Advertisement

Gobernador de California se compromete con El Salvador para reducir inmigración

Gobernador de California se compromete con El Salvador para reducir inmigración
El gobernador Gavin Newsom y su esposa, Jennifer Siebel Newsom, visitan la tumba del arzobispo Óscar Romero, en la Catedral Metropolitana de San Salvador, El Salvador, junto con el padre Francisco Villalobos, a la izquierda. Romero fue asesinado en 1980 por su defensa de los derechos humanos y su ayuda a los pobres (Salvador Meléndez / Associated Press). (Associated Press)

Durante un revelador viaje de tres días, el gobernador Gavin Newsom escuchó a la gente de El Salvador contar las muchas razones por las cuales los migrantes huyen a Estados Unidos.

Las pandillas extorsionan a las pequeñas empresas y matan a quienes se atreven a cruzar los límites en algunos barrios. La policía y los militares han sido acusados de violencia contra sus propias comunidades. Las mujeres han sido encarceladas por sufrir abortos involuntarios y los ciudadanos LGBTQ del país centroamericano se enfrentan a la discriminación. Casi un tercio de los salvadoreños vive en la pobreza.

Advertisement

"La gente y muchas personas mueren; cuando eres joven es muy triste ver que la vida no se respeta", afirmó David Escobar Fuentes, un salvadoreño de 26 años quien huyó infructuosamente a EE.UU el año pasado, después de que las pandillas extorsionaron el negocio agrícola de su familia. "Es triste ver que un niño pequeño, de apenas meses de edad, es baleado en el cuello. No hay justicia en este país".

Los problemas en El Salvador son vastos, complejos y están profundamente arraigados en la red social de la nación; una cuestión demasiado difícil de resolver para un gobernador que sólo está de visita.

Advertisement

Pero mientras que el presidente Trump busca poner fin a la ayuda estadounidense hacia El Salvador y cerrar la frontera sur con México, Newsom espera ayudar a estimular allí los empleos y la economía, un compromiso que adoptó después de conversar con los funcionarios y líderes empresariales del país. El gobernador californiano describió este intento como un reemplazo del muro fronterizo de Trump por una 'pared de oportunidades económicas' en El Salvador, que le dé a la gente menos razones para irse de su país.

"Ayudar a estabilizar El Salvador contribuirá directamente con California mitigando los desafíos fronterizos y la migración, y moderando la retórica con la administración Trump", dijo Newsom. "Se trata de encontrar un ángulo diferente en el debate".

El gobernador remarcó en una entrevista que invitó a El Salvador a enviar una delegación a California para reunirse con los líderes empresariales del estado y discutir oportunidades de inversión.

El funcionario se encontró con empresarios salvadoreños, que alabaron las principales playas de surf del país en una charla que se prolongó por una hora. El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, planea lanzar un programa llamado "Ciudad del surf", para fomentar el turismo en su país. "Tenemos las mejores playas para surfear en el mundo, y ustedes [en California] tienen las otras", afirmó Bukele, quien planea visitar a Newsom. "Así que deseamos trabajar juntos", dijo.

Advertisement

El gobernador remarcó que Visit California, una organización sin fines de lucro, manejada y financiada por la industria del turismo para promover los viajes al estado, se comprometió a compartir prácticas de mercadeo para ayudar a El Salvador a identificarse como un destino turístico. "El compromiso con el turismo es real y tangible", remarcó Newsom. "Creo que las oportunidades económicas y de inversión son reales y vamos a trabajar para lograr que algunos intereses comerciales e industriales de California echen un vistazo a El Salvador".

Conforme el gobernador, su visita al país cambió su perspectiva sobre las preocupaciones de seguridad. El Departamento de Estado estadounidense aconseja a sus ciudadanos que "reconsideren" viajar a El Salvador, citando las altas tasas de homicidios y la prevalencia de delitos como la extorsión, el asalto y el robo.

Pero al conversar con activistas de derechos humanos, funcionarios de embajadas, sacerdotes, ex pandilleros, directores de prisiones, antropólogos, líderes políticos y deportados, Newsom descubrió que los niveles de delincuencia han disminuido constantemente en los últimos años. El número de homicidios decreció en un 50% en los últimos tres años, pero los 51 asesinatos del país por cada 100.000 personas en 2018 aún ocupan el segundo lugar en el mundo, después de Venezuela.

Los salvadoreños dijeron a Newsom que la violencia se concentra principalmente en los barrios empobrecidos, controlados por pandillas. "No esperaba escuchar eso de tanta gente, que los problemas de seguridad son muy remarcados", afirmó Newsom, y agregó que se siente cómodo de alentar a los californianos a visitar El Salvador, siempre con precaución.

Bukele espera trabajar con EE.UU para modificar esa alerta de violencia cuando asuma el cargo, en junio próximo. El Consejo Mundial de Viajes y Turismo prevé que 1.7 millones de extranjeros visitarán El Salvador en 2019.

Newsom remarcó enfáticamente que no planea gastar el dinero de los contribuyentes californianos en El Salvador. Su mensaje es, en cierto modo, similar a la estrategia del gobierno federal, que invirtió directamente cientos de millones de dólares en organizaciones sin fines de lucro que promueven la estabilidad económica en la región a través de programas financiados por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

Dicha entidad señaló que sus iniciativas para mejorar las oportunidades educativas, la capacitación laboral y las asociaciones con el sector privado estimularon 22.000 nuevos empleos y generaron $153 millones en ventas y exportaciones en El Salvador, de 2011 a 2016. La inmigración no autorizada de El Salvador a Estados Unidos en la frontera sur también declinó el año pasado. Algunos programas de la USAID peligrarían si Trump cumple con la promesa de recortar fondos a ese país.

Así como el ex gobernador, Jerry Brown, lideraba el debate internacional sobre el cambio climático, Newsom busca dominar la conversación global sobre la inmigración. Sus predecesores cedieron el liderazgo sobre el tema a otros estados fronterizos, expresó el funcionario y California, que es hogar de más de 10 millones de inmigrantes, debería recuperarlo.

Advertisement

El viaje de Newsom a Centroamérica fue criticado por algunos como un truco publicitario de un político con ambiciones de hacer carrera más allá de su estado.

Un pequeño grupo de reporteros de California viajó con el gobernador, mientras docenas de periodistas salvadoreños lo interceptaban en casi todas las paradas públicas de su itinerario.

Newsom destacó que el viaje estaba destinado a afirmar el liderazgo de California y a hacer retroceder a Trump.

"Está haciendo todo esto porque lo motiva el mal comportamiento", afirmó Newsom sobre el presidente. "Él sabe exactamente lo que hace: crea controversia y le funciona".

El gobernador agregó que quería ofrecer una alternativa a "simplemente quedarse de brazos cruzados en la frontera, enojado por los tuits de Trump", una estrategia de otros demócratas que, según Newsom, no da resultado. "Podemos seguir jugando en ese marco o si queremos tener éxito, podemos cambiar las reglas del juego; creo que este viaje es parte integral de eso", afirmó.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement