Anuncio
Share
Política

Las gorras MAGA y las caras pintadas de negro son diferentes formas de expresión, pero comparten un mismo ADN

maga1

Donald Trump firma una gorra de campaña después de un mitin el 25 de abril de 2016. (Andrew Harrer / Bloomberg)

(Los Angeles Times)

Dos potentes símbolos raciales, las gorras MAGA y las caras negras, han estado en las noticias. Es posible que no parezcan relacionados a primera vista, pero pertenecen a una tendencia política que va desde la provocación hasta el racismo absoluto. Ellas comparten el ADN.

El uso de una gorra que tenga como emblema “Que América vuelva a ser grande” (MAGA) no es necesariamente una expresión manifiesta de racismo.

Pero si usa una, es un buen indicio de que comparte, admira o aprecia las opiniones racistas del presidente Trump sobre los mexicanos, los musulmanes y los muros fronterizos.

Esa gorra agita emociones fuertes. Está destinada a eso.

Anuncio

Conozco a una madre con  tendencia demócrata en el Condado de Orange que le pidió a la amiga de su hijo adolescente que se quitara el sombrero de MAGA en su casa. Al salir, el niño tiró su cartel de Katie Porter-for-Congress, que terminó con la amistad de los chicos.

El propietario de un restaurante bi-racial en San Mateo, tuiteó que consideraba que las gorras no eran diferentes a “una esvástica, una capucha blanca o cualquier otro símbolo de intolerancia y odio”.

“Todavía no ha sucedido”, escribió J. Kenji López-Alt, “pero si vienes a mi restaurante con una gorra de MAGA, no te van a atender”.

Rápidamente, y con razón, se disculpó después de que fue tachado por intolerante. Puede reservarse el derecho de rechazar el servicio a cualquier persona, pero si elige a sus usuarios en función de su política, merece ir por debajo.

Anuncio

(Si fuera dueño de un restaurante, no te echaría si llevas una gorra MAGA a la cena, aunque creo que las gorras en la mesa son extremadamente groseras).

Cuando Nick Sandmann, un estudiante de preparatoria de Kentucky, usaba una gorra de MAGA cuando participaba en lo que parecía ser un concurso de fijar su mirada con Nathan Phillips, un nativo americano, la imagen resultó irrespetuosa en el mejor de los casos y racista en el peor. El análisis de este hecho ha tomado una calidad similar a la de Rorschach: ves lo que quieres ver. Pero sin esa gorra, la historia no habría estallado.

Las gorras MAGA simplemente no significan nada fuera de su mensaje político implícito: el pasado era mejor porque el país era más blanco.

Espero con interés el día en que se consignen al mismo destino histórico que las banderas confederadas.

Incluso entonces, seguramente seguirán teniendo sus fans.

Ya sea que las personas blancas que se pintan sus rostros de negro por diversión lo sepan o no, la práctica está arraigada en la sociedad y representa una burla hacia los negros por parte de los blancos. Al igual que el sombrero MAGA, es una expresión de la supremacía blanca.

La foto que salió la semana pasada de la página del anuario de la escuela de medicina del gobernador demócrata de Virginia, Ralph Northam, ya era lo suficientemente mala: un hombre blanco con rostro negro parado junto a un hombre (presumiblemente) blanco con una túnica blanca Ku Klux Klan y una capucha puntiaguda.

Lo único que tenía para él fue que no intentó defender la foto.

Anuncio

maga2

El gobernador de Virginia, Ralph Northam, a la izquierda, gesticula mientras su esposa, Pam, escucha durante una conferencia de prensa el 2 de febrero (Steve Helber / Associated Press)

(Associated Press)

“Esa foto y las actitudes racistas y ofensivas que representa no reflejan a la persona que soy hoy en día, o la forma en que me he comportado como soldado, médico y funcionario público”, dijo Northam en un mensaje de video a sus electores el viernes 1de febrero. “Lo siento profundamente”.

Realmente no importa que más tarde decidió que posiblemente no podría haber sido una de las dos figuras de la foto. El daño estaba hecho.

En su conferencia de prensa del sábado 2, admitió que una vez ennegreció su rostro para un concurso de baile de Michael Jackson y dijo: “No se puede quitar el lustre de zapatos”. Parecía estar preparado para el paseo lunar, hasta que su esposa lo detuvo. Toda la actuación fue un ejercicio de desorientación histórica, política y personal.

“Ya que ama a Michael”, dijo el reverendo Al Sharpton en MSNBC, “debería regresar a la mansión y jugar ‘Beat It’ y comenzar a empacar”.

Parece que sus compañeros virginianos están de acuerdo.

::

La lección —que la cara negra nunca es divertida nunca aceptable— es una que los estadounidenses blancos parecen estar destinados a tener que aprender una y otra vez.

Anuncio

Hace 25 años, el actor de “Cheers”, Ted Danson, se pintó la cara negra y realizó una comedia profana (usó la palabra N más de una docena de veces) en el asado del New York Friars Club de su entonces novia, Whoopi Goldberg.

Su pintura de la cara incluía labios blancos de gran tamaño. La reacción negativa fue rápida.

Goldberg, quien lo ayudó a concebir el hecho, fue una de los pocas que salió en su defensa. “Se necesita mucho coraje para salir con la cara negra frente a 3,000 personas”, dijo. “No me importa si no te gustó. A mi si.”

Veinte años después, la actriz blanca Julianne Hough fue criticada por oscurecer su rostro cuando se disfrazó del personaje de Uzo Aduba “Crazy Eyes” de “Orange is the New Black”.

Ella fue inmediatamente amonestada y se disculpó.

“Desde luego, nunca fue mi intención ser irrespetuosa o degradante con nadie”, dijo Hough. “Me doy cuenta de que mi disfraz lastima y ofende a la gente y realmente me disculpo”.

La respuesta de Aduba fue amable: “Creo que tal vez fue un evento desafortunado, pero se disculpó y siento que todos podemos seguir adelante”.

Ojalá pudiéramos seguir adelante.

El otoño pasado, la presentadora de televisión, Megyn Kelly, perdió su trabajo después de insistir en que antes estaba bien que usara la cara negra en Halloween.

“Cuando era niña, estaba bien, siempre y cuando te vistieras como un personaje”, dijo Kelly. “No puedo estar al tanto de la cantidad de personas a las que estamos ofendiendo por ser personas normales”.

Tienes que vivir en lo profundo de un mundo de privilegio blanco para pensar que la cara negra es “normal”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio