Anuncio

Los republicanos enfrentan decisiones difíciles sobre el servicio postal que no le gustan a Trump

Sen. Michael B. Enzi (R-Wyo.) speaks at a Senate Governmental Affairs Committee hearing.
El senador Michael B. Enzi (republicano por Wyoming) habla en una audiencia del Comité de Asuntos Gubernamentales del Senado sobre el Servicio Postal de Estados Unidos.
(Associated Press)

Los congresistas republicanos en carreras ajustadas este otoño están bajo presión ya que el Servicio Postal se ha visto empujado a reducir costos en medio del año electoral.

Los republicanos del Congreso que enfrentan reelecciones reñidas se encuentran en una posición precaria sobre el asediado Servicio Postal, ya que sus jefes imponen medidas de reducción de costos a una de las pocas agencias queridas del gobierno.

Y, como sucede a menudo, el presidente Trump ha hecho que las consecuencias políticas para los republicanos sean cada vez más delicadas.

El director general de correos Louis DeJoy, un importante donante de Trump, insiste en que está tratando de economizar en una agencia que durante mucho tiempo ha perdido miles de millones al año. Mientras tanto, el ahora presidente ha criticado casi a diario el Servicio Postal, que considera un despilfarro, y ha amenazado con oponerse a proporcionar dinero extra para ayudarlo a manejar los niveles récord esperados de boletas electorales por correo este otoño, impulsado por el brote de coronavirus.

Alimentado por la insistencia infundada de Trump de que la votación por correo está plagada de fraude, los demócratas y otros críticos dicen que está tratando de socavar las elecciones presidenciales y del Congreso de este otoño impidiendo que el Servicio Postal entregue las boletas a tiempo para ser contadas.

Anuncio

DeJoy dijo el viernes a un comité del Senado que el Servicio Postal está comprometido a entregar el correo electoral “de manera segura y puntual”, pero destacó que no tiene planes de restaurar los buzones de correo o revertir los recortes hechos desde que asumió el cargo en junio.

Los republicanos dicen que los demócratas están exagerando los problemas del Servicio Postal para influir en sus propios votantes.

Para ilustrar la ventaja política que perciben los demócratas, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata por San Francisco), dijo en una carta de recaudación de fondos el viernes que está “disgustada, como usted, al ver al presidente Trump y sus republicanos socavar y sabotear nuestra oficina de correos”.

El problema ha dejado a los legisladores republicanos en una situación incómoda.

Anuncio

Adoptar la línea dura de Trump los convierte en críticos de una agencia que obtuvo una abrumadora aprobación del 91% en una encuesta no partidista del Pew Research Center este año. Pero con las demoras en el correo ya generalizadas, muchos enfrentan la presión pública para respaldar un proyecto de ley de la Cámara que proporciona $25 mil millones para la agencia en una votación inusual el sábado.

Varios republicanos dijeron que el problema del Servicio Postal resultará menor para la mayoría de los votantes. Otros se han quejado, sobre todo en privado, de que les conviene destacar los esfuerzos para restaurar la economía, reabrir las escuelas y abordar el coronavirus que soportar los bombardeos diarios de Trump contra la votación por correo y la agencia en apuros.

“El presidente no está totalmente equivocado”, porque la votación por correo es menos segura que la votación en persona, comentó el senador Roy Blunt de Missouri, un miembro del liderazgo republicano del Senado que no enfrenta la reelección este año. “Pero hablar de ello tampoco es del todo útil”.

Anuncio

Los demócratas están jugando a la ofensiva.

La demócrata Gina Ortiz Jones, que busca un escaño abierto en la Cámara Republicana en el oeste de Texas, habló sobre el retraso en la entrega por correo de medicamentos recetados a los veteranos. El ex gobernador de Colorado John Hickenlooper, el demócrata que desafía al senador republicano Cory Gardner, dice que Gardner ha elegido el “silencio cobarde” en lugar de confrontar a Trump por el Servicio Postal.

Muchos republicanos han recurrido a garantías generales de que todo estará bien. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), dijo el jueves que el Servicio Postal “no está en problemas” y que los legisladores se asegurarán de que “puedan entregar nuestras boletas a tiempo”.

Uno de los pocos republicanos que rompió abiertamente con Trump ha sido el congresista John Katko, de un distrito de inclinación demócrata en el centro de Nueva York. Dijo que apoya revertir los cambios de DeJoy y agregó: “No estoy de acuerdo con el presidente. No debemos permitir que el Servicio Postal flaquee en el momento de mayor necesidad de nuestra comunidad”.

Anuncio

Los demócratas también se están posicionando como defensores de una agencia que es especialmente codiciada en áreas rurales representada principalmente por republicanos.

En ningún lugar es más crucial el restablecimiento de la política que en Oriente Medio y la espectacularmente inútil guerra mundial contra el terrorismo.

En un anuncio digital, el PAC de la mayoría en el Senado, alineado con los líderes demócratas del Senado, ataca a la senadora republicana de Maine Susan Collins por ayudar a redactar una ley de 2006 que, según dice, llevó al Servicio Postal “al borde” al exigirle que financie por adelantado miles de millones en beneficios de jubilación futuros. La medida fue aprobada con un apoyo abrumador tanto de demócratas como de republicanos.

La ley ha debilitado al Servicio Postal durante una pandemia, dice el locutor, quien pregunta: “Susan Collins, ¿cómo pudiste dejar que esto sucediera?”. Collins se enfrenta a una reñida carrera por la reelección.

Anuncio

El mes pasado, ella y la senadora Dianne Feinstein (D-Calif.) presentaron una legislación que proporciona hasta $25 mil millones y le dice a la agencia que elabore un plan para arreglar sus finanzas a largo plazo.

Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes están presionando a los republicanos para que se opongan al proyecto de ley que se votará el sábado, que proporcionaría $25 mil millones al Servicio Postal. También requeriría que DeJoy restaure las máquinas clasificadoras, las horas extra y otros cambios en las prácticas que existían el 1 de enero y requeriría que la agencia priorice la entrega de correos electorales oficiales.

En los materiales enviados a los legisladores republicanos de base, el líder republicano de la Cámara, Steve Scalise de Louisiana, llamó al proyecto la “Ley de la Teoría de la Conspiración del USPS”. Escribió que el Servicio Postal tiene todos los recursos que necesita y acusó a los demócratas de “impulsar un intento de fabricar una crisis postal con fines políticos”.

Un republicano que dice que todavía está considerando su voto es el congresista Rodney Davis, quien mantuvo su distrito rural de Illinois por menos de 1 punto porcentual en 2018 y es el objetivo nuevamente de los demócratas este año.

Anuncio

Davis comentó que los demócratas han exagerado los problemas del Servicio Postal, pero agregó en una entrevista: “Hay muchos de nosotros que pensamos que el Servicio Postal merece algunos fondos en este momento”.

El ex congresista Tom Davis (R-Va.) acusó a los demócratas de avivar el miedo para energizar a los votantes. Pero el exjefe de la organización política republicana de la Cámara de Representantes dijo que los legisladores republicanos deberían respaldar fondos adicionales si se ajustan a las necesidades de sus distritos.

“En una pandemia, por supuesto, se desea que sea más fácil votar. No quieres que te vean como si estuvieras reprimiendo a los votantes”, señaló. “Ningún político quiere ser visto así".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio