Anuncio
Share

Un estudio muestra que los pacientes con coronavirus pueden beneficiarse de la sangre de los que se han recuperado

A microscope view of the new coronavirus
El nuevo coronavirus visto bajo un microscopio electrónico.
(National Institute of Allergy and Infectious Diseases)

Para 10 pacientes gravemente enfermos con el nuevo coronavirus, una dosis única de anticuerpos extraídos de la sangre de personas que se habían recuperado de COVID-19 pareció salvarles la vida, acortar la duración de los síntomas, mejorar los niveles de oxígeno y acelerar la eliminación viral, según reportes de investigación recientemente publicados.

Los hallazgos preliminares surgieron de un “estudio piloto” publicado el lunes en la revista PNAS, la Proceedings of the National Academies of Sciences. Realizado en tres hospitales en China, subrayó la premisa de recolectar anticuerpos inmunes de individuos recuperados (una terapia también conocida como plasma convaleciente) y administrarlos a personas que luchan contra un caso grave de COVID-19.

Sus hallazgos ofrecen la esperanza de que una terapia y una premisa simple podrían ser un tratamiento poderoso para los pacientes con COVID-19 que luchan por respirar. A principios del siglo XX, los médicos transfirieron los anticuerpos transmitidos por la sangre de los enfermos que se habían recuperado de la poliomielitis, el sarampión, las paperas y la gripe a aquellos que aún estaban en manos de esas infecciones. Armados con la memoria inmune del virus de un veterano infectado, los pacientes que recibieron plasma convaleciente parecían recuperarse más rápido y completamente que aquellos que no recibieron el tratamiento, observaron los médicos.

Con una vacuna a una distancia de al menos un año y sin tratamientos claros disponibles para el COVID-19, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU aprobó el 24 de marzo el uso de dicha terapia como tratamiento experimental en ensayos clínicos y para pacientes críticos sin otras opciones.

Anuncio

El nuevo estudio piloto señaló que la terapia no decepcionará. Un paciente, un hombre de 46 años con presión arterial alta que se presentó en un hospital con fiebre, tos, dificultad para respirar y dolor en el pecho, dependía de un ventilador para empujar el oxígeno hacia los pulmones y aún así el oxígeno en la sangre tenía un pésimo 86%. (Las lecturas normales varían del 95% al 100%).

Once días después de que aparecieran sus primeros síntomas, el paciente recibió una infusión del llamado plasma convaleciente. El día 12, su sangre resultó negativa para la infección con el virus SARS-CoV-2. El nivel de inflamación de su cuerpo bajó bruscamente y su nivel de oxígeno en la sangre había subido al 90%. Al día siguiente, fue desconectado de la ventilación mecánica que había respirado por tres días.

Además de sus pulmones, el sistema inmunológico y la función hepática del paciente, ambos en las cuerdas al momento álgido de su enfermedad, volvieron a la normalidad cuatro días después de recibir la infusión de anticuerpos en plasma.

Para una mujer de 49 años sin enfermedades subyacentes, la infección por COVID-19 progresó rápidamente a la falta de aliento y al ingreso hospitalario. Para el día siete después del inicio de sus síntomas, su radiografía de tórax había mostrado la opacidad característica del vidrio esmerilado y tenía acumulaciones de fluidos o proteínas, infiltrados, esparcidos por ambos pulmones. El día 10 después del inicio de los síntomas, recibió una infusión de plasma convaleciente. Para el día 12, había eliminado el virus de su sistema y su radiografía de tórax se estaba aclarando notablemente.

Anuncio

Un hombre de 50 años con “infiltrados masivos” en ambos pulmones mostró una limpieza gradual de los mismos y dio negativo por infección 25 días después de que aparecieron sus primeros síntomas.

En los diez pacientes, los síntomas que los llevaron a buscar atención de emergencia desaparecieron o mejoraron en gran medida dentro de uno o tres días después de recibir una transfusión de anticuerpos de un donante recuperado. Dos de los tres pacientes que habían estado respirando con la ayuda de un respirador mecánico pudieron reducir el nivel de oxígeno proporcionado por la nariz.

Ninguno de los 10 pacientes falleció, y sólo se detectó un efecto secundario inesperado: un hematoma rojo en la cara de un paciente.

El estudio no fue diseñado para tener un grupo de comparación de pacientes que no obtuvieron plasma convaleciente. Pero los autores crearon un grupo de control a partir de una selección aleatoria de 10 pacientes con COVID-19 tratados en los mismos hospitales y emparejados con los diez participantes del estudio en edad y sexo y la gravedad de la enfermedad.

Anuncio

Los dos grupos se veían más o menos iguales el día uno de sus ingresos al hospital. Pero durante las siguientes semanas, sus enfermedades progresaron de formas muy diferentes. En el otro grupo comparativo, tres murieron, seis vieron estabilizarse sus condiciones y uno mejoró durante el período de estudio.

De los que recibieron plasma convaleciente, tres fueron dados de alta del hospital y los siete restantes fueron calificados como “muy mejorados” y listos para darse de alta.

“Este estudio piloto sobre la terapia [convaleciente en plasma] muestra un efecto terapéutico potencial y un bajo riesgo en el tratamiento de pacientes con COVID-19 graves”, escribieron los autores de la nueva investigación. “Una dosis de [plasma convaleciente] con una alta concentración de anticuerpos neutralizantes puede reducir rápidamente la carga viral y tiende a mejorar los resultados clínicos”, agregaron.

Los autores, liderados por Kai Duan del National Biotec Group Co. Ltd. de China, dijeron que sólo estudios más grandes y más detallados aclararán la dosis a la que el plasma convaleciente produce la mayoría de los efectos curativos, y cuándo debería administrarse idealmente.

Anuncio

En los últimos días, el Centro de Sangre de Nueva York (NYBC) ha emitido un llamamiento urgente para que los pacientes recuperados de COVID-19 donen plasma sanguíneo para la creación de infusiones ricas en anticuerpos. NYBC, el primer banco de sangre estatal en convertirse en un depósito central de plasma convaleciente, recolectará, procesará el plasma para infusión y mantendrá un banco dirigido a los hospitales para tratar a pacientes con infecciones graves o inmediatas que amenazan su vida por COVID-19.

Operando bajo pautas publicadas la semana pasada por la Asociación Estadounidense de Bancos de Sangre, una agencia internacional sin fines de lucro enfocada en medicina de transfusiones y terapias celulares, docenas de centros de sangre comunitarios en todo el país también han comenzado a recolectar sangre para crear tales tratamientos.

La Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, ha lanzado igualmente una pequeña prueba de plasma convaleciente como un medio para reducir las complicaciones de COVID-19.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio