Anuncio
Share

Reseña: “Encanto”, el musical animado de Disney, ofrece una forma empática de encanto

A girl carrying a stack of plates in the animated movie 'Encanto.'
Mirabel Madrigal (Stephanie Beatriz) en la película “Encanto”.
(Disney)

El Times se compromete a hacer reseñas de los estrenos de películas en cines durante la pandemia de COVID-19. Debido a que ir al cine conlleva riesgos durante este tiempo, recordamos a los lectores que sigan las pautas de salud y seguridad descritas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, así como los funcionarios de salud locales.

Tienen dones y son excéntricos, incluso un poco espeluznantes. No es la Familia Addams, sino los Madrigales Mágicos. “Encanto”, la última película de animación de Disney lleva al público a un mundo colorido y encantado del realismo mágico colombiano, presentando a la familia Madrigal, a quienes se les han otorgado dones extraordinarios excepto un miembro, nuestra heroína, Mirabel (Stefanie Beatriz), quien aún tiene que descubrir su propia magia.

Jared Bush y Byron Howard, quienes coescribieron y codirigieron “Zootopia”, ganadora del Óscar, se han asociado con Charise Castro Smith para escribir y dirigir “Encanto”, mientras que Jason Hand, Nancy Kruse y Lin-Manuel Miranda contribuyeron a la historia. El resultado es un musical animado que es típicamente conmovedor y compasivo, enraizado en el tipo de lecciones personales inspiradas en la terapia sobre la autoestima que comúnmente sustentan estas películas, con la banda sonora de canciones de pop latino escritas por Miranda.

La magia de la familia Madrigal nació de un trauma y dolor extremos cuando la matriarca Abuela Alma (María Cecilia Botero) perdió a su esposo mientras huía de la violencia en su aldea. Desesperada, gritó pidiendo protección para ella y sus trillizos, por lo que una vela mágica levantó montañas alrededor de una casita encantada, donde ha criado a su familia desde entonces. Cada Madrigal recibe su don en una ceremonia de mayoría de edad, con poderes que van desde la súper fuerza, la audición de alta potencia o hablar con los animales, hasta hacer girar flores de la nada, cambiar de forma, adivinar el futuro, controlar el clima o curar los alimentos.

Anuncio

La única excepción a la regla mágica hasta ahora es la dulce e inteligente Mirabel (Stephanie Beatriz), que nunca recibió su don y desde entonces se ha sentido como la paria de la familia, haciendo todo lo posible para ganarse su lugar. Cuando comienza a ver grietas en los cimientos de su amada casita, Mirabel indaga más profundamente en la magia de la familia. En última instancia, se da cuenta de que todos los miembros de su familia están atrapados en la trampa del perfeccionismo, creyendo que tienen que usar sus dones de la forma en que los demás quieren que lo hagan sin permanecer auténticos con ellos mismos y con sus deseos.

La animación es un remolino enérgico con tonos vibrantes de movimiento casi ininterrumpido, y las canciones de Miranda saltan de un género a otro, desde las tradicionales baladas de Disney hasta melodías inspiradas en el reguetón e incluso un tributo a la diosa del rock de Colombia, Shakira. El guion es rápido y furioso, lleno de bromas y referencias. Hay momentos en los que desearía que todo se ralentizara por un momento para dar tiempo a conocer mejor a algunos de los personajes secundarios, pero la historia de “Encanto” es refrescante, satisfactoria, rápida y compuesta.

La magia de Mirabel brilla en lo que ha sido todo el tiempo: Una buena oyente, empática y cariñosa. Ella permite que los miembros de su familia compartan sus historias, así como vulnerabilidades, y crea un espacio seguro para su autenticidad. Con su diminuta estatura, gafas redondas y cabello rizado, es como una minisuperterapeuta para su familia; de hecho, a veces encontrar a esa persona que te permite ser tú mismo, sea lo que sea, se siente como el mayor regalo de todos. Es una historia simple pero resonante, pero “Encanto” es una película encantadora y bella que podría ofrecer además un poco de alivio.

Katie Walsh es crítica de cine del Tribune News Service.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio