo de Estados Unidos sino un intento de funcionar en su ausencia. Por ejemplo, cuando se introdujeron por primera vez los modelos Max, Brasil ignoró un informe de la FAA que no requería entrenamiento adicional del piloto para el software de la aeronave, sino que determinó que ese entrenamiento era de hecho necesario.

El 11 de marzo, el regulador de aviación civil de la India anunció por primera vez que cualquier piloto que volara en el 737 Max debía tener un mínimo de 1.000 horas de experiencia y se reservó el derecho de imponer otras restricciones basadas en la información recibida de la FAA y Boeing.

Pero mientras otros países 'pusieron en tierra' los aviones por completo, el regulador de aviación de la India -que eventualmente suspendió el avión la noche del martes- se enfrentó a un creciente coro de críticas por la reacción demorada. Los críticos dijeron que el hecho de que la FAA fuera aún más lenta en reaccionar socavó su papel como un factor decisivo en tales crisis.

"Todos vivimos de acuerdo con sus reglas", dijo Neelam Mathews, una veterana periodista de aviación con base en Nueva Delhi. "Es muy decepcionante la forma en que reaccionó la FAA".

Para el pasado miércoles, la última gran ausencia, además de los Estados Unidos, fue Canadá.

Mientras otros países mantenían los aviones en tierra, Ottawa estaba con Washington. El ministro de Transporte de Canadá, Marc Garneau, dijo el pasado martes que el país seguiría volando el 737 Max.

Eso cambió el pasado miércoles por la mañana. Con la presión en aumento, Garneau y Canadá cambiaron de parecer, sólo unas horas antes de que Trump, citara "nuevas pruebas" de satélites y otras fuentes.

Los reporteros canadienses lo presionaron al preguntarle si EE.UU había presionado a Canadá para mantener los aviones en el aire. Él dijo que no lo había hecho.

Unas horas más tarde, Trump anunció que Estados Unidos también estaba poniendo en tierra los aviones.

"Lo estamos haciendo, es algo simultáneo. Porque estábamos coordinando con Canadá. Les dimos información, nos dieron información y trabajamos mucho en conjunto con Canadá", dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement