Los Ángeles despidió a Roberto Carlos en su celestial cierre de gira por EE.UU.

Bañado por las luces blancas del escenario, Roberto Carlos se despidió de Los Ángeles
Bañado por las luces blancas del escenario, Roberto Carlos se despidió de Los Ángeles en el último concierto de la gira por Estados Unidos antes de partir hacia México y Europa.
(James Carbone)
Share

El cantante brasilero cerró su tour de 12 fechas por este país para luego visitar México y Europa, mientras sigue cantándole al amor y al sexo sin caer en los excesos de los músicos de hoy

Es uno de los cantantes más legendarios y uno de los tesoros musicales que nos queda a los latinoamericanos. Sentirlo de cerca y escuchar sus grandes clásicos mientras era bañado de luces blancas, era como estar frente a un acto celestial donde su público de Los Ángeles revivía momentos dorados de sus vidas a través de cada una de sus canciones.

Vestido de azul celeste, el ídolo brasilero Roberto Carlos supo llevar al mismísimo cielo al público de Los Ángeles que coreó sus canciones de principio a fin en medio de una mágica velada donde todos permanecieron sentados por casi dos horas de actuación. La verdad, tenía muchísimo tiempo que no disfrutaba de un concierto sentado y eso me hizo disfrutarlo al máximo como nunca.

Cuando el reggaetón no existía e incluso cuando ningún representante de ese género “cantaba”, Roberto Carlos ya enloquecía a la juventud de su época. Sus canciones no estaban clasificadas por las visitas en YouTube ni se bajaban de ninguna plataforma digital, pero lo cierto del caso es que sí se convirtiéron en grandes clásicos que sonaban sin cesar en millones de radiolas, en miles de walkmans y en las estaciones de radio más importantes del mundo. Y hoy cuando la manera de medir la popularidad ha cambiado, lo que no ha cambiado es la devoción de un público que ha superado las modas y que hoy no se ha dejado tentar por ningún Bad Bunny, Karol G u otro reggaetonero y sus numerosas propuestas de tono censurado que, sin que sea nada personal, atentan con sus letras y, en muchas ocasiones, contra la moral y las buenas costumbres.

Roberto Carlos mostró a la audiencia que se puede hablar de sexo
Roberto Carlos mostró a la audiencia que se puede hablar de sexo en las canciones sin caer en los excesos.
(James Carbone)
Anuncio

La manera de expresar el romanticismo de hoy no se compara con el de ayer. Es más, hoy es muy escaso el romanticismo en las letras de la juventud. Más importante es hablar del sexo de una manera ofensiva y denigrante. Sin embargo, para Roberto Carlos hablar de sexo en sus canciones como “Te propongo” o “Cóncavo y Convexo” no fue motivo de ofensa, por el contrario, fue una propuesta que invitaba a unirla con el amor de una manera poética. Eso hoy ya se ha perdido, pero afortunadamente todavía existen las canciones de esta estrella de la música romántica que aunque no pertenece a esta nueva generación, también sabe cómo hablar de sexo pero en otra tonalidad y además tiene sus canciones en YouTube y en las plataformas digitales para que las oigan las nuevas generaciones y todavía ser apoyadas por la generación de antes que tuvo que aprender a adaptarse a los cambios y que también tiene teléfonos celulares para capturar desde el escenario las interpretaciones a su ídolo de 81 años de edad.

El ídolo de Brasil cumple 79 años y lo hace compartiendo sus grandes éxitos en directo por su cuenta de redes sociales.

Antes de que el escenario de Inglewood cambiara de nombre a Kia Forum, Roberto Carlos ya tenía previsto culminar su gira en este importante escenario y la verdad, fue bastante arriesgado para su colega mexicano Emmanuel quien a unos cuantos pasos estaba presentado su concierto en el YouTube Theatre, pues se trata de un público casi similar y de una época contemporánea. Sin embargo, el público angelino tuvo la oportunidad de elegir cuáles boletos tendrían en su bolsillo la noche del sábado.

Con un lleno total, Roberto Carlos venía de celebrar hace unas semanas a las madres en el Radio City Music Hall y de conmemorar aquel día que, según relató nuestra colega de la agencia Associated Press Sigal Ratner-Arias, Roberto Carlos se enteró del fallecimiento de su madre hace 12 años en ese mismo recinto de la ciudad de Nueva York antes de iniciar su concierto.

Sin embargo, a estas alturas de ese lamentable recuerdo, el tema de 1978 “Lady Laura”, que dedica a su madre, Laura Moreira Braga, fue uno más en el extenso repertorio que ofreció Roberto Carlos a su público angelino que se rindió ante sus pies de principio a fin.

Roberto Carlos llenó de pasión y sentimiento a Los Ángeles en el final de su recorrido por Estados Unidos.
(James Carbone)
Anuncio

Fue un inicio de velada que arrancó con temas como “Qué será de ti” y “Cama y Mesa”, con los que además de deleitar con su voz intacta, también mostró sus aptitudes histriónicas y gesticulares al interpretarlas con sentimiento y pasión.

Con la llegada del clásico “Detalles”, Roberto Carlos se sentó al centro del escenario y fue secundado por su contemporánea orquesta de excelentes músicos a los que el artista calificó como “los mejores del mundo”. Incluso hasta los dos coristas que tiene en el escenario creo sobrepasan los 65 años de edad, pero es increible como mantienen sus voces de ángeles en cada una de sus intervenciones.

Los grandes escenarios del área recibirán a las celebridades y sus respectivos espectáculos en vivo.

Lo interesante no sólo fue ver y escuchar a las damas entre el público que le confesaban “su amor” eterno , sino que también habían algunos caballeros que le gritaban “Roberto Carlos te amo” con acento portugués, mientras el cantante de la larga cabellera y las palabras pausadas, continuaba como si nada sentado en su banco de color blanco y cromado cantando temas como el clásico “Desahogo”.

Hasta ese momento, el romanticismo se respiraba en el imponente escenario de Inglewood hasta que el ídolo decidió ponerle un poquito de ritmo a la velada con “Mulher pequena”, que a pesar de ser una balada rítmica no fue la que levantó de sus asientos al público compuesto en un 85 por ciento de personas mayores de 65 años de edad, que sin mayores temores cantaron a viva voz junto a su ídolo temas como “Te propongo” y “Cóncavo y convexo”, que, como mencionamos al principio, hablan de sexo, pero de una manera sublime y poética, algo que la mayoría de cantantes reggaetoneros desconocen hoy en día. Solo faltó interpretar su clásico tema “Simbolo Sexual” en el repertorio de anoche.

El público de Roberto Carlos que llegó al Kia Forum no perdió
El público de Roberto Carlos que llegó al Kia Forum no perdió la oportunidad de capturar sus impresiones para llevarlas a sus redes sociales como lo hacen los jóvenes de hoy.
(James Carbone)

Entre veteranos de nivel

La orquesta de Roberto Carlos está compuesta por músicos de alto nivel y casi todos superan la edad de 70 años, algunos alcanzan los 80 podríamos pensar. Lo han acompañado por años durante sus giras y presentaciones. Desde el trombón, pasando por el saxo, el bajo, el teclado y la batería, cada uno pareciera contar su propia historia con la interpretación de su instrumento. De esta manera, el nombrado Persona del Año de la Academia Latina de la Grabación de 2015, pareciera que se siente como en casa sobre el escenario y así las interpretaciones le resultan más placenteras.

Apoyado por dos monitores con las letras de las canciones al pie del escenario (por si se le olvida alguna de ellas) Roberto Carlos sabe mantener a un público cautivo, incluso hasta cuando no canta, pues la narración de sus anécdotas son tan divertidas que nadie se queda sin soltar una carcajada secundada por aplausos. Como la historia que recuerda cuando participó en el Festival de San Remo y que ganó con un tema que no era el favorito y luego cuando regresó con un tema súper favorito y no ganó. Y no ganó porque dijo que nunca entendió la letra de la canción, pues habla de un “gato que está triste y azul”, algo que jamás ha visto en su vida. Sin embargo, este tema que fue llevado del italiano al español se convirtió en todo un éxito en Latinoamérica, menos en Brasil porque “no tenía traducción lógica al portugués”, dijo.

Roberto Carlos, Camila y Sin Bandera también llegarán al emblemático recinto de Inglewood que acaba de estrenar emblema

Pero más allá de esa divertida anécdota, Roberto Carlos continuó deleitando con temas como “Ese tipo soy yo” y “Cuántas veces yo pensé volver”, los cuales fueron acompañado en los coros por el público del piso y los niveles superiores.

Anuncio

Por supuesto, no pudo faltar el homenaje a su país con “Aquarela do Brasil” con el que algunas señoras se atrevieron a levantarse de sus asientos para moverse al ritmo de las pegajosas notas cariocas de este clásico de su repertorio. Los caballeros presentes seguían sentados disfrutando desde sus butacas el recital.

Roberto Carlos siempre capturó la atención del público incluso
Roberto Carlos siempre capturó la atención del público incluso con el relato de las anécdotas que ha tenido en su carrera sobre los escenarios.
(James Carbone)

Pero de un momento a otro, los pasillos comenzaron a llenarse de público, hombres y mujeres, que con celular en mano comenzaron ha acercarse al escenario mientras los elementos de seguridad, algo jovencitos, se le hacía difícil controlar a la multitud de gente mayor que se acercaba. No era no como mandar a sentarse a jovencitos en un concierto de reggaetón, la tarea se notaba algo difícil y los adultos se mostraban difíciles de convencer.

Sin embargo todo volvió a la calma cuando el ídolo de Brasil comenzó a hablar del respeto que tiene para interpretar un tema que jamás será igualado en su sentimiento e interpretación como lo hizo un día Carlos Gardel con “El día de me quieras”, pero que él la cantaba con mucho respeto y a su “modo”.

Pero la calma en el recinto duró poco. La llegada del clásico tema “Amigo” nuevamente abarrotó los pasillos con los fans capturando el momento con sus celulares en mano. Este tema, por cierto, fue interpretado en 1979 cuando el Papa Juan Pablo II visitó México y fue recibido con esta canción por un numero coro de niños. El evento se transmitió en vivo alrededor del mundo.

El ídolo mexicano Emmanuel habla de su carrera a las puertas de su primer concierto en el YouTube Theatre

Con la interpretación de “Amigo” ya nadie se quiso sentar, pues de inmediato llegó al escenario el clásico “Jesuscrito” que le terminó de dar el ambiente celestial a la velada y que hizo levantarse de sus asientos a los que hasta el momento no lo había hecho, ahí me incluyo yo. Fue en el medio de esa interpretación que Roberto Carlos comenzó a repartir sus acostumbradas rosas blancas y rojas, las cuales comenzó besando al entregarlas y ya después las fue lanzando apresuradamente entre público que se emocionaba por alcanzar una de ellas entre sus manos. No sabemos cuántas repartió exactamente, pero sí les aseguramos que fueron varias docenas las que el ídolo entregó mientras regañaba a algunas que le gritaban para obtener una flor.

Los celulares fueron protagonsitas en esta velada de Roberto Carlos
Los celulares fueron protagonsitas en esta velada de Roberto Carlos, donde los fans mayores aporvecharon para llevarse los recuerdos a casa y a sus redes.
(James Carbone)

Entre el público se encontraba el joven cantante Fehr Rivas, quien emocionado dijo a Los Angeles Times en Español que se encontraba muy a gusto “disfrutando y aprendiendo de los grandes, porque es increíble ver cómo un cantante con esa larga trayectoria y a su edad se lanza un concierto de casi dos horas sin parar, mientras que hay nuevos exponentes que no aguantan ni una hora y media de espectáculo. Es un grande Roberto Carlos”, dijo el intérprete nacido en Morelia, Michoacán y creador del género Rockmántico.

Finalmente con un gesto de arrancarse el corazón, Roberto Carlos lo lanzó a su público mientras se despedía del escenario del Kia Forum, pero el público le pidió “otra, otra, otra” y sin dejarlos esperar mucho regresó para interpretar “Amada amante”. Nunca supimos qué le decía un hombre que estaba al pie del escenario al que el cantante le gritó en dos ocasiones “ya cállate” y al parecer lo hizo porque ya no lo repitió el cantante nacido en Cachoeiro de Itapemirim, Espírito Santo, Brasil.

Anuncio

El cierre se hizo con el mega clásico “Un millón de amigos”, el cual se ha convertido a través de su extensa trayectoria en uno de los temas más populares de su repertorio y el más representativo de su carrera, pues quizás no tenga alrededor del mundo un millón de amigos, pero sí millones de fans que lo aman como un amigo.

Roberto Carlos no tendrá un millón de amigos alrededor del mundo
Roberto Carlos no tendrá un millón de amigos alrededor del mundo, pero si millones de fans que lo consideran su “amigo”.
(James Carbone)

Tras completar sus presentaciones en las ciudades estadounidenses de Orlando, Atlanta, Washington, Boston, Chicago, New York, Dallas, Houston, McAllen, El Paso y Los Ángeles, ahora el ganador de un Grammy, dos Latin Grammy (Premio a la Excelencia y Persona del Año) se prepara para presentarse en las ciudades más importantes de México, Europa y el país que lo vio nacer, Brasil.

Y a pesar que a Roberto Carlos sus fans no le exigen nuevas canciones y tampoco le reprochan que interprete los clásicos de siempre en sus conciertos como ocurre con otros artistas, el cantautor brasilero afina detalles para el lanzamiento de dos producciones este año, una en español y otra en portugués que seguramente serán del agrado de sus seguidres aunque siempre esperan de él en el escenario los clásicos de su catalogo musical.