Anuncio
Share

L.A. Affairs: Nuestra primera cita terminó cuando se negó a ponerse su mascarilla

2020 iba a ser mi año. ¿O era?
2020 iba a ser mi año. ¿O era?
(Jiaqi Wang / For The Times)

Era hora de salir con alguien de nuevo. Ocho meses antes, había terminado una relación que creía que conducía al matrimonio. Cuando el frío de febrero golpeó Los Ángeles, miré alrededor de los confines de mi apartamento donde vivo sola y juré agarrar el proverbial toro por los cuernos: 2020 sería mi año. Actualicé mi perfil de citas en línea, planifiqué dos vacaciones internacionales y programé varios viajes por carretera con amigos.

Dos citas con dos chicos. Eso es todo lo que pude conseguir antes de que llegara la orden de quedarse en casa. En el lapso de una semana, mi actitud entusiasta hacia el 2020 se arruinó. Es difícil agarrar cualquier toro, proverbial o no, cuando sientes que constantemente te dicen que morirás si sales a la calle.

Durante una parte significativa de 2019, dejé que la angustia controlara mi vida. Demasiado asustada para ser vulnerable, evité las citas como la peste. Como mujer de treinta y tantos años, sabía lo que me esperaba si volvía a tener citas: algunos hombres agradables con los que no tendría química y hombres que me prometían amor pero sin volver a llamar. Salir con alguien en el mejor de los casos ya era bastante difícil. No podía imaginar lo difícil que sería en medio de una pandemia.

Anuncio

Pero sabía que quería y merecía amor. Y no puedes encontrar el amor sin las frustraciones que acompañan a las citas. Todos los días veía nuevos reportajes sobre cómo las citas iban a ser mejores durante la pandemia. La caballerosidad estaba regresando. Un hombre tendría que cortejarte si quería ser tuyo. (No hay forma de que te arriesgues al beso de la muerte con cualquiera). Los reportajes hicieron que las citas durante COVID-19 sonaran como el equivalente a una novela de Jane Austen en el siglo XXI.

Así que, a regañadientes programé mi primera cita virtual. 2020 todavía iba a ser mi año. Al diablo con la pandemia.

Batalle con la cámara de mi teléfono. “Tal vez debería levantarla por encima de mi cabeza para que me mire hacia abajo”, pensé, recordando un artículo que leí una vez sobre ángulos favorecedores en pantalla. Mis pensamientos se aceleraron: “¿La cámara realmente aumenta 10 libras? Odio la forma en que me veo en mi teléfono”. No tuve tiempo de continuar mi monólogo interior cuando la cara de mi cita apareció de repente.

Anuncio

Mi cita resultó ser un hombre que se oponía rotundamente al uso de mascarilla y quería quedar para tomar un café la semana siguiente. Cuando le dije que no estaba lista para ir a ningún sitio sin cubierta facial y sin distanciamiento social, desestimó mis preocupaciones. Eventualmente cambió de opinión, dijo que usaría un cubrebocas y que se pondría en contacto para programar una cita para tomar un café. Nunca recibí una segunda llamada.

Me recordé a mí misma que no todas las citas, virtuales o en persona, pueden ser buenas. La cita virtual No. 1 me había hecho un favor. Ahora era una veterana de las citas virtuales y podía expresar con confianza los límites de mi protocolo de pandemia.

Unas semanas después y un montón de conversaciones sin salida en aplicaciones de citas, una amiga cercana me convenció de que probara las citas rápidas por Zoom. “Oh, qué demonios”, pensé y pagué los $35 para mirar hombres al azar en una pantalla de computadora durante una hora. Parecía caro para una cita sin bebidas, pero seguí adelante.

Anuncio

Las citas rápidas por Zoom se sintieron inquietantemente similares a las citas en persona.

En los cuatro minutos asignados para cada “mini” cita antes de cambiar al siguiente hombre en la fila, podía saber quién estaba interesado en mí a los pocos segundos de nuestra presentación virtual. A veces la conversación fluía; a veces no. Una cita aparecía al azar sin previo aviso en mi pantalla, mientras que la otra desaparecía en un abismo. Al final de la noche había hablado con 10 hombres. Todos agradables, pero sin conexiones reales. Todas versiones abreviadas de las citas normales en la vida real.

Cuando se levantó la orden de quedarse en casa, decidí que era hora de arriesgarme y programar una cita socialmente distanciada en un parque local. Mi cita y yo investigamos la tendencia del otro a usar cubiertas faciales a través de una llamada telefónica. Afortunadamente, acordamos: mascarillas puestas.

Anuncio

Para mi sorpresa, cuando nos conocimos, la mascarilla de mi cita colgaba justo debajo de sus fosas nasales. “¿Sabes que los expertos dicen que una máscara no es efectiva si no cubre tu nariz verdad?” dije despreocupadamente, tratando de no regañar.

“Me cuesta respirar de otra manera”, respondió, “pero siempre me aseguro de cubrirme la nariz en los lugares públicos”.

Aunque el parque era público, su nariz permaneció descubierta durante el resto de la cita. Me ajusté mi propia mascarilla y me alejé más. Cuando terminó, me preocupé de haberme arriesgado a contraer COVID-19 al reunirme con alguien a quien nunca aceptaría volver a ver.

Anuncio

Recientemente, tuve una buena primera cita con un agradable caballero. Compartimos los mismos puntos de vista sobre la seguridad ante la pandemia: máscaras puestas, a seis pies de distancia.

No sé adónde irá a partir de aquí, pero es un recordatorio de que las citas virtuales, telefónicas o socialmente distanciadas, todas se reducen a la química y la suerte. Puede que no haya experimentado la llamada nueva era del cortejo de Jane Austen COVID-19, pero estoy de vuelta en el juego de las citas. Y creo que por ahora, es suficiente.

La autora vive en Los Ángeles y es una abogada que ejerce la ley de educación.

Anuncio

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio