Los Bukis no solo llenaron el SoFi dos veces, sino también el alma y corazón de sus fans 25 años después

El primer concierto de Los Bukis los colocó en la página número uno de la historia del SoFi Stadium
El primer concierto de Los Bukis los colocó en la página número uno de la historia del SoFi Stadium de Inglewood que empieza a escribirse y que coloca a Los Bukis como la primera agrupación hispana en presentarse y vender las localidades a capacidad. Hoy “la vara está muy alta” para los demás grupos y cantantes, dijo Pepe Aguilar.
(Armando García )
Share

La legendaria banda de Michoacán superó las espectativas con dos conciertos exitosos que escribieron con letras doradas las primeras páginas en la historia del nuevo estadio angelino que fue contruido, en su mayoría, por manos obreras hispanas

Aquella mañana del 14 de junio de 2021, Los Bukis pisaron por primera vez el SoFi Stadium de la ciudad de Inglewood y su emoción de estar ahí era tan grande que no lo podían creer.

Luciendo de blanco, los de Michoacán llegaban al nuevo coloso de Los Ángeles para anunciar su esperado reencuentro en los escenarios en vivo y el inicio de la gira “Una historia cantada” por ciudades importantes de los Estados Unidos y que ese imponente estadio había sido elegido como punto de partida para semejante compromiso.

Para algunos era evidente que un estadio con capacidad para más de 70 mil personas resultaba ser todo un reto y muchos incrédulos no daban crédito al arriesgado atrevimiento de Los Bukis para iniciar su aventura de reencuentro con los fans 25 años después.

Anuncio

Sin embargo, bastaron menos dos meses y medio para cerrarle la boca a los incrédulos críticos. Los boletos para los diferentes bolsillos se vendieron como pan caliente y en su totalidad para sorpresa de los que no lo creían posible. Pero no fue una fecha, sino dos las que lograron vender todas las localidades del enorme y elegante estadio de imponentes columnas blancas y techado con mallas metálicas que dejan entrar la luz natural durante el día.

De esta manera y encomendados a Dios, Los Bukis se presentarían el 27 y 28 en el SoFi Stadium, el mismo recinto que fue edificado por manos de innumerables obreros latinos, quienes le contaron a Marco Antonio que cuando trabajaban en la construcción del inmueble lo habían hecho escuchando las canciones de Los Bukis. Esos hombres trabajadores recibieron el agradecimiento especial del mismo Buki Mayor el día del concierto inaugural.

El Buki Mayor y sus compañeros de siempre se convierten en los primeros artistas latinos en debutar en uno de los estadios más modernos y nuevos del país.

La banda integrada por Marco Antonio Solís, José Javier Solís, Joel Solís, Roberto Guadarrama, Eusebio “El Chivo” Cortéz y Pedro Sánchez había logrado lo impensable y desde ese momento ya había “puesto la vara muy alta para todos los demás músicos” tal y como lo confesó el cantante mexicano Pepe Aguilar en días recientes.

El zacatecano tenia razón. Lograr la hazaña de vender dos “Sold Out” en el impresionante e inmaculado estadio de Los Rams y Los Chargers es todo un reto para cualquier agrupación o solista, pero Los Bukis lo hicieron y de esta manera emprendieron el inicio de la aventura de su tour “Una Historia Cantada” con la firme idea de disfrutar juntos y así llevar a sus miles de seguidores a un viaje por el recuerdo y romanticismo de siempre.

Noche de ensueño y amor espiritual
Con los grandes clásicos de su exitosa trayectoria, sus mensajes de amor y llenos de espiritualidad, Los Bukis elevaron la temperatura de un público que soñó con volverlos a ver juntos en un escenario. Fueron casi tres horas de compartir su arte y de firmar pasaportes con destinos a la felicidad y el recuerdo. Dos conciertos que quedarán en la memoria de los presentes, quienes sin darse cuenta ya forman parte de “Una Historia Cantada” y que segurante será contada por siempre y para siempre.

Anuncio

Vestidos de rojo con chamarras negras y lentejuelas con la inscripción de Los Bukis en la espalda
Vestidos de rojo con chamarras negras y lentejuelas con la inscripción de Los Bukis en la espalda, el grupo puso a vibrar a sus seguidores en un SoFi Stadium lleno a capacidad en sus dos presentaciones.
(Armando García)

De esta manera, en medio de un ambiente iluminado por miles de teléfonos celulares, Los Bukis se pararon frente a su público, mientras la primera página de la historia de este monumental estadio comenzaba ha escribirse y colocar a la banda como la primera agrupación latinoamericana en presentar un concierto a capacidad en el SoFi Stadium.

Ahí, sobre el escenario, la mesa estaba servida y el apetito de los fans por corear las canciones ya no pudo esperar más. Los Bukis habían convertido su sueño y el de muchos fans en una realidad. El primero de los dos conciertos en el SoFi comenzaba a las 8:45 p.m. en punto entre algunos seguidores que esperaban con sus máscaras puestas y otros no, pues el recinto no requería prueba de vacuna del COVID19 en la entrada, pese al repunte de la variante Delta en la ciudad.

Vestidos de pantalón y camisa roja y enfundados en chamarras de color negro con la inscripción de Los Bukis en lentejuelas en la espalda, los de Michoacán saltaron al escenario bañados en humo y ovaciones. Las dos pantallas verticales, a cada lado de la tarima, habían mostrado imágenes de antaño, las mismas que sus fans aún tenían tatuadas en sus mentes como si fuera ayer y que aplaudían sin cesar.

La noche en la que todos celebraban el Día de las Madres, el cantante michoacano Marcó Antonio Solís protagonizó un emotivo encuentro musical con sus compañeros de Los Bukis, logrando así una de las más soñadas presentaciones para los amantes de la legendaria agrupación y el llamado Buki Mayor.

La comunión entre artistas y público se hizo presente de inmediato. Fue una fuerte conexión desde los primeros acordes. Y el viaje al pasado ahora era su presente mientras inauguraban la velada con “Mi fantasía”. El momento había llegado.

“Como fui a enamorarme de ti”, con guitarra en mano, puso a cantar a las miles de almas que captaban el momento con sus teléfonos móviles. Querían vivir la experiencia y luego llevarlas a sus redes sociales para decirles al mundo que ellos también formaban parte de este reencuentro. Aunque la mayoría de los posting mostrabas tomas muy lejanas por el enorme estadio, algunos privilegiados de las primeras filas presumieron imágenes cercanas de sus ídolos.

Entre las privilegiadas, por supuesto, aparecían las hijas de Marco Antonio. Al lado de su madre, Christy Solís, se dejaron ver Marla, Alison y también Beatriz, quienes cantaban y bailaban llenas de emoción. También se mostraban muy emocionados los familiares de los demás integrantes del grupo.

“Hermanitos buenas noches y muchas gracias. Cuando dejamos que Dios actúe en nosotros no hay imposibles. Cantémosle al amor”, fueron las primeras palabras de Marco Antonio mientras era ovacionado y aplaudido por la multitud.

Marco Antonio Solís comandó el barco con su magistral voz
Marco Antonio Solís comandó el barco con su magistral voz y puso a volar el recuerdo con todas y cada unas de sus interpretaciones.
(Armando García)
Anuncio

“Porque siempre te amaré” y el clásico “Quiéreme” tomaron protagonismo en el repertorio. Los fans de allá en las alturas del estadio disfrutaban de las interpretaciones, pero algunos ecos del sonido, propio de los conciertos en los estadios, se hicieron presentes, aunque la banda los pudo sortear sin problemas, pues los acordes y notas se sintieron compactas y precisas. El bajo de Eusebio “El Chivo” Cortez pudo manejar a tono las cuerdas de su instrumento y el resultado fue impeccable en su ejecución.

Desde la batería, Pedro Sánchez no podía ocultar su emoción. Tocaba con una inspiración tan marcada, que se reflejaba en cada golpe de sus baquetas. Al menos así lo pudo mostrar la pantalla vertical, pues era imposible poder ver y sentir su expresión desde la lejanía de nuestros asientos.

Pero Marco Antonio no se quedó atrás en esos menesteres, pues hizo su guitarra a un lado y puso a bailar a los presentes desde los timbales, algo que comunmente se lo hemos visto en sus presentaciones en solitario. “Vamos a bailar”, gritó con las baquetas en mano y así puso a bailar a las parejas desde sus asientos.

“Estamos aquí porque ustedes lo pidieron”, repitieron en algunas ocasiones los integrantes del grupo. “Dios es amor y gracias por acompañarnos en esta noche de amor”, expresó sonriente “El Chivo” Cortez.

Eusebio "El Chivo" Cortéz estuvo impecable en sus ejecución de su bajo
Eusebio “El Chivo” Cortéz estuvo impecable en sus ejecución de su bajo al igual como lo hicieron sus compañeros en el escenario.
(Armando García)

Un tema que puso a volar el recuerdo de los presentes fue, sin duda, “Te quiero a tí”, ya que vino acompañado con imágenes de antaño en la pantalla de fondo, donde se mostraba a un Marco Antonio con el cabello más corto, bigotes y patillas larga, mientras cantaba con un traje de la época de color amarillo y verde. Muchos se emocionaron de recordarlo así, sus gritos confirmaron nuestro pensamiento.

Las curiosas imágenes de la banda en su época dorada se fueron repitiendo sobre el sencillo escenario de dos pantallas verticales y una horizontal en el centro. Su escenografía evocaba aquellos años de la década de los 80 y 90 con una iluminación de colores primarios y sin muchos efectos de hoy en día. Quizás para mantener el recuerdo vivo de esa época en la que nunca soñaron que harían una gira de estadios en varias ciudades de los Estados Unidos.

Evocando al pasado y disfrutando el presente
La banda que nació en la década de los 70 y que se separó en el año 1996 tras un concierto en Guadalajara, logró innumerables satisfacciones en escenarios de su natal México, en Centroamérica y Estados Unidos, además de popularizar su música en países de Suramérica. Lograron tres nominaciones al Grammy y al separarse dejaron un enorme vacío. 25 años después, se reunieron en un estudio de grabación para dedicarles un concierto virtual a las madres. Pero ahora, la fanaticada de Los Ángeles estaba frente a ellos y en cada imágenes de las carátulas de los discos que se mostraban en las pantallas, los gritos con sabor a nostalgia los hacía vibrar desde sus asientos que iban desde las zonas VIP, hasta el piso, las suites y los asientos de allá donde se podía tocar el techo y desde donde Los Bukis se veían cómo hormiguitas.

No hubo pausas ni intermedios, había tantas canciones que fue imposible darle un respiro a los aplausos.
(EFE)
Anuncio

Pero “disfrutemos de la música, disfrutémonos todos”, dijo desde su esquina José Javier y eso precisamente era lo que muchos de los presentes hacían al lado de sus padres, a quienes quizás los habían llevado para regalarle este momento tan anhelado por ellos. En mi caso, yo también tuve la satisfacción de ver a mi madre a mi lado cantando todas y cada una de las canciones. Me confesó que no recordaba los titulos de los temas, pero me sorprendió escucharla corear casi todas con emoción.

Mi madre, comenzó a ser fan de Los Bukis cuando nos mudamos a Caracas, Venezuela en los 80. Junto a su amiga Luisa iban escuchando los éxitos de la agrupación cuando viajaban en auto a las afueras de la ciudad. Eso me contó cuando escuchó por la radio a Omar y Argelia en la emisora KLOVE 107.5 FM que los Bukis iban a celebrar su reencuentro con un concierto en el SoFi Stadium (al día siguiente esta misma pareja radial los presentaría en el escenario). Mi madre me lo contó con tanta emoción que desde ese día supe que ella no podía faltar a esta cita con sus ídolos.

Y ahí sentada con su cubrebocas a mi lado, María Celeste, mi madre, estaba reviviendo momentos de antaño como seguramente muchos padres lo estaban haciéndo al lado de de sus hijos “mayores de 40 o 50”, como lo mencionó Marco Antonio antes de dedicarles otros de los temas. “A los que pasaron los 40 añitos y a los que ya pasaron los 50. Con mucho amor… esto”, dijo ante las ovaciones de la fanaticada antes de cantar.

El momento de la nostalgia llegó cuando el líder del grupo le dedicó el tema “Mi chiquilla bonita” a su hija mayor, Beatriz. “Que hermoso poder cantarle esta canción a mi hija Beatriz”, dijo mientras la señalaba entre el público.

El repertorio trajo también a “Ladrón de buena suerte”, pero también a la tradicional “Morenita” que hizo levantarse de los asientos a los presentes, pues de inmediato se llenaron los pasillos del estadio, mientras las cervezas y el tequila también se veía en las manos de los bailadores.

La magia se hizo presente en cada interpretación y los fans no dejaron de ovacionar a sus ídolos al inicio de cada tema.
(EFE)

Aprovechando el ambiente de algarabía, Marco Antonio pidió a los presentes que encendieran las luces de sus celulares y las más de 70 mil personas presentes le tomaron la palabra para disfrutar de “Necesito una compañera”.

Esta canción hay que cantarla con mucho amor dijo antes entonar antes de entonar“Tus mentiras”. Este titulo sí se lo sabia mi mama, pues me lo dijo al oído al escuchar la primera estrofa.

Por supuesto no podía faltar el legendario himno de Los Bukis “Tu Cárcel” que llegó a las 10:54 pm, mientras los enardecidos coros se hicieron sentir en el coloso de Inglewood.

Así parecía que el sueño se terminaba y el final del reencuentro llegaba a su etapa culminante. “¿Quieren otra?”, preguntaron y el grupo no solamente los deleitó con una más sino con cuatro para así sellar un debut triunfal que le puso fin a un cuarto de siglo de espera tras su separción.

Anuncio

La cita para su segunda presentación se dio el sábado por la noche en este mismo escenario, mientras que la siguiente parada para “Una historia cantada” será el Soldier Field de Chicago el 4 y 5 de septiembre. El 10 y 11 de septiembre Marco Antonio se presentará en el Colosseum del Caesar’s Palace de Las Vegas junto a sus invitados especiales para celebrar las Fiestas Patrias.

Luego el 15 de septiembre Los Bukis retoman la gira en el AT&T Stadium de Arlington, Texas, casa de los Dallas Cowboys, donde seguramente contarán con sus seguidores provenientes de Monterrey, Tamaulipas y todo el norte de México. El 18 de septiembre actuarán en el NRG Stadium de Houston. También se agregaron paradas en el Alamodome de San Antonio para el 25 de septiembre y 1 y 2 de octubre llegarán al RingCentral Colis de Oakland (California).

Entre tanto, México y Centroamérica no están por el momento en el radar, aunque los fans piden insistentemente en las redes sociales que no los dejen fuera.