Anuncio
Share
Vida y Estilo

L.A. Affairs: Insistió en pagar la cuenta; luego recibí una solicitud de Venmo

la-hm-la-affairs-violet-ames-20190914.jpg
Regresé a Los Ángeles con la esperanza de mantener esa fortuna de la primera cita que descubrí en el extranjero.
(Maria Corte / For The Times)

Es un estereotipo decir que todos los hombres de Los Ángeles son iguales...

Si el verano de 2019 me ha demostrado algo, es que los solteros de Los Ángeles están plagados de un defecto terminal. Para apropiarme de un término del cambio de milenio: “idiotas”.

Este fenómeno está bien documentado, una confirmación satisfactoria de un sesgo más amplio de la Costa Este: que los chicos de la Costa Oeste son personas influyentes desprovistas de cultura, que usan trajes deportivos y que no tienen nada que decir más allá de cuánto dinero tienen y lo que sea que sus camisetas con eslóganes pretendan apoyar.

Yo misma estoy yuxtapuesta entre estos dos extremos: Soy de Texas, donde ser de la Costa Este te convierte en un intelectual yanqui y ser de California te convierte en un surfista que abandona la escuela. Tropos desagradables ciertamente, pero creo que en secreto estamos celosos.

En esta era de OKCupid, Match.com y Tinder, es difícil recordar cómo eran las citas en Los Ángeles antes de que apareciera el Internet, pero yo lo recuerdo, como si fuera ayer...

He ganado un gran afecto por el Estado Dorado en mis cuatro años de residencia aquí, y desearía que mis experiencias pudieran disipar algunos de estos estereotipos, que he sido encantada por tipos que van a los museos y que se ponen suéteres (a pesar del infierno del sur de California).

Anuncio

Pero no puedo mentir, mis experiencias me han dejado molesta porque los hombres de Los Ángeles son bastante exagerados y buenos para nada. Este verano no es el primero en el que me he sentido desanimada saliendo a citas en lo que un reciente encuentro de Tinder llamó “una ciudad de gente hermosa”, pero cuando regresé a la urbe tras un breve permiso de ausencia, la cantidad de idiotas era aún más severa y bastante alarmante.

Mi encuesta accidental de varones que interesen comenzó durante un viaje a Alemania a principios de este año. En Berlín, por aburrimiento e intriga genuina, recurrí a mi teléfono y examiné a los chicos de la zona. Había el mismo tipo de hombres con los que me encuentro regularmente en Los Ángeles.

Pero entre ellos se encontraba un montón de linduras aparentemente con los pies en la tierra que querían conocer a una buena chica, tomar una o dos cervezas y tal vez desnudarse si tenían tanta suerte.

Mi primera incursión en el mundo de los chicos buenos alemanes fue con un estudiante de doctorado en filosofía, con énfasis en Kant, que se estaba quedando con unos amigos fuera de la universidad durante el fin de semana.

Anuncio

Tenía una seriedad gentil pero sincera y me corregía cada vez que hacía una broma o un comentario a mi costa.

Cuando nos besábamos, me llamaba dulce, una traducción literal de la palabra alemana para lindo. Los nervios del viaje y la ansiedad de una persona distinta a mi ex disminuyeron la acción. Y sólo estuvo en la ciudad brevemente. Me pareció mejor ponerle un punto y aparte.

Otra cita fue con un chico con lazos británicos. No un verdadero alemán simpático, sino de una sensibilidad europea, aparentemente un artista que abandonaba el nido de su pequeña ciudad natal. Fuimos a un bar en el antiguo sector soviético que era oscuro, rojo y malencarado.

Aunque fue un encuentro casual, hablamos largamente de nuestras familias y de los respectivos traumas de la infancia. Una conversación que sería un tanto forzada con un chico angelino, en cambio, surgió de manera natural y con un aire de facilidad.

Más tarde visitamos su loft en la antigua sede de la Stasi, un espacio bien recibido por la comunidad artística. Bebimos su vino casero de abedul y escuchamos la absurda canción de Serge Gainsbourg “Lemon Incest” mientras reíamos en la noche.

En última instancia, estas experiencias podrían resumirse en casos de turismo relacional, pero salí de Berlín con la certeza de que había una gran cantidad de hombres decentes, genuinos con sus sentimientos y capaces de sostener su parte de la conversación.

Regresé a Los Ángeles con la esperanza de mantener esa fortuna de la primera cita.

Anuncio

Mi primera cita fue con un chico francés estadounidense del Valle. Había estado tomando unas copas con un amigo más temprano en la noche, pero hicimos planes para reunirnos después. Cuando llegué al Café Stella, me sorprendió verlo con compañía, un amigo de la universidad con el que dijo que se había encontrado (Fallo 1).

Me adapté a la situación y pedí un trago en el bar. Cuando me di la vuelta, lo vi hablando con un grupo de chicas. Luego, una conversación incómoda entre él, yo y el “amigo de la universidad”. Pedimos un Lyft a otro lugar.

En el segundo antro salí a fumar un cigarrillo. Mientras su amigo se quedó adentro, mi cita me siguió y me quitó la cosa de la mano, fumando sin permiso. Luego procedió con un discurso de autoayuda, esencialmente diciéndome que superara mis dudas, a pesar de que nunca expresé esto, y que “sólo fluyera con la corriente” (Fallo 2).

Pasó un tiempo desconcertante fanfarroneando sobre su trabajo, principalmente hablando de una directora de arte de sólo 17 años.

Claro, una buena ética de trabajo a una edad temprana es admirable, pero dada su aparente obsesión con esta joven mujer, me dieron escalofríos (y él quedaba fuera). Pedí un viaje a casa en secreto una vez que él volvió a entrar.

Ni un sólo mensaje de texto o llamada de él. Al día siguiente me bloquearon.

La cita No. 2 al regresar a Los Ángeles fue mucho más suave en ser un idiota. Elegí un lugar que resultó estar cerca de su antiguo apartamento. Esto significaba proximidad a sus viejos territorios.

Todo iba bien hasta que vio a una mujer con la que había una historia evidente. Cortemos a su incómoda reunión con tensión sexual mientras me quedaba sin palabras, como si un pájaro sobre mi cabeza acabara de cagarme en la cara. En aras de la decencia, pedimos otra ronda. Se aseguró de despedirse de esta mujer antes de llevarme a casa.

Anuncio

La cita No. 3 se llevó el pastel. Acordamos salir a cenar y ver “Midsommar” en Los Feliz. También acordamos en una hora. Salí de Pasadena y llegué justo a tiempo. Pero me quedé esperando en la cabina pegajosa de un restaurante italiano durante media hora.

Cuando finalmente llegó, no hubo esfuerzo para saludar con un abrazo o incluso un apretón de manos. (Como alguien con un lenguaje de amor secundario en contacto físico, no me impresionó).

En una enorme cabina de sólo dos personas, se sentó en el extremo opuesto. Mantuve las sutilezas y hablé mientras esperaba ansiosamente pagar mi parte de la cuenta. (Ya era demasiado tarde para ver la película). Rechazó mi oferta de dividir la cuenta e insistió en pagar, lo que consideré un buen gesto. Oye, dale el beneficio de la duda.

Trató de que me uniera a él en un paseo después de la cena, lo que parecía implicar un precursor de “regresar a casa” con él, pero no quise engañarlo dada la falta de chispa de mi parte. Nuestra despedida fue breve pero cordial; tal vez realmente tenía buenas intenciones.

Más tarde, disfrutando de la paz del viaje de vuelta a casa, recibí un mensaje de texto: “Venmo es @_____”. Estaba ANONADADA. Me estaba cobrando la mitad de la comida.

Aparentemente, en algunos manuales masculinos todavía es aceptable ver las citas en términos de transacciones sexuales entre hombres de las cavernas. Yo compro comida, tú me das sexo.

En las Olimpiadas de los Idiotas, este fue el oro ganador.

¿Qué lección me han dejado todos estos idiotas? ¿Debería mudarme a Europa? ¿O que debería ganarle a los idiotas de Los Ángeles en su propio juego?

Estoy dispuesta al juego de decir que voy al baño y salir de allí si es necesario. O tal vez eso es demasiado considerado; debería tomarme el tiempo de hacerme amiga de los camareros y llamar a mi ex para que aparezca en medio de la cita.

Tal vez tendría que estar solicitando Venmo, por daños emocionales.

La autora es estudiante de la Universidad del Sur de California. Está en instagram @pushing_violets.jpg

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio