Anuncio
Share
Internacional

Irán disparó misiles contra dos bases utilizadas por EE.UU en Irak (Video)

AT.png
Irán comenzó la operación ‘Mártir Soleimani’ con varios misiles disparados contra la base de Ain Assad, en la provincia occidental iraquí de Anbar.
(Captura de pantalla de la Televsión Islámica de Irán)

Irán lanza “decenas” de misiles tierra-tierra hacia dos bases de Irak en las que hay tropas estadounidenses

Irán lanzó 15 misiles balísticos a dos bases militares utilizadas por las fuerzas estadounidenses en Irak, dijo el Pentágono el martes por la noche, al tiempo que las tensiones que se habían prolongado entre Washington y Teherán estallaron en poderosas explosiones y en el temor de una guerra total después de que Estados Unidos matara a un alto general iraní.

Once misiles impactaron en las bases del oeste y norte de Irak y cuatro fallaron en su objetivo, según un funcionario de Defensa de Estados Unidos, quien dijo que no había informes confirmados de bajas estadounidenses en el audaz ataque previo al amanecer.

No hubo una respuesta militar inmediata de los Estados Unidos o una declaración del presidente Trump después del bombardeo, aunque informó que se dirigiría a la nación el miércoles. Los voceros dijeron que había sido informado y que estaba monitoreando la crisis con sus asesores de seguridad nacional.

Estados Unidos tiene muchas opciones de represalias si Trump decide intensificar aún más el conflicto. Pero inmediatamente después del ataque, tanto Teherán como Washington parecieron señalar una posible pausa en el ciclo de ataque y represalias en el que han estado encerrados durante las últimas semanas.

Anuncio

"¡Todo está bien!” escribió Trump en un mensaje de Twitter unas horas después del ataque. “Misiles lanzados desde Irán en dos bases militares situadas en Irak. En este momento se está haciendo la evaluación de las bajas y los daños. ¡Hasta ahora, todo bien! Tenemos el ejército más poderoso y mejor equipado del mundo. Haré una declaración mañana por la mañana”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, envió su propio tweet sugiriendo que el ataque con misiles podría ser el principio y el fin de la represalia de Irán por el ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos que mató al general iraní Qassem Suleimani el viernes en Bagdad, un evento que enfureció a Irán y desató una nueva agitación en la volátil región.

“Irán tomó y concluyó medidas proporcionales en defensa propia bajo el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas contra la base desde la cual se lanzó el cobarde ataque armado contra nuestros ciudadanos y altos funcionarios”, dijo, refiriéndose a la extensa base aérea de Asad en el oeste de Irak, que es una de las principales bases para los ataques con aviones no tripulados de Estados Unidos.

“No buscamos una escalada o una guerra, sino que nos defenderemos de cualquier agresión”, escribió.

Anuncio

El ataque marca una gran escalada del conflicto.

En la Casa Blanca, la secretaria de prensa Stephanie Grisham dijo que los funcionarios estaban “al tanto de los informes de ataques contra instalaciones estadounidenses en Irak”.

“El presidente ha sido informado y está monitoreando la situación de cerca y consultando con su equipo de seguridad nacional”, dijo.

Anteriormente, el presidente Trump habia modificado su justificación para autorizar el asesinato del poderoso general iraní, diciendo que el principal funcionario de seguridad nacional de EE.UU proporcionó con retraso la información de que Qassem Suleimani estaba planeando un ataque contra los intereses estadounidenses.

Sin embargo, no está claro si Zarif habla plenamente en nombre de todas las facciones del gobierno de Irán.

Los asesores de Trump también han tenido consejos divididos sobre Irán. Por lo menos algunos de los partidarios de la línea dura de la administración se han mostrado abiertamente partidarios de una confrontación más amplia, viendo en ello una oportunidad para dañar gravemente, o quizá derrocar, al gobierno teocrático de Irán, y por lo menos un asesor informal insistió el martes por la noche en que Trump golpeara duramente a Irán.

“Si no reaccionamos, estaremos incentivando más la mala conducta iraní’, dijo Sean Hannity, uno de los comentaristas de televisión favoritos de Trump, en su programa de televisión de Fox el martes por la noche.

A pesar de su lenguaje belicoso, Trump ha dicho repetidamente que su administración “no busca un cambio de régimen” en Irán. En junio, cuando Irán derribó un avión teledirigido estadounidense, Trump detuvo un ataque de represalia estadounidense, señalando que ningún estadounidense había muerto.

Anuncio

Los ataques con misiles iraníes aparentemente marcan la primera vez que Teherán ha atacado directamente las posiciones de Estados Unidos y ha reconocido abiertamente que lo ha hecho. Los funcionarios estadounidenses han acusado con frecuencia a Irán de estar detrás de los ataques a las fuerzas estadounidenses en Irak, pero en esos ataques generalmente participaron milicias apoyadas por Irán, no las fuerzas de seguridad iraníes.

Diez misiles alcanzaron la base aérea de Asad, en la provincia iraquí de Anbar, que utilizan las tropas estadounidenses e iraquíes. Los radares estadounidenses rastrearon los misiles en vuelo y, como resultado, el personal de la base tuvo tiempo de ponerse a cubierto antes de que impactaran, según el funcionario de defensa, que no estaba autorizado para hacer declaraciones. Estados Unidos no hizo ningún esfuerzo por interceptar los misiles, dijo el funcionario.

Otro misil impactó en el Centro de Operaciones Conjuntas Combinadas en Irbil, en la región semiautónoma kurda del norte de Irak, donde las fuerzas estadounidenses entrenan a los combatientes kurdos iraquíes y dirigen un centro de control de operaciones aéreas que cubre el norte de Irak y partes de Siria.

El funcionario dijo que el Comando Central estadounidense estaba al tanto de los informes de bajas iraquíes en Irbil, pero que no se confirmaron.

Ambas bases estaban en alerta máxima mientras Estados Unidos y las fuerzas de la coalición se preparaban para las represalias de Teherán por el ataque con aviones teledirigidos que mataron a Suleiman, el carismático general que dirigió los esfuerzos de Irán para expandir su influencia por Irak, Siria, Líbano y Yemen.

La televisión estatal iraní calificó los misiles como “una dura venganza iraní" por la muerte de Suleimani y advirtió que si Estados Unidos lanzaba una represalia militar, Teherán también intensificaría sus ataques y los dos adversarios de hace tiempo se enfrentarían en una guerra más amplia.

Irán anunció el ataque a la televisión estatal, que mostró un video de lo que dijo que eran “decenas” de lanzamientos de misiles dirigidos a las bases. Aproximadamente una hora después, la televisión estatal mostró un video de lo que llamó una “segunda ola” de misiles lanzados.

Los primeros misiles fueron lanzados a la 1:20 a.m. del miércoles, dijo la transmisión iraní, señalando que era la hora precisa en que Suleimani “fue martirizado por los americanos” al salir del aeropuerto de Bagdad.

Anuncio

El portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, confirmó posteriormente los ataques. “Está claro que estos misiles fueron lanzados desde Irán”, dijo.

“A medida que evaluamos la situación y nuestra respuesta, tomaremos todas las medidas necesarias para proteger y defender al personal, socios y aliados de Estados Unidos en la región”, agregó.

Por lo menos algunos analistas estadounidenses dijeron que si Irán no lanzaba un ataque de seguimiento, podría no generar una respuesta militar de la administración Trump.

“Si no hay bajas estadounidenses, y este es el alcance de la represalia iraní, entonces Estados Unidos no necesita escalar el conflicto”, dijo Faysal Itani, subdirector del Centro de Política Global, un grupo de expertos de Washington que se especializa en la política musulmana.

Mark Dubowitz, de la Fundación en Defensa de las Democracias, un grupo de Washington que ha defendido una línea dura contra Irán, tweeteó el martes por la noche preguntando si era “plausible que este pudiera ser el alcance” de la represalia de Irán por la muerte de Suleimani.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, “dijo que atacaría directamente a los militares”. Parece que lo ha hecho”, escribió Dubowitz. Si “no hay bajas estadounidenses, ¿la jugada inteligente es no responder y esperar a ver qué más hacen”?

Un representante de Jamenei tweeteó la imagen de la bandera iraní después del lanzamiento de los misiles. Se hizo eco del tweet de Trump sobre la bandera estadounidense cuando Suleimani fue asesinado.

James Carafano, experto en política exterior de la Fundación Heritage en Washington, dijo que los estadounidenses todavía tienen una ventaja militar abrumadora, una que podría disuadir a los iraníes de tratar de atraer a Estados Unidos a un conflicto aún más profundo.

En Washington, Trump y sus funcionarios habían insistido anteriormente en que el mortal ataque con drones del viernes tenía la intención de evitar que el comandante de la Fuerza Quds matara a “cientos” de estadounidenses.

Pero su muerte en Bagdad provocó en cambio que los líderes iraníes prometieran “incendiar” decenas de objetivos occidentales, que Irak expulsara a las fuerzas militares estadounidenses y presionar al Pentágono para reforzar las tropas de EE.UU y las defensas en la región.

Con el aumento de las tensiones y sin poder convencer de que los estadounidenses ahora están más seguros, Trump y sus funcionarios señalaron el papel de Suleimani en el suministro de insurgentes que mataron a cientos de tropas estadounidenses durante la guerra de Irak, “Fue una represalia”, dijo Trump el martes.

El cambio de énfasis alimentó las crecientes preocupaciones sobre la aún turbia estrategia de la administración para tratar con Irán. También subrayó el desafío único para un presidente que ha pronunciado miles de falsedades desde que asumió el cargo mientras él y sus ayudantes buscaban tranquilizar a los estadounidenses para que puedan navegar una gran crisis de política exterior, en gran parte de su propia creación, antes de que se convierta en una guerra total.

“No creo que ningún mandatario estadounidense pueda simplemente decirle al mundo: ‘Confía en mí’", dijo Richard Haass, presidente de la organización no partidista Council on Foreign Relations. “Trump tiene el problema adicional de su propio historial de faltar a la verdad”.

“Si estás tratando de justificar algo que en última instancia podría llevarte a la guerra, es mejor que lo hagas tan rápido y directamente como puedas”, dijo Leon E. Panetta, quien se desempeñó como secretario de Defensa y director de la CIA bajo el presidente Obama. “Lo último que necesitas es tener un público estadounidense que se pregunte por qué demonios vamos a la guerra”.

Por segundo día consecutivo, altos funcionarios de EE.UU se vieron obligados a retroceder ante las amenazas de Trump de bombardear sitios culturales iraníes. Cuando llegaron las críticas, el presidente pareció retroceder, diciendo por primera vez que no atacaría deliberadamente las antigüedades de Irán.

“Si eso es lo que dice la ley, voy a obedecer la ley”, dijo.

En Bagdad, el gobierno de Irak exigió aclaraciones sobre si los aproximadamente 5.200 soldados estadounidenses en Irak estaban haciendo planes para retirarse. Abdul Mahdi instó a Trump a retirar las tropas estadounidenses, pero el secretario de Defensa, Mark Esper, quien realizó su segunda conferencia de prensa en dos días, repitió su afirmación de que no habría retirada.

Esper buscó calmar la retórica acalorada tanto de la Casa Blanca como de Teherán, ofreciendo a Irán lo que él llamó “una gran vía de salida”.

“Es cierto que no buscamos la guerra con Irán”, dijo. “Lo que suceda después depende de ellos. Deberíamos esperar que tomen represalias de alguna manera”.

Joseph Maguire, director interino de inteligencia nacional, proporcionó informes clasificados el martes a los líderes de la Cámara y el Senado, y a los presidentes y miembros de alto rango de los comités de inteligencia sobre la evidencia disponible antes del ataque con aviones no tripulados de la semana pasada. Normalmente se informa al llamado grupo de los ocho antes de que se lleve a cabo una operación militar tan sensible.

Esper, el secretario de Estado, Michael R. Pompeo; el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley y la directora de la CIA, Gina Haspel, planean informar a los legisladores el miércoles.

El Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara convocó una audiencia sobre Irán para el 14 de enero y le pidió a Pompeo que testificara.

En el Departamento de Estado, Pompeo dijo a los periodistas que Suleimani representaba una “amenaza inminente” para los estadounidenses. Pero se negó a proporcionar evidencia de la amenaza. “Tomamos la decisión correcta”, aseguró Pompeo.

Desestimó la afirmación de Irak de que Suleimani había volado a Bagdad para conversar con Arabia Saudita, su principal rival regional, como parte de una iniciativa para aliviar las tensiones. "¿Alguien aquí cree eso?”, dijo Pompeo.

Las declaraciones y negaciones contrastantes ahora son estándar en la era de Trump, aunque los problemas de guerra y paz rara vez son tan importantes.

El primer secretario de Defensa, James N. Mattis, difirió en repetidas ocasiones con Trump. Discutió las afirmaciones del presidente de que la tortura era una herramienta eficaz contra el terrorismo, rechazó sus demandas de crear una “fuerza espacial” como una rama separada del ejército y retrasó las órdenes ejecutivas de retirar las tropas estadounidenses de Siria, lo que finalmente provocó su renuncia de la administración.

Michael Doran, miembro del Instituto conservador Hudson, descartó las preocupaciones de si la inteligencia podía demostrar los “ataques inminentes y siniestros”.

“Me parece que es una tormenta en un vaso de agua”, dijo.

Funcionarios estadounidenses culparon a Suleimani de los recientes ataques de la milicia respaldados por Irán a las bases militares en Irak y las violentas protestas frente a la Embajada de Estados Unidos en Bagdad que precedieron al ataque con aviones no tripulados del viernes.

“La idea de que no había amenaza allí es francamente tonta”, dijo.

Nota: En la primera versión de esta nota se colocó erróneamente una fotografía que no correspondía al lanzamiento de misiles de Irán a una base de Irak ocurrido este martes 7 de enero.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio