Anuncio
Share
Entretenimiento

Javier Bátiz aporta sus ‘guitarrazos’ magistrales al nuevo proyecto de Sergio Bedoya

Batiz.jpg
De izq. a der., los guitarristas Sergio Bedoya y Javier Bátiz.
(Cortesía)

No es precisamente una figura extraña para la ciudad de Los Ángeles. Como nació, creció y sigue viviendo en Tijuana, el legendario guitarrista mexicano Javier Bátiz se encuentra cerca de nosotros, lo que le permite visitarnos con cierta frecuencia.

Pero lo importante aquí es que el llamado “Brujo del Rock” es una eminencia del rock latinoamericano que estará esta noche en el escenario del Xalos de Anaheim acompañando a Serggio and the Phantom Crows, banda angelina con la que ha grabado el tema “Corazón de metal”, que le da nombre a la misma placa.

Esta es una agrupación liderada por Sergio Bedoya, quien se dio a conocer inicialmente gracias a su participación en la recordada banda Alebrijes. “En los ’90, estuvimos muy metidos en el movimiento del ‘rock en tu idioma’, y tuvimos la oportunidad de alternar en los escenarios con El Tri, La Santa Sabina, Rostros Ocultos, Botellita de Jérez y muchas otras bandas de la época”, dijo Bedoya ante nuestra grabadora.

“Después lanzamos un disco apoyado por el estudio de ‘El Buki’, pero luego de eso tuve que emigrar a Estados Unidos por motivos personales y de salud”, agregó el guitarrista y cantante. “Fue aquí donde formé finalmente a los Phantom Crows, con los que he sacado ya cuatro álbumes, incluyendo a ‘Corazón de metal’, que estamos promocionando ahora mismo”.

La colaboración se dio porque, durante una reciente presentación de Serggio and the Phantom Crows como acto de apertura de Bátiz en el Sur de California, el segundo se subió al escenario de manera inesperada para tocar con Bedoya un tema que nunca había ensayado y que terminó en un solo compartido de guitarras que se extendió a lo largo de 25 minutos. Eso motivó a Bedoya a invitarlo al estudio, donde se estaba desarrollando en esos momentos la grabación del nuevo disco.

Anuncio

Por su lado, Bátiz se siente orgulloso de haber sido parte de la aventura y de tocar al lado de Bedoya en vivo no solo en el Xalos, sino también en el Bunhouse Saloon de Las Vegas, donde se repetirá la función el 28 de septiembre. “Parece que estoy pasando de generación en generación”, nos dijo él mismo con su voz rasposa y expresiva. “Además, es bueno que mantengamos vivo este género, porque no todo puede ser reggaetón”.

“Y es el que reggaetón tiene muy buen ritmo, pero no me gustan las letras que hacen, en las que maltratan a la mujer cuando están tratando supuestamente de admirarla”, insistió Bátiz. “Hay música buena y música mala, y en la buena pueden entrar el mariachi, los cantos gregorianos, los valses peruanos; por eso, si me llamara alguien que hace reggaetón bueno, lo aceptaría”.

Para él, pese a lo que se ha dicho, el rock sigue en vigente en medio de las modas porque “es una música de ‘vatos’ serios, sinceros y trabajadores, y fue de hecho el pilar de todos los ritmos nuevos. Es como un árbol de muchas frutas que tiene de todo y para todos”.

“Mientras haya viejitos como yo que sigamos fuertes -y todavía bien de la cabeza- dando guitarrazos, no desaparecerá”, proclamó el músico de 75 años antes de soltar una de sus grandes risas. “Con la gracia de Dios, me ha tocado tener una vida hermosa, aunque para que haya flores tiene que haber espinas”.

Bátiz se puso nuevamente en los titulares de entretenimiento debido a su reciente participación en la banda sonora de la aclamada cinta “Roma”, donde el director Alfonso Cuarón incluyó “La casa del sol naciente”, un contundente ‘cover’ de un popular temas del combo de rock clásico The Animals que “El Brujo” grabó hace una década.

“La película fue vista por 800 millones de personas, lo que quiere decir que esos 800 millones también escucharon mi música”, se entusiasmó nuestro entrevistado. “Fue realmente emocionante, porque mi vida ha sido muy calmada; no he estado en la radio ni he tenido éxitos musicales de esa clase, pero esto me ayudó mucho. Y le seguimos dando”.


Anuncio