Anuncio
Share
Vida y Estilo

El nuevo “90210” es un maestro de la nostalgia con un giro. ¿Desmotivará eso a los fanáticos?

The original cast of “Beverly Hills, 90210"
El elenco original de “Beverly Hills, 90210”. En el sentido de las agujas del reloj desde arriba a la derecha: Luke Perry, Shannen Doherty, Jason Priestley, Gabrielle Carteris, Tori Spelling, Brian Austin Green, Jennie Garth e Ian Ziering. (Fox)
(Fox)

Como la mayoría de los intentos de reunir a viejos amigos para una reunión, ésta comenzó con un texto grupal en la red. Pero estos pueden convertirse en un cementerio de no compromisos, así que para persuadir a sus antiguos coprotagonistas de “Beverly Hills, 90210” a reunirse en la pequeña pantalla, Tori Spelling y Jennie Garth (también conocidas como Donna Martin y Kelly Taylor) optaron por un toque más personalizado: Hicieron bolsas de regalo.

“Yo estaba como, ‘¿En serio? ¿Les daremos bolsas de regalo?’” recuerda Garth, mirando a Spelling, quien inventó la idea.

“Y yo dije – ‘¡Es gracioso! ¡Es lindo!’” dice Spelling.

En los minutos previos a su presentación formal ante los actores en CBS Television Studios, que posee los derechos de la serie, el dúo se apresuró a armar los obsequios. El contenido incluía una bola de nieve, así como muñecas Barbie y Ken que semejaban a los personajes: un Sharpie ayudó a lograr el peinado y las patillas oscuras de Brandon Walsh; el cabello de una muñeca fue cortado para imitar la melena de Andrea Zuckerman. No es que realmente importara después de todo.

Anuncio

“¡Ni siquiera les importó!” dice Spelling.

Pero la pandilla finalmente aceptó el regreso a lo que consideran su casa, lo que llevó al maestro de la nostalgia de la televisión a niveles de visión nublada por las lágrimas de emoción.

La cantidad de tiempo comercial en la televisión por cable sigue aumentando a medida que las redes intentan compensar la reducción de audiencias al agregar más anuncios cada hora.

Casi 30 años antes de que “Euphoria” y “13 Reasons Why” aparecieran en los titulares por sus retratos complejos y maduros de la vida adolescente, “Beverly Hills, 90210” estaba sentando las bases del género tal y como lo conocemos hoy. Su entonces revolucionaria exploración del drama social y sexual de la vida de la escuela preparatoria se convirtió en una cita televisiva a un entonces incipiente Fox y convirtió a su elenco, en su mayoría poco conocido, en celebridades que incitaban a las turbas de los centros comerciales. Se emitió durante 10 temporadas y generó un exitoso spinoff, “Melrose Place”, y un reinicio de “90210” de la CW.

Ahora Kelly, Donna, Brandon, Brenda, Steve, David y Andrea están de vuelta en las pantallas de televisión... más o menos.

Anuncio

En su estreno el miércoles en la cadena Fox, la serie estilo documental satírico de seis episodios “BH90210” presenta a Garth, Spelling, Jason Priestley, Ian Ziering, Gabrielle Carteris, Brian Austin Green y Shannen Doherty interpretando versiones más elevadas de sí mismos mientras trabajan para reiniciar la producción de la serie de horario estelar. Si eso suena más complicado que la trama secundaria de la cuarta temporada que involucraba a la hermanastra de Dylan, piense en ello como si “Curb Your Enthusiasm” se encontrara con una reunión de “Beverly Hills, 90210”.

El actor Bruce Willis ha vendido su complejo costero de 7.3 acres en las Islas Turcas y Caicos por 27 millones de dólares, es decir, 6 millones de dólares menos que su precio de venta.

“Sentimos que necesitábamos algo diferente porque todo el mundo está haciendo reinicios”, dice Garth, sentada junto a Spelling durante un descanso del rodaje en un día reciente. “Este programa fue pionero cuando empezó, así que estábamos tratando de pensar en cuál podría ser la nueva versión de eso”.

Garth y Spelling, quienes anteriormente se había unido para el sitcom familiar de ABC “Mystery Girls” en 2014, habían estado buscando otro proyecto cómico en el que trabajar juntas y, como ex-alumnas de una serie para adolescentes, el elenco ha sido interrogado durante mucho tiempo por preguntas sobre una reunión. Con la ayuda de Chris Alberghini y Mike Chessler, que trabajaron con Spelling en su comedia “So Notorious”, comenzaron a buscar maneras de fusionar las dos ideas la primavera pasada.

El giro, dicen, presenta una oportunidad para burlar la dinámica de conseguir, y sobrevivir, la fama en los años 90 y para jugar con las percepciones de los aficionados sobre el drama detrás de escena que alimentó las columnas de chismes a lo largo de la serie.

“Fue antes de los medios sociales”, dice Alberghini. “En aquel entonces, oirías hablar de noches salvajes en el Roxbury, o lo que sea que estuviera pasando. Eso casi parece pintoresco para los estándares de hoy en día”.

La visión híbrida de la serie se exhibe en junio durante un día completo de rodaje en el set en Vancouver, Canadá. En un momento, el elenco aprovecha sus exageradas personalidades en una escena donde se reúnen con ejecutivos de la cadena para hablar sobre el reinicio. Más tarde, vagan por los pasillos de Vancouver Technical Secondary, decorada como West Beverly High, con un atuendo de los años 90: chalecos, pantalones plisados, camisas con cuello con estampados escandalosos y Keds.

Green no puede evitar burlarse de todo esto mientras se dirige al camión de comida cerca del equipo de sonido durante un descanso para almorzar: “Nadie va a ver esto”, dice juguetonamente. “Esta es una idea estúpida”.

Anuncio

Bromas aparte, la noticia del reinicio, y su inusual premisa, ha suscitado reacciones encontradas entre los aficionados: emoción por ver a sus favoritos, recelos de que mancillará la memoria, y una simple confusión sobre lo que les espera. Después de todo, nadie olvida su primer amor de televisión. Y para muchos, “Beverly Hills, 90210” fue precisamente eso.

Ryan Green, quien creció en un suburbio de Massachusetts, se enteró de la existencia de “Beverly Hills, 90210” en la escuela secundaria: “Recuerdo que no podía creer que mis padres me dejaran verla”. Ayudó que los tuviera enganchados también. Green trabajó duro para asegurarse de obtener los últimos números de Tiger Beat y otras revistas para adolescentes, de modo que los carteles de su pared estuvieran al día. Si bien planea ver la cuasi-revitalización de Fox, sus expectativas son moderadas.

“La primera vez que me enteré de ello, pensé: ‘No va a ser lo que yo quiero que sea’”, dice Green, de 40 años, quien ahora vive en Nueva York. “La cosa es que, sabemos tanto sobre sus vidas después del programa, que sería difícil retomar el espíritu del [original]”.

Para Lilian Coral, quien emigró de Colombia a Arcadia, California, con su madre, la serie original tiene una resonancia especial. En muchos sentidos, fue su introducción a la experiencia adolescente estadounidense. Ella recuerda fácilmente el episodio cuando Brenda perdió su virginidad con Dylan en el Baile de Primavera.

“Recuerdo ese episodio en mi mente: ‘Oh, eso es algo que sucede en [un baile]’”, recuerda Coral, de 38 años, con una sonrisa. “No puedo pensar en otro programa de mis años de preparatoria que recuerde con tanto cariño como éste”.

Pero Coral no planea sintonizar el reinicio de Fox.

“Estas reuniones casi se convierten en un desperdicio de lo que era”, dice. “Esos programas tan especiales son raros ahora. Y las cadenas no pueden idear grandes series, así que vuelven a lo que era bueno. Pero rara vez está a la altura”.

Como alguien que solía apagar el timbre del teléfono de la casa para evitar interrupciones, y que pasó a nombrar a sus dos hijos Dylan y Luke, Karen Villa, de 37 años, no está preocupada por el legado o las expectativas de la serie.

Anuncio

“Realmente esperaba que continuara con la situación de los personajes en sus vidas en este momento”, dice. “Pero aceptaré cualquier cosa. Sólo con verlos me hará sentir que tengo 15 años otra vez”.

El elenco y los productores no pierden de vista que las expectativas de los fans son altas. Los episodios incluirán una cantidad saludable de huevos de Pascua, en el día de la visita de The Times, hubo referencias a algunos de los momentos más memorables de Kelly en el programa: el incendio, la New Evolution, y recibir un disparo en LAX, por nombrar algunos.

“Es un equilibrio”, dice Spelling. “Definitivamente estamos tratando de servir a los fans y darles lo que llamamos ‘fan candy’ (golosinas para los fans)... al mismo tiempo que hacemos algo nuevo para nosotros”.

Arrancar la serie no ha estado falto de complicaciones. Después de que el showrunner inicial Patrick Sean Smith abandonara la serie por diferencias creativas, el veterano de “Jane the Virgin” Paul Sciarotta, quien ya trabajaba en la serie como consultor, tomó el relevo, con Alberghini y Chessler actuando como co-showrunners.

“Ciertamente, ha habido un poco de ensayo y error”, dice Chessler. “Cada vez que haya mucha gente involucrada en algo tan grande como esto, varios van a tener fuertes opiniones sobre la asimilación de esas opiniones”.

Sciarotta dice que para los primeros cuatro episodios, el personal de redacción tenía una semana por episodio para descansar y escribir el guión para mantener el calendario previsto. Y los actores tuvieron voz en la creación de sus alter egos ficticios, determinando cuán estrechamente los personajes eran paralelos a sus vidas reales.

“Estamos hablando de hacer un programa de televisión dentro de nuestro programa de televisión, pero no queríamos que fuera demasiado aburrido”, dice Sciarotta. “Tratamos de hacerlo de una manera divertida y súper entretenida, y donde pudieramos conseguir grandes giros y vueltas. Pero también... necesitabamos asegurarnos de que la audiencia sintiera la misma relación que tuvieron al ver el original”.

“Beverly Hills, 90210” se estrenó con poca fanfarria en octubre de 1990 en Fox, a sólo cuatro años del lanzamiento de la cadena. Creada por Darren Starr y producida por el rey de las telenovelas Aaron Spelling, la serie giraba en torno a los hermanos Brandon y Brenda Walsh (Priestley y Doherty), que llegaban de Minnesota y sus compañeros de clase de West Beverly. Transformó la forma en que se representaba a los adolescentes en la televisión, en gran medida porque los tomaba en serio.

“Sentí que la televisión estaba en la edad oscura con su descripción de los adolescentes”, dice Starr por teléfono, quien no está involucrado en el reinicio. “Recuerdo que con el piloto, los poderes establecidos no estaban del todo seguros de un programa para adolescentes. Se hizo mucho hincapié en: ‘¿Podemos ver más maestros? ¿Podemos ver más padres?’ Y yo siempre decía: ‘Este programa no es sobre ellos. Es sobre los adolescentes’. Creo que, en ese momento, pensaron que tal vez era una audiencia muy pequeña a la que dirigirse”.

La serie fue ignorada en su mayor parte por los críticos, pero obtuvo un aumento constante de audiencia y se convirtió en un éxito indiscutible de la corriente dominante.

“No había un libro de reglas sobre cómo manejar una fama de ese tipo”, dice Green.

“Estaba aterrorizado de que una vez que el show original finalizara, mi carrera iba a terminar”, recuerda Priestley. “La vela que arde el doble de brillante sólo arde la mitad de tiempo. Pero la juventud es una cosa curiosa. Con la edad, la perspectiva y la retrospectiva, te da la nostalgia de todo eso que viviste. Volver a ello ahora es en realidad muy divertido”.

Los miembros del elenco, que han disfrutado de diferentes grados de éxito desde entonces, también tuvieron distintos niveles de vacilación a la hora de reconsiderar los roles que definieron sus carreras. Antes ya hubo intentos fallidos. Carteris dice que Luke Perry, quien interpretó al chico malo y melancólico Dylan McKay, lanzó la idea de una reunión cuando “la gente no estaba lista para volver”, y Ziering comentó que trató de reunir a todos para un proyecto programado para el 2 de septiembre de 2010 (9.02.10) que implicaba una cena y cámaras instaladas alrededor de una casa: “Mi idea cayó en oídos sordos”, aseveró.

Esto hace que “BH90210” sea algo agridulce. El anuncio de la reunión llegó un día antes de que se supiera que Perry había sufrido un derrame cerebral masivo. Murió unos días después a los 52 años. Aunque Perry no había sido parte del anuncio, probablemente debido a su compromiso con otra popular serie para adolescentes, “Riverdale”, participó en las conversaciones de reinicio y había esperanza de que hiciera una aparición. Sin revelar detalles, los productores dicen que el fallecimiento de Perry será reconocido en la serie.

“Es extraño no tenerlo aquí”, dice un emotivo Priestley durante una pausa en la filmación. “Definitivamente sentimos su ausencia. Siempre la sentiremos”.

Explica el por qué hay una gratitud palpable por parte de los actores, ya sea en el escenario o en sus numerosas publicaciones en Instagram, por encontrarse de nuevo juntos después de cierta distancia del programa, que fue tan exigente como satisfactorio.

“Veo a todos de vez en cuando”, dice Ziering. “Pero para todos nosotros estar juntos en el set del Peach Pit fue algo alucinante. Una cosa es estar con mis amigos, pero hacer esto me trae buenos recuerdos”.

“BH90210”.

Dónde: Fox

Cuándo: Miércoles a las 9 p.m.

Clasificación: TV-14-DLS (puede ser inapropiado para niños menores de 14 años con avisos de diálogo sugestivo, lenguaje grosero y contenido sexual).

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

The cast of “BH90210"
El elenco de "BH90210" regresa el miércoles en Fox. Jason Priestley, desde la izquierda, Tori Spelling, Ian Ziering, Shannen Doherty, Brian Austin Green, Gabrielle Carteris y Jennie Garth.
(Brian Bowen Smith / FOX)

“Beverly Hills, 90210"
Jason Priestley, desde la izquierda, Shannen Doherty, Tori Spelling, Ian Ziering y Jennie Garth en una escena de "Beverly Hills, 90210".
(Andrew Semel / 20th Century Fox)
Luke Perry and Shannen Doherty
Luke Perry y Shannon Doherty en una toma promocional de "Beverly Hills, 90210".
(Andrew Semel / Fox)


Anuncio