Anuncio
Share

Políticos mexicanos se enfrentan sobre la ‘Tarjeta de Claudia’

Mexico's President Andres Manuel Lopez Obrador, right, and Maxico City's Mayor Claudia Sheinbaum
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a la derecha, y la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, saludan a sus seguidores después de un evento político en 2019 para celebrar el primer aniversario de su elección.
(Fernando Llano / Associated Press)

Aún faltan más de dos años y medio para las próximas elecciones presidenciales de México, pero una candidata potencial, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, de alto perfil, ya está siendo acusada de hacer trampa.

La controversia comenzó el mes pasado cuando el Gobierno de la Ciudad de México dio a conocer nuevas tarjetas de “becas” que otorgan a 1.2 millones de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria hasta $24 al mes para comidas, así como otros suministros.

Las tarjetas han existido desde que Claudia Sheinbaum las presentó en 2019. Sus opositores no están contentos de que su gobierno las haya estado promoviendo mediante la celebración de asambleas con los padres que están muy centrados en rendirle homenaje.

El elemento que los desencadenó fue un discurso de un alto funcionario de educación federal en uno de esos eventos. Después de elogiar a la jefa de Gobierno como una defensora de los niños, les indicó a los padres que los docentes habían calificado la tarjeta como la “Tarjeta de Claudia”.

Anuncio

Los partidos de oposición presentaron denuncias ante dos instituciones de supervisión electoral, acusando a la jefa de Gobierno de utilizar ilegalmente fondos públicos para la autopromoción, una larga tradición en México a pesar de los intentos de erradicarla.

Hay “reglas electorales que establecen igualdad de condiciones para todos los candidatos” y “en el momento en que Claudia Sheinbaum hace campaña con tres años de anticipación, está rompiendo esa igualdad”, subrayó Ángel Ávila, quien representa al Partido de la Revolución Democrática ante el Instituto Nacional Electoral.

Kenia López Rabadán, senadora del Partido Acción Nacional, realizó una conferencia de prensa para indicar que sería justo también “poner el nombre de Claudia en todo lo que este gobierno no hace bien”.

“Deberíamos hablar de los homicidios del gobierno de Claudia, los desaparecidos del gobierno de Claudia, los feminicidios del gobierno de Claudia”, reiteró.

Sheinbaum ha negado las acusaciones y ha señalado a los medios locales que lo único que respalda es el derecho a la educación y que “no se trata de intercambiar apoyo por un voto”.

Su jefe de Gabinete, José Alfonso Suárez del Real y Aguilera, indicó al Times que la jefa de Gobierno no ha expresado ningún deseo de postularse para la presidencia y que el titular de la Autoridad Federal de Educación en la Ciudad de México tuvo un “lapso” momentáneo cuando utilizó las palabras “Tarjeta de Claudia”.

Lo que realmente molesta a los críticos, explicó, es “el hecho de que hacemos que el derecho a una educación sea universal y gratuito en nuestro sistema de escuelas públicas”.

Las autoridades electorales indicaron que no tenían jurisdicción para revisar el tema y han estado remitiendo las quejas a las agencias de auditoría.

“No descubrimos que afectaría una elección porque no tenemos una elección”, puntualizó Bernardo Valle Monroy, un alto funcionario del Instituto Electoral de la Ciudad de México. “Estamos muy lejos de la época de las elecciones”.

Los candidatos políticos en México han sido acusados durante mucho tiempo de todo, desde repartir tarjetas de regalo, hasta cortejar a los votantes con tortillas más baratas.

Los operativos del Partido Revolucionario Institucional, que gobernó México durante siete décadas, llegaban a las comunidades pobres para instalar líneas eléctricas justo antes de las elecciones.

Vidal Romero, politólogo de la universidad ITAM en la Ciudad de México, comentó que la entrega de tarjetas de efectivo es un “instrumento de propaganda” que ayuda a los ciudadanos a ver cómo se les transfieren los recursos y les da una idea más clara de cómo votar.

En cuanto a las tarjetas de efectivo para estudiantes, los expertos determinaron que la forma en que han sido promovidas es al menos éticamente preocupante.

“Hay una línea muy fina entre un gobierno que ejerce sus recursos y aquel que utiliza programas sociales para beneficio personal”, detalló Beatriz Camacho, analista de la Alianza Cívica, un grupo de vigilancia electoral en México. “Por un lado, Claudia puede decir que es política social dar dinero a estos jóvenes, y tiene razón, pero, por otro lado, ¿hasta qué punto es llamarlo ‘la Tarjeta de Claudia’ un fortalecimiento de su imagen a largo plazo?”.

La prensa de la Ciudad de México ha señalado que la última versión de la tarjeta es blanca y rojo cereza, lo suficientemente cercana a los colores del partido político del alcalde, Morena.

En cuanto a si se violaron las leyes, Horacio Vives, exasesor del Instituto Nacional Electoral, mencionó que, debido a que el nombre de Sheinbaum no está en la tarjeta, es “una situación en el límite”.

Luis Carlos Ugalde, expresidente del Instituto Federal Electoral, detalló que Sheinbaum debería denunciar la declaración del funcionario educativo.

“Creo que no hay duda de que es una estrategia para beneficiarla políticamente”, señaló.

Sheinbaum, quien tiene un doctorado en ingeniería energética, se convirtió en la primera jefa de Gobierno electa de la Ciudad de México en 2018. Entre sus logros se encuentra la expansión del acceso a Wi-Fi en toda la entidad, que recientemente estableció un récord mundial por el mayor número de puntos de acceso gratuitos en una red urbana.

Pero su mandato reciente ha estado dominado por la pandemia y el colapso de un tramo elevado del metro que mató a más de dos docenas de personas en mayo.

Protegida del presidente Andrés Manuel López Obrador, ya es considerada una de las primeras en la carrera presidencial de 2024. Recientemente asistió a las tomas de posesión de gobernadoras en los estados de Baja California, Guerrero y Colima, que algunos observadores políticos vieron como un intento de impulsar su perfil nacional.

Las tarjetas de “becas”, que se pueden usar en varias tiendas de la Ciudad de México, han sido populares entre los padres. La controversia sobre Sheinbaum no ha cambiado eso.

“La verdad es que no me molesta, pero en esta ciudad la gente lo malinterpreta todo”, mencionó Carlos Rodríguez, un conductor de Uber cuyo hijo de 9 años ya recibió la nueva tarjeta. “Sé que esta tarjeta no proviene de ella personalmente”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio