Anuncio

Los contrabandistas usan piedras para atacar a los agentes de la Patrulla Fronteriza

El agente de Patrulla Fronteriza,Michael Scappechio conduce en el área donde recientemente un agente de la Patrulla Fronteriza fue agredido con una piedra de gran tamaño. (Nelvin C. Cepeda / San Diego Union-Tribune)

El agente de Patrulla Fronteriza,Michael Scappechio conduce en el área donde recientemente un agente de la Patrulla Fronteriza fue agredido con una piedra de gran tamaño. (Nelvin C. Cepeda / San Diego Union-Tribune)

(San Diego Union Tribune)

En una neblinosa noche de sábado a fines de diciembre, un agente de la Patrulla Fronteriza conducía un vehículo todoterreno cerca de la cerca fronteriza entre San Diego y Tijuana, en busca de huellas.

A su izquierda, una barrera de metal de 7 pies hecha de láminas de acero de la guerra de Irak lo separaba de Colonia Libertad, un vecindario que desde hace tiempo se conoce por su actividad de contrabando.

A su derecha, las rocas, la tierra y la arena se extendían hacia el norte hasta llegar a una carretera interna utilizada por la Patrulla Fronteriza. Más allá de la carretera, otra valla, una barricada de malla de acero de 18 pies coronada con alambre de púas.

Mientras viajaba a unas 20 millas por hora, una piedra del tamaño de una pelota le golpeó en el pecho.

Anuncio

El agente se cayó, y el ATV volcó sobre él.

El día que el agente fue atacado, la Patrulla Fronteriza arrestó a 108 personas que cruzaban ilegalmente en el tramo de seis millas donde ocurrió el asalto, según Michael Scappechio, vocero de la Patrulla Fronteriza en el Sector de San Diego.

Eso no es raro en la niebla, dijo Scappechio.

Mientras el Congreso y la Casa Blanca debaten si deben agregarse medidas de seguridad a lo largo de la frontera sudoeste y dónde agregarlas, los agentes de la Patrulla Fronteriza en San Diego esperan que el resultado ayude a mitigar las complicaciones causadas por la niebla.

Anuncio

Los contrabandistas saben que las cámaras de vigilancia de la Patrulla Fronteriza no funcionan bien en la espesa niebla que llega desde el océano alrededor de San Diego, por lo que a menudo lo usan como cobertura para atraer a un mayor número de personas a EE. UU.

La Patrulla Fronteriza tiene casi 2,000 agentes menos de lo que se supone que debe, lo que significa que cualquier ataque puede tener un impacto en la seguridad fronteriza.

Un asalto que hiere a un agente requiere que los demás respondan. Las organizaciones de contrabandistas intentan usar esto para su ventaja, especialmente en la niebla.

Anuncio

Joshua Wilson, vicepresidente del Local 1613 del Consejo Nacional de Patrulla Fronteriza, dijo que los agentes temen ser lastimados por una piedra, lo que podría dejarlos incapacitados para defenderse o para utilizar las armas que portan.

“La gente dice, ‘Oh, era solo una piedra’. No era solo una piedra. Era un arma mortal ", dijo Wilson. “Los agentes solo quieren irse a casa al final de su turno”.

En el año fiscal 2017, los agentes de la Patrulla Fronteriza en el sector de San Diego informaron de 83 agresiones, según Scappechio. Eso es casi siete asaltos por mes.

Los ataques con piedras a agentes en el sector de San Diego no son tan frecuentes como lo fueron hace una década.

Anuncio

En 2008, el mismo año en que aumentó la construcción dela valla fronteriza, los informes de agresiones contra agentes locales alcanzaron un máximo de 377.

El lanzamiento de piedras es el tipo de asalto predominante que enfrentan los agentes de San Diego.

“Desafortunadamente, es la realidad de nuestra profesión”, dijo Roy Villareal, subjefe del sector de San Diego. “Al igual que la aplicación de la ley en su conjunto, es parte integral del trabajo”.

Grandes piedras se encuentran en gran cantidad en el terreno a lo largo del Sector de San Diego.

Anuncio

Las colinas y la valla principal de la zona se suman al peligro porque a una altura mayor, aumenta el daño que una piedra puede causar.

Mark Conover, un abogado adjunto de los Estados Unidos para el Distrito Sur de California, ha estado trabajando en casos fronterizos por más de una década.

“Parece que nuestros agentes de la Patrulla Fronteriza son regularmente atacados en la frontera”, dijo Conover, cuando se le preguntó sobre los asaltos con piedras.

En 2017, su oficina procesó 43 agresiones contra oficiales federales. La mayoría de los involucrados eran agentes de la Patrulla Fronteriza, dijo.

Anuncio

Varios agentes expresaron su frustración de que muchos lanzadores de piedras nunca fueron enjuiciados, lo que significa que hay pocos motivos que los disuada.

Si el lanzador de piedras está en el lado sur de la valla, atrapar a esa persona puede ser muy difícil.

La Patrulla Fronteriza puede llamar a las autoridades mexicanas en busca de ayuda, pero la logística de maniobrar a lo largo de los empinados caminos de tierra cerca de la frontera en lugares como la Colonia Libertad, hace que sea difícil para las autoridades mexicanas responder a tiempo.

Anuncio

“La mayoría de los agentes que conozco han sido alcanzados por alguna piedra”, dijo Scappechio. “Todos los que pasen algún tiempo por aquí, tendrán una historia maravillosa que contar”.

Scappechio aún recuerda su experiencia al ser atacado por una piedra.

Él estaba trabajando en el área de Campo y fue enviado a tratar de capturar a un grupo que acababa de saltar la valla.

Cuando los inmigrantes vieron a Scappechio y a su compañero, dieron media vuelta e intentaron volver a México.

Anuncio

Scappechio y su compañero atraparon a un hombre que todavía estaba en la cerca e intentaron derribarlo.

“Miro hacia arriba, y hay un chico encima de mí y mi compañero sosteniendo una gran piedra”, dijo Scappechio. “Saqué mi arma, y el muchacho la dejó caer”.

Los agentes arrestaron al hombre que atraparon en la cerca, y tan pronto como pusieron al hombre en la parte trasera de su SUV, comenzaron a ser “golpeados” con piedras, dijo Scappechio, quien recordó que en esa época utilizaban vehículos como de guerra con parabrisas y ventanas reforzadas con malla de metal, para protegerse de los ataques.

Los vehículos reforzados todavía se usan en algunas partes de la zona fronteriza, pero no en San Diego.

Anuncio

Villareal espera que la industria privada pueda desarrollar tecnología para ayudar al sector de San Diego a combatir los desafíos impuestos por la niebla que aumentan la probabilidad de ataques con piedras.

El agente Wilson dijo que el sindicato cree que el muro fronterizo prometido por el presidente Trump resolverá el problema de la niebla y el ataque con piedras. Aumentar el número de agentes a lo largo de la frontera también ayudaría, dijo Wilson.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio