Anuncio
Share

Por qué la huelga de maestros de Los Ángeles puede terminar con mucho menos dolor que el cierre del gobierno

Huelga piquetes

Maestros en la línea de piquete en Woodland Hills, California el 16 de enero.

 

(Brian van der Brug)

Los fracasos de negociación han dominado las noticias de esta semana. Los maestros del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) están en huelga porque su sindicato, Maestros Unidos de Los Ángeles, y el distrito no pueden llegar a un acuerdo sobre un contrato. Y el gobierno federal sigue parcialmente cerrado debido a la incapacidad del presidente Trump y de los demócratas en el Congreso para lograr un acuerdo sobre la financiación del muro fronterizo.

Las causas de las rupturas de negociación son similares, pero las perspectivas de resolución son muy diferentes. La huelga de los maestros podría resolverse sin que una de las partes esté de acuerdo; el cierre probablemente no.

Primero, las similitudes. En Los Ángeles y Washington los costos de que las negociaciones estén en un impasse son tan sustanciales para ambas partes que, objetivamente hablando, cada parte estaría mejor de lo que lo están sin ningún acuerdo.

Pocos profesores pueden permanecer mucho tiempo sin cobrar un sueldo, y el distrito ha ofrecido un aumento salarial decente del 6% y algunas concesiones de personal. En el lado del distrito, el LAUSD está perdiendo millones de dólares en fondos estatales todos los días de la huelga, los cuales podrían ser destinados para las prioridades que los profesores demandan.

Anuncio

Por mucho que los demócratas detesten el muro fronterizo, $5,700 millones no es mucho dinero en un presupuesto federal de casi $4,500 millones y ni siquiera construirá un muro. En la Casa Blanca, Trump habla mucho de un muro, pero no ha mostrado mucho interés en construir uno. Mientras tanto, el cierre significa que muchos servicios de gran importancia para los demócratas y republicanos no se prestan y los trabajadores no reciben remuneración.

Si los acuerdos que favorecen a cualquiera de las partes en estas disputas serían mejores para ambos que no llegar a ningún acuerdo, ¿por qué los maestros de Los Ángeles están en los piquetes y los guardaparques nacionales en suspensión? La huelga y el cierre comenzaron, y continúan, porque cada parte cree que puede soportar el sufrimiento por más tiempo, con menos incomodidad que sus adversarios. Esta creencia, a su vez, convence a cada una de las partes de que la otra cederá primero, y los beneficios obtenidos valdrán los costos a corto plazo.

Solo un lado puede tener razón en su creencia de que puede soportar mejor el dolor de un impasse, por supuesto. Y si el lado que está equivocado sobre su poder de permanencia no se da cuenta lo suficientemente rápido, incluso el lado que está en lo correcto puede perder más en el tiempo intermedio de lo que se recuperará más tarde.

Al menos en Los Ángeles debería ser posible una resolución mutuamente aceptable. Aunque hay verdaderas diferencias de principio entre el sindicato y el distrito (sobre el apoyo a las escuelas charter, por ejemplo), en su mayoría están estancados debido a predicciones contradictorias sobre el futuro.

Anuncio

El sindicato quiere cosas que cuestan mucho dinero, clases más pequeñas y más consejeros, bibliotecarios y enfermeras escolares, que el distrito dice que también quiere pero que simplemente no puede permitirse para seguir adelante. Señalando un superávit actual del distrito de $2,000 millones, el sindicato espera un futuro financiero brillante. El distrito solo ve nubes de tormenta, en la forma de aumento de los costos de las contribuciones de jubilación y disminución de las inscripciones que causarán reducciones en los fondos estatales.

Las disputas arraigadas en predicciones divergentes pueden resolverse con acuerdos contingentes, en los que ambas partes obtienen lo que quieren si sus predicciones resultan ser exactas.

El LAUSD debe estar de acuerdo en gastar un porcentaje de cada dólar futuro que exceda sus proyecciones presupuestarias extremas en las prioridades del sindicato. El sindicato debe estar de acuerdo en renunciar a sus demandas si en el futuro el distrito está tan cerca de la insolvencia como dice que lo estará. Los auditores neutrales pueden verificar la situación financiera.

Dado que ambas partes confían plenamente en su capacidad de previsión, cada una de ellas debe confiar en que un acuerdo contingente justificará sus demandas.

La resolución en Washington será más difícil de alcanzar. Antes del cierre, parecía que las técnicas clásicas de “regateo” podían resolver una típica disputa presupuestaria: un lado cedería en el muro a cambio de otra cosa que valoraba. Trump podría haber negociado con los demócratas un camino hacia la ciudadanía para los “Soñadores” a cambio de fondos para la construcción del muro. O podría haber sacrificado el muro a cambio del apoyo democrático a otras prioridades de seguridad fronteriza. (Trump aceptó y luego rechazó tal oferta).

Pero estas compensaciones no son posibles cuando, como estamos viendo ahora, lo que más quieren ambas partes es vencer a la otra. La consecuencia es que es probable que el cierre solo termine después de un dolor extremo, cuando la fe de una de las partes en que puede soportar mejor el estancamiento sea finalmente reivindicada.

El narcisismo de Trump es una ventaja decisiva en este tipo de batalla de voluntades a puño limpio. Hasta ahora, los demócratas han estado unidos, pero cuando la inspección de alimentos se detenga, los viajes al aeropuerto se vean seriamente obstaculizados y los empleados federales no remunerados sean desalojados porque no pueden pagar el alquiler, es probable que Nancy Pelosi y compañía decidan que malgastar unos pocos miles de millones de dólares es un imperativo moral, incluso si esto significa tener que ver a Trump declarar la victoria.

Aquellos que sufren de la paralización son los constituyentes de Trump también, por supuesto, pero es poco probable que les importe tanto.

Anuncio

Sin embargo, también es posible el resultado contrario. Si el cierre impide profundamente el crecimiento económico, como algunas señales están empezando a sugerir, o desencadena una recesión, Trump podría experimentar suficiente dolor como para ceder primero. Presidir una economía robusta es quizás tan importante para él como mantener su imagen de ser duro con la inmigración ilegal.

La huelga de maestros tiene el potencial de terminar al menos con un apretón de manos. Las sonrisas son posibles incluso si la ciudad o el estado pueden encontrar fondos adicionales para endulzar la olla del distrito. Es difícil imaginar un final similar al cierre del gobierno.

Russell Korobkin, profesor de derecho en UCLA, es el autor del libro de texto sobre negociación “Negotiation Theory and Strategy”.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio