CRÍTICAS. Dos de las mejores películas del año, una de las más escandalosas y otros estrenos de cine

A la derecha, Benedict Cumberbatch en una escena de "The Power of the Dog".
(Kirsty Griffin/ Netflix)
Share

Esto es lo que puedes esperar de ‘The Power of the Dog’, ‘Drive My Car’ y más lanzamientos en nuestras críticas de la semana

Llegamos al mes final del calendario con una nueva cartelera presencial y virtual que no exhibe quizás esa clase de títulos hollywoodenses de enormes dimensiones que seducen a las grandes audiencias, pero que nos presenta en cambio varias propuestas que figurarán probablemente en los listados de nominación de los eventos de premiación que se aproximan.

THE POWER OF THE DOG

Director: Jane Campion

Anuncio

Reparto: Benedict Cumberbatch, Kirsten Dunst, Jesse Plemons

Género: Drama / Western

Calificada por muchos analistas como la mejor película del 2021, “The Power of the Dog”, que se lanzó este miércoles en Netflix tras haber tenido un breve recorrido por las salas estadounidenses, es un ‘western’ sin balazos ni grandes escenas de acción, pero con una gran complejidad psicológica, varias actuaciones sobresalientes y una puesta en escena de primer nivel por parte de la aclamada directora Jane Campion (“The Piano”, “Bright Star”).

Basándose en una novela del mismo nombre que se publicó en 1967 bajo la autoría de Thomas Savage, el guion de la misma Campion nos traslada a los años ’20 para ubicarnos en un rancho de Montana cuyos propietarios, Phil (Benedict Cumberbatch) y George (Jesse Plemons), son hermanos de personalidades muy distintas (el primero es un patán machista con grandes cualidades como líder, mientras que el segundo es un tipo extremadamente apacible) que empiezan a tener desacuerdos cada vez más intensos cuando George decide casarse con Rose, una viuda tímida e insegura que tiene un hijo adolescente, Peter (Kodi Smit-McPhee), quien además de mostrar ademanes particularmente delicados, parece ser completamente inofensivo.

Pese a que Phil rechaza inmediatamente a Peter, sumándose de ese modo al ‘bullying’ practicado por sus propios trabajadores, el rudo vaquero empieza de repente a llevarse mejor con el muchacho y decide incluso convertirlo en su discípulo, aunque sigue tratando mal a Rose, quien se refugia cada vez más en el alcohol.

La paulatina evolución de los personajes y el descubrimiento de circunstancias del pasado que terminan siendo esenciales para la comprensión de la historia vienen acompañados por un impresionante trabajo de fotografía que convierte a la Naturaleza y a los caballos en elementos de enorme expresividad; una actuación de Cumberbatch que lleva definitivamente sello de Oscar; y una inquietante banda sonora creada por el integrante de Radiohead Jonny Greenwood, quien nos deslumbró hace poco con la música original de la igualmente estupenda “Spencer”.

Anuncio

BENEDETTA

Director: Paul Verhoeven

Reparto: Virginie Efira, Daphné Patakia, Charlotte Rampling

Género: Drama

Aunque muchos lo identifican todavía con grandes películas hollywoodenses como “RoboCop” (1987), “Total Recall” (1990) y, por supuesto, “Basic Instinct (1992), el cineasta holandés Paul Verhoeven se dio a conocer inicialmente con títulos más propositivos y personales, hechos en su país, y siguió creando obras de esa clase a partir de mediados de los 2000. La más reciente de ellas, “Benedetta” -que se filmó mayormente en Italia pero está hablada en francés-, se estrena en salas selectas este viernes y en Video On Demand el 21 de este mes; y es de esperar que cause un revuelo considerable.

Pese a que esta es una de las cintas que se inscriben en el registro más artístico y menos comercial de Verhoeven, “Benedetta” no es precisamente un trabajo contenido y de lento discurrir, sino una producción vibrante, escandalosa y cargada tanto de escenas de ‘gore’ como de sexo que, de hecho, está siendo llamada “la película de las monjas lesbianas”, lo que indica ya por dónde va el asunto.

Pero no se trata tampoco de un trabajo (completamente) entregado a la ‘exploitation’, porque, más allá de ofrecer ciertas escenas específicamente gráficas que resultan bastante gratuitas, Verhoeven (que tiene ahora 83 años y que coescribió el guion tomando como referencia un libro basado en un caso real del siglo XVII, donde se desarrolla también el filme) cuestiona a su manera -y de manera siempre entretenida- la hipocresía de la Iglesia Católica y el modo en que esta es capaz de trastornar la mente de quienes siguen a ciegas sus dogmas. A fin de cuentas, en medio de todas sus imperfecciones, “Benedetta” es un auténtico placer de hereje.

DRIVE MY CAR

Anuncio

Director: Ryusuke Hamaguchi

Reparto: Hidetoshi Nishijima, Tōko Miura, Masaki Okada

Género: Drama

Dijimos más arriba que muchos críticos han decidido ya que “The Power of the Dog” es la mejor cinta del año; pero hay un grupo igualmente numeroso que ha determinado que el reconocimiento debería pertenecerle más bien a “Drive My Car”, un trabajo que se ha convertido en la apuesta de Japón para la categoría de Mejor Película Extranjera del Oscar, que recibió el premio al mejor guion en Cannes y que se estrena este viernes en salas selectas de L.A.

Lo primero que hay que decir es que, con 3 horas de duración y un ritmo que no es precisamente el de una película de los Avengers (sin llegar a ser lento o penosamente contemplativo), “Drive My Car” es una película que no resulta necesariamente fácil de ver debido a su extensión, pero que resulta definitivamente original y que, debido justamente a lo vasto de su metraje, logra que el espectador se acerque de un modo especialmente cercano a los personajes, quienes se van revelando poco a poco a lo largo de la trama.

El protagonista es Yūsuke (Hidetoshi Nishijima), un reconocido actor de teatro de Tokio que, dos años después de la muerte de su esposa, la dramaturga Oto (Reika Kirishima), decide aceptar un trabajo como director en Hiroshima, destinado a poner en escena una versión de “Tío Vania” de carácter experimental que, además de ponerlo en contacto con algunas circunstancias de su pasado inmediato, lo lleva a conocer a Misaki (Tôko Miura), la reservada y misteriosa joven que le es asignada como chofer.

Nishikima y Miura están excelentes, y el director y coguionista Ryusuke Hamaguchi recurre a un estilo visual sin complicaciones para contarnos una historia libre de estridencias, pero cargada de comentarios profundos sobre emociones que pueden ser devastadoras, el papel del arte en el mundo contemporáneo y la condición humana.

CASTLE FALLS

Director: Dolph Lundgren

Anuncio

Reparto: Scott Adkins, Dolph Lundgren, Kevin Wayne

Género: Acción / Drama

No todos saben que, además de ser un celebrado artista de las artes marciales que ha participado en innumerables películas (empezando por “Rocky IV”), Dolph Lundgren es un director de cine que, sin ser prolífico ni haber convencido necesariamente a los críticos en esta faceta de su carrera, ha estrenado ya seis largometrajes en la misma posición de mando, incluyendo a “Castle Falls”, que se estrena este viernes en salas selectas, Video On Demand y digital.

Para ser claros, “Castle Falls” no deslumbrará a nadie ni hará que el sueco aludido sea súbitamente calificado como un gran realizador (de manera equivalente al reconocimiento tardío que ha tenido como actor gracias a su participación en “Creed II”). Sin embargo, tiene varias escenas de pelea llamativas, cuenta con una intervención decorosa de Lundgren como intérprete y es capaz de brindar momentos intrascendentes pero entretenidos, lo que tendría que ser suficiente para motivar a los seguidores del recordado Ivan Drago.

El protagonista de la historia es Mike Wade (Scott Adkins), un luchador de artes marciales mixtas que se ve forzado a dejar su oficio principal y que, luego de aceptar un trabajo de construcción, descubre una fortuna en un edificio que se encuentra a punto de ser demolido. El mismo dinero es también anhelado por una peligrosa pandilla de delincuentes y por Richard Ericson (Lundgren), un guardia carcelario cuya hija necesita un trasplante urgente. Las actuaciones son generalmente decentes y la acción tiene buenos momentos, aunque la falta de presupuesto termina haciendo de las suyas.

HOME

Directora: Franka Potente

Reparto: Jake McLaughlin, Kathy Bates, Derek Richardson

Género: Drama

Anuncio

Si perteneces a un grupo demográfico de cierta edad, recordarás probablemente a Franka Potente por su papel estelar en “Run Lola Run” (1998), el aceleradísimo y entretenido ‘thriller’ que le abrió las puertas de Hollywood, donde se dio a conocer gracias a la saga cinematográfica de Jason Bourne.

Ahora, a los 47 años, Potente ha decidido debutar como directora y guionista con “Home” (disponible en salas selectas y plataformas digitales desde este viernes), un drama de estilo independiente que se aleja de las correrías para narrar con calma la historia de un hombre estadounidense todavía joven que decide regresar a su pueblo tras haber estado en la prisión por 17 años debido a un crimen que muchos en su lugar de origen no han olvidado, ni mucho menos perdonado.

“Home”, que es un título apreciable pero no sobresaliente, se sostiene sobre todo en la excelente actuación de Jake McLaughlin, quien interpreta al protagonista Marvin con el suficiente carisma y sensibilidad como para ganarse al espectador, aunque Potente incurre en omisiones narrativas particularmente frustrantes que nos dejan en un innecesario limbo moral. Pero tampoco hay que dejar a la ya legendaria Kathy Bates, quien se hace cargo de Bernadette, la madre de Marvin, aquejada por una enfermedad severa que, sin embargo, no le quita un ápice de personalidad y de presencia al personaje.