Share
Entretenimiento

Emilia Clarke no bebe Starbucks en el set de “Game of Thrones”, ¿entendido?

Trones

Kristofer Hivju, Kit Harington y Emilia Clarke en una escena del episodio del domingo de “Game of Thrones”, sin taza de café. 

(Helen Sloan / HBO)

Emilia Clarke dejó de leer sobre “Game of Thrones” en línea hace años, así que desconoce completamente lo que los fanáticos están diciendo sobre los últimos episodios del programa. Clarke no ha escuchado la especulación de que Daenerys Targaryen se convertirá en la Reina Loca. No sabe que los críticos están menospreciando las tácticas de batalla de Dany y que la gente está un poco aprensiva por todo el asunto del incesto tía-sobrino entre Daenerys y Jon Snow.

Pero, ¿el vaso de café desechable y abandonado que de alguna manera fue a parar en una escena festiva en el episodio del pasado domingo por la noche?

Sobre eso ella sí ha escuchado algo. (Incluso escribió en Instagram sobre ello).

Lo que Clarke no había escuchado era que Liam Cunningham, alias el Caballero de la Cebolla, había salido en el programa de Conan O’Brien la noche anterior, con un regalo para el presentador del programa, un vaso de café de Starbucks, y culpando a Clarke por el error, diciendo: “Emilia probablemente bebe demasiado café”.

“¡Qué bastardo!”, le dijo Clarke a The Times, riendo. “Ni siquiera bebo Starbucks, no tengo idea de quién era el vaso de café. Liam es un descarado. Lo gracioso es que en Belfast no hay café artesanal que venda Starbucks. “A menos que tengamos a los estadounidenses, a algún productor popular, y entonces podríamos tener un Starbucks por ahí”.

Menos de 48 horas después de que el episodio, “El último de los Stark”, se emitió, HBO eliminó digitalmente el vaso de la escena en la plataforma de transmisión de la red. Pero no antes de que Starbucks recibiera aproximadamente 2.300 millones de dólares en publicidad gratuita por el error, todo por un vaso que aparentemente no provenía de la cadena de café más importante.

“Nunca se ha visto a un miembro del elenco de ‘Game of Thrones’ con un Starbucks en la mano porque aca no los conseguimos”, dijo. “No decimos, ‘ey, alguien que me traiga un moca latte’. Nunca he bebido Starbucks”, dijo Clarke.

Además, como cualquier buen británico, la bebida preferida de Clarke es una taza de té, y ella nunca le saca la bolsita de té, dejándola reposar.

“Mi casa está llena de tés por todas partes”, dijo, deteniéndose, todavía pensando en la acusación de Cunningham. “Apuesto a que fue Liam, está desviando la culpa 100%. Como dije, él es un descarado”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí