Anuncio

Opinión: Hacer que los niños vuelvan a las aulas debería ser una de las prioridades en una pandemia, dice el superintendente del LAUSD

Student participates in an online class in her bedroom during remote learning lessons at home in Boyle Heights.
Priscilla Guerrero, de 9 años, usa una computadora portátil para su clase en línea de cuarto grado en su casa en Boyle Heights.
(Los Angeles Times)

Mañana, si así lo deseara, podría llevar a su familia y caminar a Glendale Galleria sin siquiera un control de temperatura, y luego pasar horas navegando junto a cientos de compradores de todas partes de Los Ángeles.

Lo que no puede hacer es dejar a sus hijos en las escuelas de su vecindario para un día de instrucción en salones de clase donde el acceso se controlaría cuidadosamente, los estudiantes y los escritorios estarían cuidadosamente separados, todos los salones se limpiarían a fondo todos los días y cada alumno, maestro y miembro del personal se examinaría regularmente para el coronavirus.

Ocho meses después de una pandemia que probablemente se prolongue hasta el próximo año, el nivel de COVID-19 está aumentando y nuestras prioridades están fuera de lugar. Los centros comerciales simplemente no deberían ser una prioridad más alta que la reapertura de las escuelas públicas que brindan a millones de niños las bases en lectura, matemáticas y pensamiento crítico que necesitan para tener éxito en la escuela y en la vida.

Las escuelas deben ser lo primero, no lo último. Dar prioridad a la educación requiere que todos los californianos, desde el gobernador hacia abajo, tomen las medidas necesarias para reducir la transmisión comunitaria a un nivel en el que sea apropiado que los niños y los maestros regresen a los campus. Una vez que estén allí, haremos nuestra parte para mantenerlos a ellos y a la comunidad en general a salvo.

Anuncio

Sin cambios significativos en las políticas y prioridades, es poco probable que las escuelas de Los Ángeles vuelvan a abrir para recibir instrucción en persona en el corto plazo. Según las reglas actuales, antes de que puedan reabrir, el área de Los Ángeles tendría que reducir la propagación del coronavirus lo suficiente como para salir del nivel más alto de riesgo de exposición del estado durante al menos un mes. Eso es necesario para mantener seguros a los estudiantes, maestros y personal, pero no hemos estado ni cerca de lograrlo desde que comenzó la pandemia. Y las cosas están empeorando, no mejorando: el condado de Los Ángeles informó la semana pasada el mayor número de casos nuevos desde el verano.

No podemos ignorar el aumento de casos como algo inevitable. Todos debemos trabajar para reducir los niveles de virus mediante el uso de mascarillas, el distanciamiento social, evitando reuniones y quedándonos en casa siempre que sea posible para que los niños regresen a la escuela.

El tiempo alejado de los maestros, los amigos y la estructura del aula está perjudicando a los niños. Muchos estudiantes están luchando con el aprendizaje en línea, en particular los más jóvenes, los que aprenden inglés, los alumnos con diferencias y discapacidades y los que tenían dificultades antes del cierre de las instalaciones escolares. Todos los estudiantes necesitan la oportunidad de regresar al salón de clases, donde se lleva a cabo el mejor aprendizaje.

Incluso antes de la pandemia, más del 80% de los estudiantes en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles provenían de familias que vivían por debajo del nivel de pobreza, y las estimaciones son que el 75% de esas familias han tenido a alguien sin trabajo debido al COVID-19. El virus está teniendo un efecto desproporcionado en las familias de bajos ingresos. Debemos brindar la opción a los alumnos de estar en las escuelas si eso es lo que eligen sus familias. Y tenemos que hacer esto de una manera que proteja la salud y la seguridad de todos en la comunidad escolar: estudiantes, personal y sus familias.

Anuncio

En lugar de esperar a que el resto de la sociedad vuelva a abrir y permanezca abierta antes de que contemplemos la reapertura de las escuelas, California debe reconocer el papel vital que desempeñan las escuelas en la vida de los niños y las familias trabajadoras y hacer de los estudiantes una prioridad máxima.

A principios de este mes, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles lideró a siete de los distritos escolares más grandes del estado al pedirle al gobernador Gavin Newsom que adoptara un marco claro y consistente que podría aplicarse en el estado para que todos los distritos escolares reabrieran. California ha mantenido durante mucho tiempo un conjunto de estándares estrictos para la salud, la educación y las prácticas de los empleados en las escuelas. Esta crisis no es un momento para disminuir los estándares de seguridad o educación, sino para hacerlos cumplir de manera uniforme.

El esfuerzo debe comenzar con un mandato del estado a las ciudades y condados para reducir la propagación general del virus a niveles aceptables. Las escuelas no pueden abrir hasta que eso suceda. Los estándares estatales para la reapertura de campus deben incluir prácticas de seguridad tales como limpieza, distanciamiento social y agrupación de estudiantes en grupos pequeños, un sistema sólido y financiado por el estado de pruebas de COVID-19 y rastreo de contactos en las escuelas, así como pautas para la instrucción, y protección de los empleados.

Una vez que se logre una menor propagación del virus en la comunidad y se cumplan los estándares para las prácticas de salud, la instrucción y la protección de los empleados, las escuelas deberían abrir, y luego debemos trabajar duro para mantenerlas abiertas incluso si eso significa reducir otras actividades.

Anuncio

Los regímenes regulares de pruebas de coronavirus en las escuelas proporcionarán una identificación temprana de la infección incluso en estudiantes y personal que no presenten síntomas. También ayudará a las autoridades sanitarias a aislar a las personas con el virus para que no se propague.

A largo plazo, este sistema de salud escolar será útil cuando llegue el momento de ayudar a vacunar a los niños contra el COVID-19 en la escuela, como se hizo con la vacuna contra la polio durante la epidemia en la década de 1950. Después del COVID-19, una inversión en los sistemas de salud basados en las escuelas podría ser un regalo continuo en las comunidades con grandes necesidades. Los niños incluso podrían recibir exámenes físicos regulares, así como exámenes dentales, auditivos y de la vista. Todo en un lugar en el que las familias confían y los estudiantes asisten casi todos los días.

Los directores, maestros y personal escolar están haciendo esfuerzos heroicos para mantener a los alumnos conectados con la escuela y ayudarlos a continuar aprendiendo. Pero para muchos estudiantes, el aprendizaje en línea palidece en comparación con la educación que reciben en el campus. Y para algunos, el tiempo fuera del aula tendrá consecuencias de por vida. No podemos priorizar un día en el centro comercial sobre toda una vida de oportunidades para un niño.

Austin Beutner es superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio