CRÍTICAS. M. Night Shyamalan en la playa, Val Kilmer ante su propia vida y más estrenos de cine

Una escena de "Old".
Prisca (Vicky Krieps), Maddox (Thomasin McKenzie), Guy (Gael García Bernal) y Trent (Luca Faustino Rodriguez) en una escena de “Old”.
(Phobymo / Universal )
Share

‘Old’, ‘Val’ y ‘Settlers’ destacan entre los lanzamientos de la semana

La reapertura total de las salas de cine que han sobrevivido la etapa más complicada de la pandemia hasta el momento se enfrenta ahora mismo al recrudecimiento de los contagios debido a una nueva variante del virus, por lo que la asistencia a estos recintos cerrados vuelve a hacerse incierta. Sea como sea, nos mantenemos en lo nuestro, ofreciéndote un listado analítico de lo más llamativo que debuta en la cartelera presencial y virtual de este fin de semana.

OLD

Director: M. Night Shyamalan

Anuncio

Reparto: Gael García Bernal, Vicky Krieps, Eliza Scanlen

Género: Suspenso / Sobrenatural

M. Night Shyamalan, creador de títulos tan celebrados como “Unbreakable” y “The Sixth Sense”, pero también de entregas tan fallidas como “Lady in the Water” y “After Earth”, regresa a la pantalla grande en buena forma gracias a “Old”, una cinta que, sin ser del todo lograda, es tremendamente entretenida e intrigante, y que se distingue además por ser el trabajo con más aportes latinos de su carrera, aunque estos no sean tan evidentes como podríamos esperar.

Para ser más precisos, la película se filmó en República Dominicana y exhibe a plenitud los encantos turísticos del lugar, pero no toma lugar en este país, sino en un entorno ficticio e indeterminado; y su protagonista es Gael García Bernal, quien es evidentemente muy mexicano, pero que aparece aquí interpretando a un padre de familia y esposo llamado Guy, cuyo origen nunca se determina.

Claro que nada de esto afecta la calidad de una obra inspirada en una poco conocida novela gráfica francesa -que parece haber sido muy polémica y que se llama “Sandcastle”- para desarrollar una historia que lidia con apasionantes interrogantes existenciales y espirituales al colocar a un grupo de turistas (en el que se incluye a la familia de Guy) en medio de una playa que no pueden abandonar y en la que el tiempo transcurre de manera vertiginosa, afectando evidentemente el carácter físico y psicológico de quienes se someten involuntariamente al proceso.

La ambigüedad presente en el cómic es reemplazada por el deseo del director y guionista por atar innecesariamente todos los cabos de una manera un tanto burda que, además de no ser original, se conecta además de manera involuntaria con las teorías de la conspiración, y el desarrollo de los personajes es bastante limitado; pero Shyamalan opta por una sencillez que se agradece tras los enredos indescriptibles de “Glass”, nos sorprende con una puesta en escena tan deslumbrante como creativa y logra finalmente entretenernos a lo grande a lo largo de una hora y media mientras genera al menos cierto nivel de reflexión.

Anuncio

VAL

Directores: Ting Poo y Leo Scott

Género: Documental

Le perdí la pista al gran Val Kilmer durante un buen tiempo, y me reencontré recién con él hace unas semanas, al ver un fallido trabajo independiente en el que su personaje aparecía hablando de manera robótica con el uso de un dispositivo colocado en su garganta. Pensé que se trata de una estrategia de la historia, pero al ponerme a investigar sobre el asunto, descubrí que el recordado actor de “Top Gun”, “The Doors” y “Tombstone” sufrió un cáncer a la garganta que lo ha dejado de hecho en esa situación tras haberse sometido a dos traqueotomías.

Se trata de algo muy triste, por supuesto, pero también de una muestra de fortaleza y de resiliencia que se convierte en el eje central de “Val”, un impresionante documental que se estrena este viernes en salas selectas y en Prime Video el 6 de agosto y que, pese a haber dirigido por Ting Poo y Leo Scott y a mostrar frecuentemente al intérprete en la actualidad, está conformado en gran parte por una increíble selección de los videos que el mismo Kilmer grabó a lo largo de su existencia en momentos privados, a manera de ensayos personales o como audiciones para grandes proyectos que no se concretaron, a lo que suma las imágenes extraídas de los cortometrajes que hizo durante la infancia con su hermano Wesley, trágicamente fallecido a los 15 años.

Estamos ante un proyecto de tinte oficial en el sentido de que fue producido y aprobado finalmente por Kilmer, lo que hace que no se profundice mucho en su conocido carácter de “actor difícil”. Pero él mismo deja de lado la vanidad al mostrarse vulnerable y exhibir los estragos que han causado los males físicos y el paso del tiempo en su apariencia; y los detalles que se revelan de manera visual (porque no se desprendía nunca de su propia cámara) sobre su paso por “Top Gun”, “Batman Forever” y “The Island of Dr. Moreau” no tienen precio para cualquier cinéfilo que se respete.

MIDNIGHT IN THE SWITCHGRASS

Director: Randall Emmett

Anuncio

Reparto: Megan Fox, Bruce Willis, Emile Hirsch

Género: Drama / Policial

Luego de haberle perdido la pista durante varios años, me reencontré con Megan Fox (de la saga de Transformers) hace unos días, al ver “Till Death”, un ‘thriller’ independiente del que no esperaba mucho pero que me sorprendió gratamente no solo por sus excelentes resultados en el área del suspenso y la acción, sino también por la oportunidad que le daba al incuestionable ‘sex symbol’ para ponerse al frente de un proyecto que le planteaba numerosos retos físicos y dramáticos.

Poco después, me enfrento a “Midnight in the Switchgrass” (disponible desde este viernes en salas selectas y en VOD, y desde el 27 de julio en Blu-ray y DVD), un filme que vuelve a anunciarla entre sus créditos principales al lado de Bruce Willis (quien ha andado últimamente de capa caída) y Emile Hirsch (“Into the Wild”, “Once Upon a Time in Hollywood”). Y si bien lo que hace por aquí Willis es extremadamente limitado, hasta el punto de que su uso en la principal imagen promocional es un engaño, Fox tampoco tiene en este caso grandes posibilidades de lucimiento que no sean las de su belleza, pese a que su personaje termina siendo mucho más relevante que el de nuestro querido “Duro de matar”.

En realidad, el protagonista de este policial enfocado en la búsqueda de un asesino en serie tanto por agentes del FBI como por la policía local de Pensacola, Florida, es Hirsch, quien se pone en la piel del abnegado agente Byron Crawford y que tiene una actuación convincente (fuera del bigotito que lleva, y que le queda muy mal); pero no hay nada realmente novedoso ni emocionante por aquí -ni en la historia, ni en los participantes, ni en la puesta en escena-, más allá del hecho anecdótico de que este fue el rodaje en el que se conocieron Fox y su actual novio, el rapero Machine Gun Kelly, quien aparece también en un papel menor.

SETTLERS

Director: Wyatt Rockefeller

Reparto:

Género: Ciencia ficción

Anuncio

La ciencia ficción ‘dura’ de carácter independiente encuentra una adición completamente digna de consideración en “Settlers”, que se estrena este viernes en salas y en VOD y que, sin ser deslumbrante, aprovecha sabiamente sus limitaciones de presupuesto para encontrar refugio en una historia compleja, en el buen desempeño de sus actores (que, claro, son muy pocos) y en una puesta en escena de carácter vasto e indudablemente cinematográfico.

Aquí, Remmy (Brooklyn Prince) es una niña de 10 años que vive con su padre Reza (Jonny Lee Miller) y su madre Ilsa (Sofia Boutella) en una confortable vivienda ubicada en el medio de Marte, luego de la Tierra se convirtiera en un lugar inhabitable. Todo parece ser idílico hasta la llegada de unos extraños que deciden apoderarse de la casa, y cuya confrontación con Reza tiene resultados funestos.

Enfrentada primero a la pérdida de su padre y después a la relación que empieza a desarrollarse entre Ilsa y uno de los atacantes, Jerry (interpretado por el boricua Ismael Cruz Córdova), Remmy sufre una transformación que se muestra también en su primera etapa de adultez (en la que pasa a ser interpretada por Nell Tiger Free). Sin embargo, en lugar de ser una cinta de conciliación, “Settlers” plantea temas incómodos pero realistas que parten de los derechos que se tienen para ocupar ciertos territorios y llegan a diversas cuestiones de tinte moral, dándole con ello vida a una propuesta que no deja siempre un buen sabor ni tiene un desenlace convincente, pero que es de todos modos válida por su contundencia y su consecuencia.

BLOOD RED SKY

Director: Peter Thorwarth

Reparto: Roland Møller, Peri Baumeister, Chidi Ajufo

Género: Terror / Acción

¿Recuerdan a las serpientes en un avión que le dieron nombre a una película hollywoodense tan ridícula como emocionante? Si es así, ¿por qué no tener entonces a vampiros en las mismas condiciones? Eso es más o menos lo que sucede en “Blood Red Sky”, una apreciable cinta alemana que se puede ver desde este viernes exclusivamente en Netflix y que es de hecho mucho más sofisticada que la de Samuel L. Jackson… al menos en toda su primera parte, porque termina convirtiéndose en una locura completa.

Y eso no es tampoco malo, por cierto, sobre todo si eres un amante de las producciones de terror cargadas de violencia y de ‘gore’, algo que, aunque suene un poco raro, es lo que empieza a exigir a gritos el filme tras ese prolongado inicio, porque uno de los defectos más obvios en la historia es su excesivo metraje, que supera las 2 horas (cuando pudo fácilmente durar unos treinta minutos menos) debido sobre todo a la implementación de unos ‘flashbacks’ que nos permiten acercarnos de manera conveniente a la protagonista, pero que podrían haber sido resueltos con una brevedad mucho mayor.

Anuncio

Este personaje estelar es Nadja (Peri Baumeister, excelente), una mujer alemana que finge tener leucemia para esconder un mal de origen sobrenatural (y de consecuencias nefastas) y que decide viajar a Nueva York en busca de una cura al lado de su pequeño hijo Elias (Carl Anton Koch). Cuando el enorme avión en el que se encuentra es tomado por un grupo de terroristas que finge por su lado ser musulmán, las cosas se salen naturalmente de control; y aunque todo termina siendo más exagerado de lo recomendable -perdiendo incluso a veces el sentido de la lógica-, este es un vuelo que vale bien la pena experimentar desde la comodidad del sofá si es que gustas de esta clase de propuestas.