Share
Internacional

Hace décadas, se robó la rama de un árbol. Ahora él es el rey del durián

tan1

Los trabajadores de Tan Eow Chong cosechan durians en una granja mientras su hijo, Tan Chee Keat, centro, verifica la calidad de la cosecha en Bayan Lepas, Malasia. (Suzanne Lee / Especial para el Times)

(Los Angeles Times)

Mucho antes de que fuera el Rey del Durián, Tan Eow Chong estaba recorriendo Malasia rural en busca de plantas que pudiera cultivar cuando tropezó con un puesto de la carretera vendiendo una variedad de la fruta de carne dorada.

La vendedora, una anciana, instó a Tan a probarlo y se jactó de que sus durians eran del mismo color que el palacio del sultán local.

Tan dio un bocado y se quedó paralizado. Aparte del notorio aroma, que a menudo se compara con la carne podrida, no se parecía en nada a los durians fibrosos que cultivaba en su casa a 200 millas de distancia en la isla de Penang. Este era más carnoso, cremoso y agridulce, todo lo que un experto en ‘durián’ querría.

“La carne se derritió en mi boca”, dijo Tan, quien decidió entonces que él mismo tenía que cultivar el ‘durián’.

Anuncio

La fruta venía de un huerto cercano. Tan le preguntó si podía tener una rama para injertar en uno de sus árboles, pero la mujer rechazó la idea. Así que esa noche volvió con un aldeano armado con un rifle. Siguiendo las instrucciones de Tan, y una vez pagado, el hombre podó una rama de un pie de longitud con un tiro bien colocado.

Treinta y cinco años después de su atraco, Tan está cosechando las recompensas.

La rama de árbol proporcionó la genética para un durián galardonado conocido como el Rey Musang, que se ha convertido en el próximo cultivo comercial de Malasia y en la realeza del ‘durián’ de la familia de Tan.

tan2

Un cliente, vestido con una camisa verde, pide ‘durians’ en un puesto de carretera durante el Festival de Durian en Georgetown, Malasia.

(Los Angeles Times)

Anuncio

tan3

Un trabajador abre un durián para los clientes en un puesto de frutas en la carretera. (Suzanne Lee /Especial para en Times)

(Los Angeles Times)

Su éxito, sin embargo, llegó recientemente, gracias a su perseverancia en tiempos económicos difíciles y a un magnate que provocó la obsesión del Musang King en China, un país cuyos 1.4 billones de estómagos tienen el poder de mover mercados.

El ‘durián’ no es una fruta ordinaria. Su espinosa cáscara del tamaño de un melón parece un erizo cruzado con un aguacate. En el interior están los lóbulos de la fruta que tienen el aspecto y la textura del foie gras y que generalmente se comen crudos, pero también pueden mezclarse con arroz o agregarse a los pasteles.

tan4
(Los Angeles Times)

Lo que define la fruta ‘durián’, sin embargo, es su abrumador aroma sulfúrico, que ha provocado prohibiciones del transporte público y la evacuación ocasional de edificios. El olor es lo suficientemente fuerte como para penetrar en la cáscara gruesa de la fruta. Cuando la cáscara se rompe, el aroma puede doblar las rodillas de un neófito. Pero para los admiradores de la fruta, el hedor es parte del encanto.

“Si no apesta, no es ‘durián’”, dijo Tan.

tan5

Un grupo de turistas de Hong Kong se dan un festín con un durian de Musang King en su viaje anual a Malasia para comer durián en Durian Kaki, un puesto de frutas en la carretera de Tan Eow Chong y su familia en Bayan Lepas, Malasia. Suzanne Lee / Especial para el Times

(Los Angeles Times)

El mayor mercado de consumo emergente del mundo se muestra firmemente a favor del olor. La enorme demanda insatisfecha de durián en China es la principal razón por la cual la consultora Plantations International, con sede en Hong Kong, predice que el mercado global de ‘durián’ crudo alcanzará los $25 mil millones para 2030, en comparación con los $15 mil millones en 2016.

Anuncio

Se espera que una parte creciente de eso provenga de Malasia, donde se cree que la fruta se originó y la persona promedio consume 24 libras de ella cada año, mucho más que en cualquier otro lugar del mundo.

Tan, de 58 años, ha visto multiplicarse por diez sus ingresos en los seis años transcurridos desde que comenzó a exportar ‘durians’ a China.

Ahora, entre los habitantes de esta exuberante isla al oeste de la península de Malay, Tan es el rey del Durián.

tan6

En una granja propiedad de Tan Eow Chong, su hijo Tan Chee Keat trepa a un árbol para atar un durián de Musang King y evitar que la fruta caiga prematuramente;

(Los Angeles Times)

La historia de cómo Tan ganó su corona comienza con su padre, un criador de cerdos de la provincia costera china de Fujian. Antes de emigrar a Malasia en la década de 1940, el anciano Tan nunca había visto un ‘durián’.

Notó que la fruta crecía en forma silvestre en su propiedad en Balik Pulau, un rincón campestre de Penang, y decidió cultivarla.

En aquel entonces, había principalmente una variedad de durián, el Kampung, la palabra malaya para aldea. Aunque todavía se busca, no tiene nada de especial en comparación con las variedades híbridas de hoy.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Anuncio


Anuncio