Share
Internacional

El autodeclarado líder de Venezuela rechaza la ayuda de extranjeros para negociar con el gobierno

maduris

Un hombre pasa frente a un cuadro que representa al fallecido presidente venezolano Hugo Chávez en Caracas el viernes. (Juan Barreto / AFP / Getty Images)

(Getty Images)

En la víspera de las últimas protestas masivas programadas en el país, el autoproclamado líder interino de Venezuela rechazó las ofertas de México y Uruguay para actuar como intermediarios en las negociaciones con el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“La dictadura de Nicolás Maduro (...) se ha reído ante el pueblo venezolano, negando el codiciado cambio político que el pueblo venezolano ha buscado incesantemente”, dijo Juan Guaidó, el líder de la oposición, en una carta a los presidentes de México y Uruguay.

Se esperaba la respuesta, ya que Guaidó rechazó la idea de las negociaciones y exigió que Maduro renuncie y que se establezca un gobierno de transición y se celebren nuevas elecciones.

Guaidó, un legislador federal de 35 años poco conocido aquí antes de la semana pasada, se declaró a sí mismo presidente interino del país el 23 de enero, y calificó a Maduro de “usurpador” cuya reelección en 2018 fue ilegítima. Estados Unidos, Canadá y otras naciones han reconocido a Guaidó como el jefe de Estado interino del país.

Anuncio

Los gobiernos de centro-izquierda de México y Uruguay continúan reconociendo a Maduro como el líder legítimo de Venezuela, diciendo que se mantienen “neutrales” en el conflicto.

En su respuesta a las dos naciones, Guaidó dijo que permanecer neutral “es estar del lado de un régimen que ha condenado a miles de personas a la miseria, el hambre, el exilio y la muerte”.

Venezuela, una vez entre los países más ricos de América Latina, ha estado sufriendo de hiperinflación, escasez de alimentos y medicinas, crimen rampante y emigración a gran escala.

La oposición culpa a los problemas del liderazgo inepto y la corrupción en la administración de Maduro y su predecesor, el difunto Hugo Chávez, un antagonista de EE.UU. Maduro culpa a una “guerra económica” respaldada por Washington contra su estado socialista como gran parte de los males del país.

Anuncio

Maduro rechazó los pedidos para que renuncie, y calificó el surgimiento de Guaidó como parte de un intento de “golpe” orquestado por Estados Unidos para destituir a su gobierno y apoderarse de las vastas riquezas petroleras del país.

Maduro ganó un segundo mandato presidencial el año pasado en una votación que fue boicoteada por gran parte de la oposición, que denunció la votación como infestada de fraude.

“Estamos en una batalla histórica”, declaró Maduro el 1 de febrero en la última de una serie de visitas a bases militares, diseñadas en parte para apuntalar el apoyo entre las fuerzas armadas del país, un sector poderoso en Venezuela. “Estamos enfrentando la mayor agresión política, diplomática y económica que Venezuela ha enfrentado en 200 años”.

El principal oficial militar del país ha apoyado a Maduro en la crisis, proporcionando una base fundamental de apoyo para el presidente asediado.

La oposición ha tratado de ganarse a los militares con ofertas de amnistía.

La Administración Trump, que ha incrementado las sanciones contra Venezuela en un intento por presionar al gobierno de Maduro para que renuncie, también ha rechazado la idea de negociaciones con Maduro.

A finales de enero Maduro le dijo a la agencia de noticias RIA Novosti que está dispuesto a sentarse y conversar con la oposición “por el bien de la paz”.

En una comparecencia el viernes ante los exiliados venezolanos en el sur de la Florida, el vicepresidente Mike Pence rechazó la noción de conversaciones.

Anuncio

“Este no es el momento para el diálogo”, dijo Pence en una iglesia en un suburbio de Miami. “Es hora de acabar con el régimen de Maduro”.

El jueves, John Bolton, asesor de seguridad nacional de Trump, dijo en un mensaje de Twitter que deseaba que Maduro y sus ayudantes tomaran “una jubilación larga y tranquila, viviendo en una bonita playa en algún lugar lejos de Venezuela”.

La dura posición de Washington ha avivado aquí la especulación de un posible asalto militar estadounidense contra el gobierno de Maduro.

Pero Bolton le dijo al programa de radio Hugh Hewitt el viernes que la intervención militar en Venezuela no era inminente y que el objetivo de los Estados Unidos era una transferencia de poder “pacífica”.

El gobierno de Trump advirtió que el gobierno de Maduro podría enfrentar “graves consecuencias” en caso de que se produzca algún ataque contra Guaidó, quien está bajo investigación criminal aquí y se le ha prohibido salir del país.

Por su parte, el líder de la oposición ha pedido una nueva ronda de protestas masivas en las calles este sábado 2 de febrero. Mientras tanto, los partidarios del gobierno de Maduro están planeando una contra-marcha.

Mientras enfrenta la creciente presión internacional de Washington, Maduro ha retenido el respaldo de China y Rusia, ambos prestamistas importantes a Venezuela.

El viernes, un portavoz del gobierno chino dijo que los funcionarios de Beijing estaban en contacto tanto con Maduro como con Guaidó, en un intento por alcanzar un resultado pacífico.

Anuncio

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Geng Shuang, dijo que China apoyó los movimientos para establecer conversaciones de paz que puedan llegar a un acuerdo.

“China ha mantenido un estrecho contacto con todas las partes a través de diversos medios”, afirmó Geng en una sesión informativa regular sobre el ministerio el viernes. “China ha observado que en muchas ocasiones pedimos a todas las partes que participen en un diálogo pacífico”.

China, uno de los aliados más cercanos de Venezuela, expresó la semana pasada su oposición a la interferencia extranjera y el apoyo a los esfuerzos de Venezuela por “mantener su soberanía, independencia y estabilidad”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio