Anuncio
Share
Internacional

Pánico en el campamento de refugiados más grande del mundo: “Mataré… a toda mi familia si estoy forzado a salir”

Rohingya Muslims at Cox’s Bazar, Bangladesh
Musulmanes rohingya en un campo de refugiados en Cox’s Bazar, Bangladesh.
(Allison Joyce/Getty Images)

Los planes para un segundo intento de repatriación de refugiados musulmanes rohingya a Myanmar han extendido el pánico en el asentamiento de refugiados más grande del mundo, donde viven 1.2 millones de personas, lo que ha llevado a los funcionarios humanitarios a asegurar a las familias que nadie se verá obligado a regresar.

La semana pasada, se difundió la noticia a través de los extensos campamentos temporales en el sur de Bangladesh de que el gobierno de Myanmar había creado una lista de 3.450 refugiados que eran elegibles para regresar con sus familias.

Adolescente musulmán protesta contra las elecciones en una forma muy singular: ganando concursos de robótica
Adolescente musulmán protesta contra las elecciones en una forma muy singular: ganando concursos de robótica
Adolescente musulmán protesta contra las elecciones en una forma muy singular: ganando concursos de robótica
Mientras miles de manifestantes salieron a las calles de Los Ángeles después de las elecciones, Zaina Siyed se encontraba 50 millas al este de la ciudad, en Rialto, escenificando su propio acto de resistencia en un gimnasio de una escuela secundaria. 

Pero casi ningún refugiado está dispuesto a regresar al estado Rakhine de Myanmar, donde han sufrido persecución sistemática y cientos de miles huyeron de una ofensiva del gobierno de 2017 que Naciones Unidas calificó de “ejemplo de un libro de texto sobre limpieza étnica”.

Un intento anterior de repatriar a 2.200 familias rohingya, en noviembre de 2018, se detuvo después de las protestas de los refugiados y las críticas de grupos de defensa que argumentaron que Myanmar no había creado condiciones seguras para su regreso.

Anuncio

Rohingya Muslims at Cox’s Bazar, Bangladesh
Los musulmanes rohingya celebran a Eid al-Adha en un campo de refugiados en Cox’s Bazar, Bangladesh.
(Allison Joyce/Getty Images)

Cada vez más vistos como una carga por sus anfitriones en Bangladesh, los refugiados rohingya reaccionaron con miedo a la noticia de una posible repatriación, preocupados de que fueran devueltos por la fuerza. Temiendo que sus nombres puedan estar en la lista, algunos miembros masculinos de las familias se han escondido mientras que las mujeres dicen que están considerando suicidarse.

“Mezclaré veneno en la comida. Me mataré a mí, a mis hijos, a toda mi familia si me veo obligada a irme”, dijo Fátima Noor, una residente de 50 años del campamento 24, uno de los tres alojamientos de los cuales se espera sea el primer grupo de repatriados elegibles.

Levantándose silenciosamente antes del amanecer dentro de su choza con paredes de adobe, el pescador rezó una rápida oración y se dirigió al bosque, en busca de leña.

Anuncio

Se supone que los nombres se hagan públicos el jueves. Más de 20.300 familias viven en los tres campamentos.

En respuesta al pánico, las autoridades de Bangladesh se desplegaron el lunes junto con los oficiales de refugiados de la ONU para anunciar desde los altavoces que nadie será enviado a la fuerza a Rakhine. El personal de la ONU también realizó visitas puerta a puerta para explicar el proceso de repatriación.

En conversaciones privadas, los trabajadores humanitarios y los funcionarios de Bangladesh reconocieron que no esperan que ningún refugiado acepte los términos de la repatriación.

“Nadie, de ninguna manera, se verá obligado a regresar”, dijo Shamimul Haq Pavel, un funcionario de la Comisión de Ayuda y Rehabilitación de Refugiados, la agencia gubernamental de Bangladesh que supervisa la respuesta humanitaria.

“Esta es una decisión absolutamente voluntaria, y las familias podrán cambiar de opinión en el último minuto”, dijo Pavel.

Además de la ansiedad, los refugiados se enteraron del plan de repatriación a través de informes noticiosos la semana pasada, días antes del segundo aniversario del inicio de la devastadora ofensiva de Myanmar en Rakhine. Cerca de 800.000 rohingyas huyeron de Rakhine a Bangladesh a partir de agosto de 2017 y han sido abandonados en campamentos superpoblados y propensos a las inundaciones en Cox’s Bazar, a lo largo de la frontera sureste de Bangladesh.

Los grupos de defensa de los refugiados han exigido que Myanmar garantice su seguridad, libertad de movimiento y un camino hacia la ciudadanía antes de ser repatriados. Los dos últimos han sido negados legalmente en Rohingya durante años, y Myanmar, que se niega a reconocer al grupo como residentes legales, no ha señalado ningún cambio.

Anuncio

Los líderes de la comunidad rohingya expresaron alarma por no ser consultados sobre la repatriación, especialmente después de que el último esfuerzo provocó la indignación masiva.

“El proceso de repatriación no puede avanzar si no se consulta a la comunidad rohingya”, dijo Mohib Ullah, presidente de la Sociedad Arakan Rohingya para la Paz y los Derechos Humanos. “No tenemos información sobre dónde nos envían. Nos matarán si volvemos a Rakhine. Protestaremos por nuestros derechos hasta nuestro último aliento”.

Louise Donovan, portavoz de la agencia de refugiados de la ONU, dijo que la agencia mantendría reuniones confidenciales con refugiados interesados ​​para discutir los detalles de la repatriación, incluida una segunda reunión para asegurarse de que regresen voluntariamente.

La ONU recibió críticas el año pasado por firmar un acuerdo con Myanmar para apoyar “la repatriación voluntaria, segura, digna y sostenible de los refugiados”, y los funcionarios insistieron en que los planes actuales requerían permitir que sólo un pequeño número de rohingyas regresara.

"[La agencia de refugiados de la ONU] ha declarado muchas veces que no cree que la situación actual esté lista para retornos a gran escala”, dijo Donovan. “No obstante, respetamos el derecho de los refugiados individuales a regresar si así lo desean, y brindaremos apoyo donde podamos”.

El plan se aceleró el mes pasado después de que el primer ministro de Bangladesh, Sheikh Hasina, visitara Beijing e instó a China, un aliado cercano de Myanmar, a ayudar a resolver la crisis de refugiados. Bangladesh está luchando para hacer frente al impacto económico y ambiental de albergar a más de 1 millón de refugiados. La mayor parte de la factura la pagan donantes internacionales, pero un plan de respuesta lanzado en febrero que pedía $920 millones en fondos había recibido menos de un tercio de esa cantidad en junio.

La visita de Hasina provocó una oleada de actividades diplomáticas, y Myanmar envió una delegación de 19 miembros para visitar los campamentos en Bangladesh, donde se reunieron con los líderes rohingya y les aseguraron su seguridad si decidían regresar a Rakhine.

Las autoridades de Bangladesh entregaron una lista de 6.000 familias de refugiados, de las cuales el gobierno de Myanmar aprobó el retorno de 3.450. Los funcionarios humanitarios dicen que las listas podrían no incluir a todos los miembros de una familia en particular porque llegaron en oleadas y a menudo se registraron en diferentes campamentos, lo que genera preocupaciones de que la repatriación podría dividir nuevamente a las familias.

Anuncio

En los últimos meses, la violencia ha estallado en partes del estado entre los insurgentes étnicos de Rakhine y las fuerzas del gobierno de Myanmar, lo que provocó que el gobierno suspenda el servicio de internet de teléfonos celulares en varios municipios, incluidos aquellos donde se espera que regresen los Rohingya.

Los grupos activistas han argumentado que la represión de la información podría proporcionar una apertura para nuevos abusos contra los derechos humanos.

Dentro de los tres campamentos tensos, los líderes rohingya preparan protestas masivas el domingo para marcar el inicio de la represión de Myanmar. El campamento 24, donde vive Fátima Noor, estaba extrañamente tranquilo el lunes.

“Mi vida se acabó. Probablemente moriré en estos campos”, dijo. “Si volviera, condenaría a mis hijos y mis nietos a la misma vida que tuve en Rakhine”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio