CRÍTICAS. Eugenio Derbez vuelve a Hollywood, Alex Garland hace terror feminista y más estrenos de cine

Eugenio Derbez y Samara Weaving en una escena de "The Valet", disponible en la plataforma de Hulu.
Eugenio Derbez y Samara Weaving en una escena de “The Valet”, disponible en la plataforma de Hulu.
(Karen Ballard/HULU)
Share

Esta semana, la propuesta cinematográfica con mayor enfoque en los latinos no se verá en las salas, sino en una plataforma específica, lo que no quiere decir que no tenga la posibilidad de conquistar a un amplio sector de nuestra audiencia. Pero lo que se ofrecerá en los cines también tiene lo suyo, gracias al lanzamiento de dos títulos de tendencias muy distintas, pero igualmente interesantes.

THE VALET

Director: Richard Wong

Reparto: Eugenio Derbez, Samara Weaving, Carmen Salinas

Género: Comedia dramática

Si dijéramos simplemente que “The Valet”, disponible desde este viernes en Hulu, es el segundo ‘remake’ protagonizado por Eugenio Derbez al lado de una actriz rubia y estadounidense de cierto renombre después de “Overboard”, no estaríamos siendo justos, porque si bien el dato es cierto, lo que tenemos aquí supera ampliamente ese esfuerzo anterior, sin que esto signifique se trate de una obra memorable.

Anuncio

“The Valet”, que se basa en un filme francés poco visto a nivel mundial (lo que juega definitivamente a su favor), es una producción simpática y perfectamente adecuada para verse en familia que no se encuentra libre de estereotipos y simplificaciones, pero que tiene sin duda sus encantos, sobre todo por el nivel de participación que le da a la comunidad de inmigrantes mexicanos de los Estados Unidos, a su estilo de vida y hasta a la música que esta escucha, pese a ser un trabajo dirigido y escrito por anglosajones.

La premisa, que es de por sí poco creíble (pero no inverosímil), muestra a Derbez en el papel de Eugenio, un modesto trabajador de estacionamiento de coches en un lujoso hotel de Beverly Hills que es contratado por un multimillonario en problemas para fingir que es el nuevo novio de una estrella hollywoodense llamada Olivia Allan e interpretada por la australiana Samara Weaving (“The Babysitter”, “Ready or Not”).

Como era de esperarse, la inusual relación entre Eugenio y Olivia no va por el camino previsto, aunque es necesario adelantar (sin caer por ello en ‘spoilers’) que, sin ser una película sorprendente ni todo lo graciosa que pudo ser, su guion -escrito por Rob Greenberg y Bob Fisher- no resulta completamente predecible, mientras le da paso a un actuación particularmente decente de Derbez y a un entorno hispano de California cuyos personajes son interpretados por actores que llamarán de un modo u otro la atención de los espectadores, empezando por la legendaria Carmen Salinas (quien tuvo aquí su último papel) y siguiendo con Amaury Nolasco (quien hace de boricua, no de mexicano) y Noemi González (la intérprete mexicoamericana de “East Los High”).

Hay detalles desfasados en la historia, como la ausencia total de las redes sociales al momento de las revelaciones íntimas que se hacen públicas, pero también interesantes referencias a fenómenos completamente actuales, como el de la gentrificación; y, en general, todos los personajes (son muchos) tienen al menos cierto desarrollo dramático, incluso cuando son secundarios, aunque es de esperar que quienes rechazan de plano las decisiones narrativas del cine comercial levanten la ceja en más de una ocasión.

MEN

Anuncio

Director: Alex Garland

Reparto: Jessie Buckley, Rory Kinnear, Paapa Essiedu

Género: Terror

A estas alturas, cualquier proyecto emprendido por el británico Alex Garland (quien se inició exitosamente como novelista, se convirtió luego en un aclamado guionista y dejó posteriormente una huella imborrable con sus dos primeros largometrajes como director, “Ex Machina” y “Annihilation”) genera grandes expectativas entre los amantes de la ciencia ficción y el terror con tendencias artísticas.

“Men” -que se puede ver desde este viernes en salas- no es la excepción, así como el trabajo más arriesgado de su carrera, en el sentido de que, además de ser el filme más aterrador en lo que va del año, combina elementos del ‘horror body’ típico de David Cronenberg (pletóricos a veces de ‘gore’) con alegorías que remiten a David Lynch y que, sin ser del todo oscuras (vamos, el título de la cinta es bastante claro), dejarán sin duda desconcertados a muchos espectadores.

Aquí, Jessie Buckley, la estupenda actriz irlandesa que nos deslumbró con sus roles protagónicos en “Wild Rose” y “The Lost Daughter”, vuelve a impresionar en el papel de Harper, una joven mujer que, traumatizada todavía por la trágica muerte de su esposo, se va de vacaciones a una inmensa casa de campo en cuyos alrededores conoce a una serie cada vez más inquietante de personajes masculinos, interpretados todos por un excelente Rory Kinnear.

La película, dueña de una sobrecogedora puesta en escena desarrollada sobre la base de la excelente fotografía de Rob Hardy (colaborador habitual de Garland), se desenvuelve inicialmente con marcada eficiencia en los terrenos del horror más clásico. Sin embargo, la suma paulatina de imágenes desconcertantes, combinada con la adición de una escalofriante banda sonora y unos efectos visuales particularmente impactantes, le van dando vida a una feroz e inusual versión del feminismo que se siente de algún modo incompleta (a fin de cuentas, se trata de una versión masculina) pero que no dejará a nadie indiferente, incluyendo a quienes se salgan del cine antes de que concluya la historia por no poder tolerar las escenas extremadamente gráficas que se imponen finalmente en la pantalla.

HOLD YOUR FIRE

Director: Stefan Forbes

Género: Documental

La coyuntura generada por el asesinato de George Floyd ha fomentado la aparición de diversas producciones que buscan revaluar el papel de los afroamericanos en la historia reciente de los Estados Unidos, tanto en el plano de la ficción como del documental, y “Hold Your Fire”, que se puede ver desde este viernes en salas selectas y Video On Demand, es una nueva y bienvenida adición al segundo rubro.

Valiéndose de entrevistas nuevas con las personas que participaron en los eventos que se recrean y recurriendo a material de archivo, el director Stefan Forbes (“Boogie Man: The Lee Atwater Story”) ofrece una mirada cautivante y propositiva sobre un incidente poco recordado y relacionado a cuatro jóvenes negros que, en enero de 1973, asaltaron una tienda deportiva de Brooklyn con el fin de robar armas para protegerse del grupo radical que los amenazaba, lo que los llevó a enfrentarse a la policía de Nueva York (que no se distinguía precisamente por su sutileza en lo que respecta al manejo de estas situaciones) tras tomar una decena de rehenes y generar un cerco que se extendió a lo largo de dos días.

Lo que se muestra aquí son las consecuencias negativas de la mala comunicación y la incomprensión entre dos grupos distintos de la misma sociedad, pero, sobre todo, la manera en que la falta de interés por parte de la policía acerca de las necesidades básicas de las comunidades empobrecidas, al igual que el racismo institucionalizado entre sus filas, se convirtieron en caldo de cultivo para un drama de la vida real que pudo haber terminado mucho peor de lo que terminó, pero que logró ser controlado con la invalorable asistencia de Harvey Schlossberg -un oficial del NYPD especializado en psicología y pionero de las tácticas modernas para el tratamiento de crisis de esta clase- y, de manera indirecta, bajo la presión de las encendidas protestas civiles que se produjeron alrededor del lugar de los hechos.