Advertisement
Share

Rusia se anexa territorio ucraniano; Kiev pide entrar a OTAN

El presidente ruso Vladimir Putin habla en un acto para festejar la incorporación a Rusia de regiones ocupadas de Ucrania
El presidente ruso Vladimir Putin habla en un acto para festejar la incorporación a Rusia de regiones ocupadas de Ucrania, en la Plaza Roja, Moscú, viernes 30 de setiembre de 2022. (Gavriil Grigorov, Sputnik, Kremlin Pool Photo via AP)
(Gavriil Grigorov / Associated Press)

El presidente Vladimir Putin firmó el viernes varios tratados para anexionar ilegalmente a Rusia más territorio ucraniano ocupado, en una fuerte escalada de su invasión. El presidente ucraniano respondió con una solicitud de ingreso a la alianza militar occidental de la OTAN.

La apropiación de tierras ucranianas y la firma por parte del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy de lo que dijo es una solicitud “acelerada” de ingreso a la OTAN puso a ambos líderes en un curso acelerado de colisión, aumentando los temores de un conflicto abierto entre Rusia y Occidente.

Putin prometió proteger las regiones recién anexadas de Ucrania por “todos los medios disponibles”, una reiterada amenaza nuclear que hizo en el Kremlin en una ceremonia de firma en la que avaló la anexión de Donetsk, Luhansk, Jersón y Zaporiyia y en la que además criticó furiosamente a Occidente, acusando a Estados Unidos y sus aliados de buscar la destrucción de Rusia.

Advertisement

Zelenskyy entonces realizó su propia ceremonia en Kiev, dando a conocer un video en el que se le ve firmando documentos que dijo eran un pedido formal de membresía en la OTAN.

Putin ha insistido repetidamente en que cualquier posibilidad de que Ucrania se una a la alianza militar es una amenaza seria, y la citó como una justificación para su invasión, la mayor guerra terrestre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

En su discurso, Putin instó a Ucrania a iniciar negociaciones de paz, pero insistió en que no abordará la devolución de las regiones ocupadas. Zelenskyy reiteró que no habrá negociaciones con Putin.

Advertisement

“Estamos listos para un diálogo con Rusia, pero… con otro presidente de Rusia”, dijo el mandatario ucraniano.

En la ceremonia de firma en el Kremlin, Putin acusó a Occidente de alimentar las hostilidades para convertir a Rusia en una “colonia” y una “multitud de esclavos”. El endurecimiento de su posición, en el conflicto que ha matado y herido a decenas de miles de personas, aumentó las tensiones, que ya se encontraban en niveles no vistos desde la Guerra Fría.

Líderes globales, incluyendo del Grupo de los Siete, respondieron con una avalancha de condenas. Estados Unidos y el Reino Unido anunciaron más sanciones.

Advertisement

El presidente estadounidense Joe Biden dijo que la anexión de las cuatro regiones ucranianas por Rusia “no tiene legitimidad”.

“Estados Unidos y sus aliados no van a ser intimidados por Putin y sus palabras y amenazas insensatas”, añadió Biden, que apuntó que el gobernante ruso “no puede capturar ese territorio de su vecino impunemente”.

La Unión Europea dijo que sus 27 Estados miembros nunca reconocerán los referendos ilegales que Rusia organizó “como pretexto para esta nueva violación de la independencia, la soberanía y la integridad territorial de Ucrania”.

Advertisement

Rusia vetó el viernes una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU que habría condenado los referéndums, declarado que no tenían validez y llamado a todos los países a no reconocer la anexión. China, India, Brasil y Gabón se abstuvieron en la votación del consejo de 15 miembros.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, lo calificó como “el mayor intento de anexión de territorio europeo por la fuerza desde la Segunda Guerra Mundial”.

La guerra está en “un momento crucial”, declaró, y la decisión de Putin de anexionarse más territorio —Rusia reclama soberanía sobre el 15% de Ucrania— marca “la escalada más grave desde el comienzo de la guerra”. Stoltenberg no se pronunció sobre la solicitud de Zelenskyy de entrar en la OTAN por la vía rápida, pero afirmó que los líderes de la alianza “apoyan el derecho de Ucrania a elegir su propio camino, a decidir de qué tipo de acuerdos de seguridad quiere formar parte”.

Advertisement

Dmitry Medvedev, subdirector del Consejo de Seguridad de Rusia, dijo que el pedido de Zelenskyy de integración a la alianza militar equivalía a “rogarle a la OTAN que acelere el comienzo de la Tercera Guerra Mundial “.

Zelenskyy prometió seguir peleando, en desafío a las advertencias de Putin de que Kiev no debería tratar de recuperar lo que ha perdido.

“Todo el territorio de nuestro país será liberado de este enemigo”, afirmó Zelenskyy. “Rusia lo sabe. Siente nuestro poder”.

Advertisement

Las ramificaciones inmediatas de la solicitud “acelerada” de adhesión a la OTAN no estaban claras, ya que la aprobación requiere el apoyo unánime de los miembros. Sin embargo, el suministro de armas occidentales a Ucrania ya la ha situado más cerca de la órbita de la alianza.

“De facto, ya hemos demostrado la compatibilidad con las normas de la alianza”, declaró Zelenskyy. “Confiamos los unos en los otros, nos ayudamos y nos protegemos”.

La ceremonia en Moscú fue organizada apenas tres días después de que finalizaron los “referendos” orquestados por el Kremlin sobre la incorporación a Rusia, que Kiev y Occidente calificaron de robo de tierras a punta de pistola y basados en mentiras.

Advertisement

En su discurso, Putin afirmó que las autoridades ucranianas deben “tratar... con respeto” los resultados de la votación.

Al concluir la ceremonia, los líderes instalados por Moscú en las regiones ocupadas se reunieron alrededor de Putin, se agarraron de las manos y corearon: “¡Rusia! ¡Rusia!” con la audiencia.

Putin acusó furiosamente a Estados Unidos y sus aliados de tratar de destruir a Rusia. Dijo que Occidente actuó “como un parásito” y usó su poder financiero y tecnológico “para robar a todo el mundo”.

Advertisement

Dijo que Rusia estaba en una misión histórica para reclamar su estatus postsoviético de gran potencia y contrarrestar el dominio de Occidente, que dijo se está desplomando.

“La historia nos ha llamado al campo de batalla para pelear por nuestro pueblo, por la gran Rusia histórica, por las generaciones futuras”, aseveró.

Moscú ha respaldado a las regiones separatistas de Donetsk y Luhansk desde que declararon su independencia en el 2014, semanas después de que Rusia se anexionó la península ucraniana de Crimea. Rusia capturó Jersón y parte de la vecina Zaporiyia poco después de que Putin envió sus tropas a Ucrania el 24 de febrero de este año.

Advertisement

Las cámaras del Parlamento ruso se reunirán la semana entrante para avalar los tratados de anexión y enviarlos a Putin para su aprobación final.


Advertisement