Advertisement

Para EE.UU y China, ya no es una guerra comercial, es algo peor

Para EE.UU y China, ya no es una guerra comercial, es algo peor
El presidente Trump, durante una visita de estado en noviembre de 2017, se reúne con el presidente chino, Xi Jinping, frente al Gran Palacio del Pueblo en Pekín. (Artyom Ivanov / Abaca Press)

Lo que comenzó hace dos años como un esfuerzo por parte del presidente Trump para obtener mejores términos de China en los aspectos básicos del comercio exterior, ahora amenaza con convertirse en una confrontación mucho más amplia y siniestra.

El conflicto continúa enmarcado como una "guerra comercial" entre las dos economías más grandes del mundo, mientras Washington y Beijing persiguen una serie creciente de aumentos de aranceles y otras medidas de represalia.

Advertisement

Aún cuando Trump se desplazó el jueves para iniciar una nueva guerra comercial potencialmente dañina con México, el conflicto con China se ha ampliado más allá de los problemas comerciales originales.

Bajo la superficie, un nuevo tono ha comenzado a surgir desde que las conversaciones comerciales se interrumpieron a principios de mayo y Trump aumentó los aranceles a los productos importados de China, una acción que se realizó como represalia a los impuestos de Beijing. Los funcionarios de ambos lados del Pacífico han comenzado a retratar la relación entre Estados Unidos y China en términos nacionalistas y cargados de emociones que sugieren un conflicto mucho más profundo.

Advertisement

Recientemente, por ejemplo, un grupo privado de economistas y expertos en comercio estadounidenses con una larga experiencia en China viajó a Beijing, esperando su habitual intercambio técnico con los funcionarios del gobierno chino.

En cambio, un miembro del Politburó chino los sermoneó durante casi una hora, describiendo la relación Estados Unidos-China como un "choque de civilizaciones" y alardeando de que el sistema controlado por el gobierno de China era muy superior a la "cultura mediterránea" de Occidente, con sus divisiones internas y su agresiva política exterior.

En el lado estadounidense, un alto funcionario del Departamento de Estado, durante un foro celebrado el mes pasado en Washington, advirtió sobre un enfrentamiento cada vez más profundo con China en un hecho en el que casi lo mostraba en términos raciales.

En la Guerra Fría con la Unión Soviética, dijo Kiron Skinner, director de planificación de políticas del Departamento de Estado, Washington al menos se enfrentó a sus compañeros caucásicos, mientras que con Beijing, Washington se enfrenta a una cultura no blanca.

Advertisement

"En China tenemos un competidor económico, tenemos un competidor ideológico, uno que realmente busca un tipo de alcance global, que muchos de nosotros no esperábamos hace un par de décadas", dijo Skinner. "Y creo que también es sorprendente que esta sea la primera vez que tengamos un competidor de gran poder que no sea caucásico".

Sobre los asuntos comerciales en sí mismos, las dos partes aún pueden llegar a una tregua, con la mejor oportunidad presentándose en la cumbre económica de las principales naciones a fines de junio en Osaka, Japón. Trump y el presidente chino, Xi Jinping, están programados para asistir a la reunión de líderes del G-20.

Según los analistas, es probable que un acuerdo alcanzado directamente por los dos líderes evite nuevas rondas de golpes y contraataques sobre los lazos económicos y financieros.

Pero no está claro si alguno de los líderes está interesado en una retirada.

El conflicto, sin embargo, ahora va más allá de la escalada de tarifas. Las actitudes se han endurecido en los últimos días después de que la Administración Trump pusiera en la lista negra a la firma de telecomunicaciones Huawei, impidiendo efectivamente que una de las compañías globales más exitosas de China comprara componentes y software cruciales de firmas estadounidenses. (Más tarde, Huawei obtuvo una suspensión temporal de algunas de las restricciones del Departamento de Comercio).

La Casa Blanca está preparando acciones similares contra otras firmas chinas de alta tecnología, según informes de prensa.

"Todo eso socavaría la mayor parte del interés que los chinos tienen en negociar con el gobierno de Trump en materia de comercio", dijo Scott Kennedy, experto en China del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. China, agregó, probablemente "se acomodará y tratará de sobrevivir hasta el segundo mandato de la Administración Trump o la nueva administración entrante".

La creciente fricción aún no ha tenido un gran impacto en los mercados financieros o en la economía en general. Pero la política interna, por ahora, parece favorecer el conflicto, no el compromiso.

Advertisement

En su país, Trump recibe muchos vitores por perseguir a un adversario que muchos estadounidenses creen que es un socio comercial injusto que ha robado la valiosa propiedad intelectual de EE.UU en su ascenso para ser una superpotencia. El riesgo político para Trump de los oponentes demócratas potenciales en 2020 no es golpear demasiado fuerte a China, sino pisar demasiado blando o desprenderse de un acuerdo débil.

En China, el órgano de propaganda del partido desempolvó viejas películas patrióticas de la Guerra de Corea, cuando el ejército chino rechazó a las fuerzas estadounidenses que avanzaban hacia el norte, y la reciente gira por el país de Xi transmitió un mensaje de preparación para una nueva "Larga Marcha" para resistir un hostigador extranjero.

En este punto, muchos expertos en relaciones entre Estados Unidos y China dicen que lo mejor que uno podría esperar es una tregua temporal, e incluso eso será difícil de lograr si Trump sigue ejerciendo presión.

Para cuando comience la cumbre del G-20 el 28 de junio, el Representante de Comercio de EE.UU habrá concluido las audiencias públicas sobre un nuevo tramo de aranceles propuesto, lo que significa que podría en cualquier momento imponer impuestos sobre los $300 mil millones restantes de importaciones desde China, incluyendo muchos bienes de consumo ordinarios. Las rondas anteriores han impuesto grandes tasas del 25% a cerca de $250 mil millones de productos chinos.

Los aranceles de represalia de China, dólar por dólar, han sido más limitados en las rondas recientes, por la sencilla razón de que sus importaciones de mercancías estadounidenses, alrededor de $120 mil millones el año pasado, son menos de una cuarta parte de lo que envía a Estados Unidos. China ha agregado aranceles a cerca de $110 mil millones de productos estadounidenses.

Sin embargo, Beijing podría devolverle el golpe de otras maneras. Según una encuesta reciente realizada por las Cámaras de Comercio de Estados Unidos en Shangai y Pekín, una de cada cinco empresas estadounidenses que operan en China dicen que se enfrentan a un aumento en las inspecciones y a un despacho de aduanas más lento.

Según los informes, China ha suspendido las compras de miles de millones de dólares de la soja estadounidense, y los funcionarios han comenzado a señalar que podrían restringir el suministro de los llamados rare-earth elements que son importantes para la fabricación de automóviles eléctricos y otros productos de alta tecnología.

China es el productor dominante de ese ramo en el mundo.

Pekín también podría incitar a boicots de productos estadounidenses populares como los iPhones de Apple o reducir el turismo a Estados Unidos, lo que sería particularmente doloroso para estados como California. Y las universidades estadounidenses ya están preocupadas por una posible baja en los estudiantes chinos que pagan la matrícula completa.

Advertisement

Luego está Boeing, el mayor exportador estadounidense a China. Las ventas a China el año pasado representaron más del 20% de los ingresos de aviones comerciales de la compañía.

Boeing ha estado en conflicto en las últimas semanas por la puesta a tierra de su flota de 737 Max después de dos accidentes fatales. La compañía enfrenta varias investigaciones gubernamentales relacionadas con el avión, incluso cuando está trabajando con las autoridades federales en soluciones de software con la esperanza de reanudar pronto el servicio.

Beijing podría retener su propio certificado de capacidad aérea, lo que evitaría que el 737 Max volara a través de China, con ciertos efectos de desbordamiento en otros países.

"Me parece un tipo de represalia lógica... y obvio donde China tiene al menos el potencial de tener algo de influencia con lo que está sucediendo con Huawei", dijo David Bachman, especialista en relaciones de EE.UU y China en la Universidad de Washington en Seattle.

Si no se avanza en el comercio en la cumbre del G-20 y entra en vigor una nueva ronda de aranceles y contra aranceles, la próxima escalada podría ocurrir a mediados de agosto. Ahí es cuando se agota el período de 90 días del Departamento de Comercio para Huawei y los chinos comienzan a descubrir cuánto puede operar Huawei sin las actualizaciones clave del software Android de Google, así como los chips cruciales y otro hardware de los proveedores estadounidenses.

Por esas y otras razones, incluidos los crecientes riesgos para los mercados financieros y el posible cambio de cálculo político, Damien Ma, miembro del comité de expertos del Paulson Institute en Chicago, aún ve la posibilidad de un acuerdo comercial limitado para el otoño. Pero incluso entonces, dijo Ma, no habrá acuerdo a menos que los dos presidentes se involucren personalmente y hablen entre sí.

"Después de todo, tendrán que restablecer un poco el tono y tratar de lograr una reducción de la escalada de la guerra comercial", dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement