Advertisement
Share

México envía a EEUU cajas negras helicóptero caído en acción

Personal de emergencia trabaja cerca de un helicóptero Blackhawk de la Marina que se estrelló
Personal de emergencia trabaja cerca de un helicóptero Blackhawk de la Marina que se estrelló luego de prestar apoyo en la captura del capo del narcotráfico Rafael Caro Quintero cerca de Los Mochis en el estado de Sinaloa, México, el 15 de julio de 2022. Las cajas negras del helicóptero serán analizadas en Estados Unidos por la empresa fabricante de la aeronave, informó el jueves 11 de agosto de 2022 el vocero de la Secretaría de Marina. (AP Foto/Guillermo Juárez)
(Guillermo Juarez / Associated Press)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Las cajas negras del helicóptero que se precipitó a tierra durante el operativo de captura del narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, accidente en el que murieron 14 marinos, serán analizadas en Estados Unidos por la empresa Sikorsky, fabricante de la aeronave.

Así lo indicó a The Associated Press el contralmirante José Orozco, vocero de la Secretaría de Marina, quien agregó que técnicos de esa dependencia viajarán el viernes a Estados Unidos para participar en el diagnóstico del siniestro junto a personal de la fiscalía federal mexicana y expertos de la compañía fabricante.

Orozco dijo que el registro de los dos últimos minutos de vuelo que tienen las llamadas cajas negras será clave a la hora de determinar de manera fehaciente la causa del desplome.

Advertisement

El envío de las cajas negras, los aparatos de registro de las aeronaves, a los fabricantes del aparato es algo habitual en este tipo de incidentes, máxime si provocan víctimas mortales, según los expertos.

Los primeros datos, todavía preliminares, apuntan a que pudo haber problemas “con el sistema de alimentación de combustible pero no sabemos si es por error humano o falla técnica”, señaló el contralmirante.

Según el militar, se llegó a esta primera hipótesis por “experiencia de pilotos y mensajes que tuvo el helicóptero con la torre de control... pero no hay nada confirmado”.

Advertisement

El helicóptero Black Hawk de la Marina se desplomó el 15 de julio en Los Mochis, Sinaloa, un estado del noroeste de México en la costa del Pacífico, horas después de la captura de Caro Quintero con fines de extradición a Estados Unidos, adonde está acusado de delincuencia organizada y del secuestro y asesinato de un agente de agencia antidrogas estadounidense DEA en 1985.

Según dijo entonces el presidente Andrés Manuel López Obrador, la aeronave estaba encargada de dar seguridad a los efectivos de la Marina y la fiscalía federal que participaron en la detención del capo en un poblado de la sierra de Sinaloa. Un marino sobrevivió al accidente.

En algunas ocasiones los cárteles mexicanos han demostrado tener capacidad suficiente para disparar contra helicópteros pero, en ese caso, la Marina descartó desde el primer momento que pudiera deberse a un ataque y siempre lo calificó de “accidente”.

Advertisement

El presidente ordenó una investigación exhaustiva que está siendo coordinada por la Fiscalía General de la República.

Caro Quintero, de 69 años, era uno de los fugitivos más buscados por el FBI desde que en 2013 fue liberado de una cárcel mexicana por un aparente error judicial después pasar casi tres décadas encarcelado por el asesinato del agente de la DEA y de un piloto mexicano.

Fue uno de los principales proveedores de heroína, cocaína y marihuana a Estados Unidos entre las décadas de 1970 y 1980 y, según las autoridades, desde su salida de la cárcel había vuelto a los negocios criminales.

Advertisement


Advertisement