Anuncio

¿Tiene problemas para obtener un reembolso de vacaciones? Intente una devolución de cargo de tarjeta de crédito. Estos son los pasos

Las compañías de tarjetas de crédito pueden ayudar, pero primero debe hacer su tarea.
(Elise Amendola / Associated Press)

Si se ve atrapado en la catástrofe de los servicios de viaje prometidos, pero nunca cumplidos, tiene mucha compañía en medio de las vacaciones arruinadas debido al coronavirus.

Pero a diferencia de esas personas, tiene una poderosa herramienta que puede ayudar a aliviar el golpe. Para ser justos, ellos también la tienen, pero usted está leyendo esto y ellos no.

Es su tarjeta de crédito. Cargó esa estancia en hotel o paquete de vacaciones en una tarjeta de crédito, ¿no? Bien. Porque una tarjeta de crédito ofrece protección sólo para tales dificultades, incluso si este es el abuelo de todos ellos, bajo la Ley de Facturación Justa de Crédito de 1974.

El único problema: necesita hacer un poco de trabajo antes de recurrir a esta herramienta. Así que empecemos por el principio.

Anuncio

Mucho a su favor

Aquí hay un viejo amigo que tal vez haya olvidado: BankAmericard, nacido en California en 1958 y que se dice que es la primera cuenta de cargo rotativo. (El Diners Club se fundó en 1950, pero era una tarjeta de crédito, no una tarjeta de crédito rotativo).

Si tiene cierta edad, recordará esas pequeñas máquinas que llegaban a la mesa al final de la comida (o en una tienda departamental cuando hacía una compra). Presentaba su tarjeta, se imprimía a presión en las copias de su factura, y usted y el comerciante recibían una copia. Con el paso del tiempo, los ladrones también obtuvieron copias, a menudo sacándolas de la basura.

A principios de los años 70, la industria de las tarjetas de crédito atendía a clientes de todo el país. A la tarjeta de Bank of America, ahora conocida como Visa, se le unió Master Charge (ahora conocida como MasterCard). Las copias al carbón dieron paso al procesamiento electrónico, que también resultó ser un terreno fértil para el fraude.

Anuncio

Entra la Ley de Facturación Justa de Crédito de 1974, que fue diseñada para proteger a los titulares de tarjetas de crédito de los cargos por compras que no realizaron o por servicios que no recibieron. Podría presentar una disputa con la compañía de su tarjeta y ésta investigaría. Mientras se realizaba esa evaluación, el titular de la tarjeta no era responsable del pago ni de los intereses.

Si el titular de la tarjeta era declarado no responsable, el cargo era eliminado.

Para 2018, el fraude de tarjetas de débito, crédito, prepago y otras tarjetas totalizó casi 28.000 millones de dólares en todo el mundo, según el Nilson Report, que informa sobre el sistema de tarjeta de crédito y de pago móvil.

Servicios no prestados

Anuncio

A medida que el coronavirus se desliza en todos los aspectos de la vida, una disputa por una tarjeta de crédito es a veces la herramienta de elección de aquellos que pagaron por servicios de viaje que no recibieron. A menudo resulta en una “devolución de cargo”, lo que significa que se le cobra al comerciante por el artículo o servicio en disputa.

“Las devoluciones de cargo se han disparado porque son muy fáciles desde el punto de vista del consumidor”, dijo Bill Hardekopf, director ejecutivo de LowCards, que cubre la industria de las tarjetas de crédito. Pero la tendencia comenzó mucho antes del brote de coronavirus. “Esto ha sido así durante varios años”, manifestó, en parte porque el proceso es fácil.

Y ahí radica parte del problema.

La gente va directamente a la compañía de su tarjeta de crédito porque es más fácil que llamar al comerciante. “Ahora mismo, cuando llama al servicio de atención al cliente para cualquier cosa, debe estar preparado para estar en espera durante una hora o más”, señaló Sara Rathner, experta en tarjetas de crédito de NerdWallet, un sitio de finanzas personales.

Anuncio

Los problemas de viaje relacionados con el coronavirus pueden entrar en el ámbito de la Ley de Facturación Justa de Crédito cuando un comerciante no cumple con el alquiler de vacaciones o el paquete que usted pagó.

Una consideración importante: el cargo debe haber sido realizado dentro de 60 días para que una compañía de tarjetas ayude.

Los viajeros que pagaron por viajes y desean un reembolso están presentando disputas cuando reciben vales en su lugar. También lo hacen las personas que necesitan que se les devuelva el dinero a sus tarjetas porque han perdido sus trabajos. Igualmente aquellos que intentaron obtener un reembolso por el monto pagado por el alquiler de una casa de vacaciones y fueron rechazados, y luego se les negó cuando la compañía se declaró en bancarrota.

“Cuando se originaron [las devoluciones de cargos], se suponía que eran un área de último recurso para el consumidor”, dijo Hardekopf.

Anuncio

Ahora es a menudo la primera herramienta a la que recurren. No se dan cuenta de que la acción tiene consecuencias.

Un asesor de viajes dijo recientemente que si un cliente presenta una disputa sobre el reembolso de un boleto de avión y los pasajes fueron comprados a través de la agencia, el cargo se devuelve a la agencia y al asesor. Las devoluciones de cargo suelen ir acompañadas de penalizaciones, así como de la demanda del dinero. Si se presenta una cantidad suficiente contra un comerciante, éste puede dejar de tener derecho a ofrecer esa tarjeta de crédito a los clientes como opción de pago.

Los cuatro pasos para obtener un reembolso

Por muy doloroso que sea pensar en una mañana en espera, ponerse en contacto con el comerciante, ya sea una aerolínea, un hotel o una empresa de alquiler de propiedades vacacionales, debería ser uno de los pasos, pero no el primero, dijo Rathner.

Anuncio

Paso 1: Recopilar información: La información que tiene sobre la transacción y la que el comerciante está ofreciendo. Vaya al sitio web del comerciante y lea los términos y condiciones. “Simplemente leyendo su información, puede aprender lo que necesita saber” indicó Rathner, señalando que muchas compañías relacionadas con los viajes tienen una sección de coronavirus.

Las aerolíneas también tienen información sobre coronavirus. Lamentablemente, algunas líneas aéreas no dan información sobre sus obligaciones legales si su vuelo ha sido cancelado. Si la aerolínea cancela el vuelo y no puede acomodarlo en otro dentro de un cierto período de tiempo, sus términos y condiciones, generalmente llamados contrato de transporte o condición de transporte, señalarán que tiene derecho a un reembolso o a un vale. Por muy aburridos que sean esos contratos, vale la pena leerlos. Si le están dando evasivas, es bueno poder decir, “Pero según la Regla 24 de su contrato de transporte, usted dice esto...” (Imprima esa parte y resalte el texto).

Paso 2: Verifique si su compañía de tarjeta de crédito ofrece un seguro de viaje, indicó Hardekopf. Muchas tarjetas, especialmente las de gama alta, ofrecen este beneficio. Si su viaje fue abortado a mitad de camino y tuvo que conseguir la manera de regresar a casa, vea si hay un seguro de interrupción de viaje que pueda ayudar. Vale la pena preguntar en otras circunstancias también.

Paso 3: Respire hondo y llame al comerciante. Prepárese para mantenerse esperando en la línea de teléfono. No tenga miedo de pedir lo que quiere, pero conserve la calma. Estos agentes “llevan horas atendiendo estas llamadas, así que si puede portarse de manera agradable puede que le vaya mejor”, dijo.

Anuncio

Paso 4: Si el comerciante no puede atender su solicitud, es el momento de llamar a su compañía de tarjeta de crédito.

“Las tarjetas de crédito tienen una mala reputación porque son la peor herramienta financiera que puede usar si no es financieramente responsable”, enfatizó Hardekopf. “Si lo es, son la mejor herramienta que puede utilizar... Cuenta con algo que lucha por usted”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio