Anuncio

‘Estoy mirando un montón de porno; ¿está bien?’ Una experta responde preguntas sexuales en tiempos de coronavirus

Couple kissing
La pandemia afecta dentro y fuera del dormitorio.
(Photo illustration by Steven Banks / Los Angeles Times; photo Getty Images)

La pandemia de coronavirus está pasando factura a todos nosotros, dentro y fuera del dormitorio. Le pedimos a la sexóloga Shan Boodram que nos ayudara a descubrirlo: ¿Qué es normal?

1

Shan Boodram es una educadora sexual certificada, con sede en Los Ángeles. Posee 598.000 suscriptores en YouTube y tiene un nuevo programa diario en Quibi, “Sexology With Shan”. A continuación, comparte sus respuestas a algunas de nuestras preguntas más íntimas:

Esta pandemia —y la cuarentena en el hogar— está matando mi deseo sexual. ¿Es normal?

Es 100% natural que demasiada proximidad mate el deseo sexual. Y no sólo demasiada proximidad, sino tanta cercanía en un momento muy estresante, con noticias negativas constantes. Eso no es un afrodisíaco natural, ciertamente. ¿El resultado? Se pierden las ganas de tener sexo.

El fuego necesita del aire para crecer. Y la pasión también. Cuando estamos uno encima del otro todo el tiempo y no se le da al cerebro ningún tipo de experiencia nueva, o algo novedoso para distraerse y generar tensión sexual, es muy difícil poner en marcha la libido. Es decir que esto que ocurre es normal.

Anuncio

Anuncio

Sin embargo, no tiene por qué serlo. Lo divertido de la palabra “normal” es que se puede decidir su significado. Entonces, si lo aceptamos porque este tiempo de cuarentena no será para siempre, está bien. Pero si no estamos de acuerdo con eso, podemos ajustar esta situación normal reduciendo el contenido estresante que se permite en el hogar y creando estrategias de afrontamiento que pongan a la pareja en un espacio mental renovado.

Y, por último, busque maneras de crear experiencias emocionantes que generen dopamina en el hogar, ya sea que se trate de un tiempo separados, o recurriendo al porno, utilizando diferentes entornos o conduciendo hasta algún lugar y tal vez teniendo relaciones sexuales al aire libre. No estoy muy segura de qué sería renovarse para usted, pero es necesario buscar esa nueva experiencia para reavivar la pasión. Una vez más: lo ‘normal’ es subjetivo. Pero, ¿es normal no sentir deseo? Absolutamente. Es normal si en este momento no está de humor, y su pareja tampoco.

Shan Boodram es una educadora sexual matriculada, con sede en Los Ángeles, quien tiene un nuevo programa en Quibi, “Sexology With Shan”.
Shan Boodram es una educadora sexual matriculada, con sede en Los Ángeles, quien tiene un nuevo programa en Quibi, “Sexology With Shan”.
(Isabella Vosmikova / Quibi)

Soy soltero y vivo solo. Por lo tanto, la cuarentena es muy difícil porque casi no tengo contacto humano. Echo de menos el sexo, las citas y conocer gente nueva.

Todo eso es normal. Y no sólo es normal, sino que es extremadamente saludable. Somos mamíferos; nacemos para conectar con otros, para estar con otras personas. Anhelamos tener conexiones románticas, la intimidad, el contacto humano, y si ahora lo extraña, es porque es humano. Sin embargo, ¿significa esto que debería actuar en consecuencia? Absolutamente no. Nada es más importante que la salud propia y la de quienes nos rodean, aunque hay formas únicas en las que aún podemos interactuar con los demás. Existen las aplicaciones de citas obvias -OKCupid reveló que se enviaron más mensajes en marzo como resultado de la cuarentena-. La gente está buscando conectarse. También hay muchas oportunidades para el cibersexo y para utilizar las plataformas de redes sociales. Por supuesto, nada puede reemplazar lo real. Pero hay maneras de asegurarse de tener conexión sexual con otros sin comprometer la salud.

Anuncio

Estoy mirando un montón de porno últimamente, y me siento mal por ello.

No, definitivamente debería consultar algunas de las estadísticas de PornHub y otros sitios sobre el consumo de porno en estos días. También hay picos de visualización muy, muy tarde en la noche. Es decir que las personas están despiertas hasta más tarde porque no van a trabajar al día siguiente, y eso lleva a un mayor consumo de pornografía. Es normal.

Creo que en realidad es bastante bueno que la gente intente crear una normalidad durante estos tiempos muy anormales, y preservar el sexo y hacer que siga siendo algo importante está bien en un trance en el que no podemos tocar ni estar a menos de seis pies de otras personas. Eso en realidad puede ser muy relajante, como un mecanismo de defensa para algunos.

Sólo es extraño si siente que le está impidiendo concentrarse en otras áreas que podrían ser de ayuda en este momento de cuarentena. Por ejemplo, si se siente tan consumido por la pornografía que no se conecta con familiares y amigos, o si el consumo de pornografía lo hace sentir peor -y no mejor-. Entonces allí es necesario hacer una pausa. Pero si en realidad lo ayuda, lo hace sentir mejor y contribuye con la adaptación a este momento, entonces le digo que no está solo. Y que no está equivocado.

Coronavirus: Al surgir la pandemia, también surgió la historia de Lupe Hernández, una enfermera de Bakersfield que, según se informó, inventó el desinfectante para manos. Su historia se ha convertido en una leyenda urbana.

Con todo nuestro nuevo tiempo libre en cuarentena, mi pareja quiere tener sexo más que nunca. ¿Cómo podemos encontrar un equilibrio que funcione para los dos?

Creo que el equilibrio se obtiene al comparar estrategias de afrontamiento versus libido sexual. Las estrategias de afrontamiento a esta etapa pueden impactar fuertemente por qué quiere tener más relaciones sexuales o por qué no le interesa en absoluto. Habrá tantos bebés a fines de este año como resultado de esta cuarentena, pero muchas personas no tienen ningún interés en tener relaciones. El estrés no es un estímulo sexual natural. Por otro lado, sin embargo, hay algo conocido como confusión de excitación. Eso es lo que sucede cuando su cuerpo malinterpreta señales como picos de adrenalina y frecuencia cardíaca elevada que se deben al miedo o al estrés, y que su cuerpo puede percibir como una excitación fisiológica. Por lo tanto, el estrés puede hacer que alguien se excite, o aumentar los sentimientos que pueden excitar a otro. Es similar a cuando alguien se excita mucho sexualmente durante una discusión. Eso podría estar ocurriéndole a su pareja, y es posible que usted tenga la reacción adversa. La forma de encontrarnos en el medio es centrarnos más en cómo estamos manejando este momento tan estresante. ¿Cuáles son nuestras herramientas y estrategias para llevarnos a ambos a un espacio de bienestar, donde tomemos la decisión más saludable por nosotros mismos? Y, más importante aún, ¿cómo puede empatizar con su pareja en un momento en que, más que nada, todos necesitamos mucho apoyo?

He detectado que me masturbo mucho más de lo habitual en este momento. ¿Es normal? ¿Alguna otra sugerencia para lidiar con la tensión sexual?

Creo que nadie puede decir lo que es normal durante un momento sin precedentes, e históricamente único. No sea tan duro con usted mismo. Este es mi consejo para todos: hay que sentirse bien. Y eso puede ser diferente para cada persona. No se preocupe tanto por lo que los demás hagan. Enfóquese realmente en lo que lo enriquece y lo que le permite tener la mejor oportunidad de salir de este trance lo más saludable y feliz posible. Si la masturbación es parte de esa fórmula para usted, yo diría que siga adelante.

¿Alguna otra sugerencia para lidiar con la tensión sexual?

Anuncio

Sí, puede relacionarse con otras personas por medio de la digisexualidad, que es interactuar sexualmente utilizando la tecnología como enlace. En mi nuevo programa en Quibi tenemos un episodio completo sobre digisexualidad durante el brote de COVID-19, y cómo utilizar la tecnología para mejorar la vida sexual. Un famoso experto en el tema señaló que la pareja más segura durante este tiempo es uno mismo, pero la cibersexualidad o la digisexualidad lo desafían y nos permiten experimentar placer junto a otros, o incluso de la mano de otros, sin ser tocados físicamente, sino a través del uso de algunos juguetes que pueden operarse mediante control remoto.

Mi pareja y yo estamos pasando esta cuarentena con sus padres, y es muy difícil tener sexo con estas delgadas paredes…

¡¿Cómo mantener las cosas calientes en una situación como esta?! Suena como un dilema de Navidad, excepto que ahora estamos en primavera, entonces todo se vuelve un poco más cálido. Creo que el sexo aún podría ser una opción si ustedes tienen un automóvil y se aseguran de limpiar todo y lavarse las manos, antes y después. Tal vez esa sea su única oportunidad de escapar, y también de estar en un espacio en el que puedan controlar quién ha estado allí y quién ha estado a menos de seis pies de distancia. Otras cosas que se pueden hacer: tal vez realizar caminatas con cierta duración. Si todos ustedes hacen algunas caminatas diarias o algo de ejercicio, quizá sería bueno imponer la rutina para que tengan un tiempo a solas cuando sus padres salgan a caminar -también solos-. Incluso podría ser una conversación a tener con ellos: “Necesitamos un poco de tiempo de privacidad. ¿Les importaría enviarnos un mensaje de texto cuando estén regresando del paseo?”. No sé cómo es su relación con sus familiares, pero supongo que ellos entienden que ustedes tienen una vida sexual. Otra opción es el sexo en silencio.

Encontrar formas creativas de superar esto juntos puede ayudarlos a aumentar el deseo sexual y traer un poco de emoción a la situación, lo cual podría aumentar su libido. Así que, apóyense en eso. Sean creativos con su pareja, sean novedosos en su enfoque para resolver esto y agradezcan que están en un hogar con padres que probablemente les estén preparando todas sus comidas favoritas en este momento. ¡Así es como me gustaría estar a mí justamente ahora!

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.