Anuncio
Share

Los prestamistas debían informar sobre los alivios de deuda durante la pandemia; ¿el suyo no lo hizo?

Informe de crédito con puntuación.
(iStockphoto / Getty Images)

Querida Liz: Tuve un problema el año pasado y me quedé sin ingresos, por lo cual no pude pagar mis facturas durante tres meses. Expliqué la situación a mis acreedores, pero aun así pusieron los pagos atrasados en mis informes de crédito. Llamé y envié cartas, pero no sirvió: mi puntaje bajó a mediados de los 500. ¿Cómo puedo hacer que desaparezcan los pagos atrasados?

Respuesta: El año pasado, muchas entidades de crédito ofrecieron varios tipos de programas para situaciones difíciles, debido a la pandemia. Si fue aprobado para alguna contención, los pagos que no realizó no deberían haberse informado como tardíos. Puede disputar los errores en las tres agencias de crédito (comience por www.annualcreditreport.com) y pedir a los prestamistas que corrijan el registro.

Desafortunadamente, estos no siempre les dicen a los clientes que existen programas de indulgencia u otros, para situaciones difíciles. Si no tuvo la opción de inscribirse cuando llamó para explicar su problema, comuníquese nuevamente con sus prestamistas por escrito para señalarlo y solicitar que los pagos atrasados se eliminen de sus informes crediticios. Si alguno se niega a cooperar, considere presentar una queja ante la Oficina de Protección Financiera del Consumidor.

Estimada Liz: Sé que hay diferentes factores involucrados, pero encuentro inexplicable un aumento reciente en mi puntaje FICO. Este pasó de aproximadamente 740 a 815, según una nota en el resumen más reciente de mi tarjeta de crédito. Sin embargo, no he hecho prácticamente nada en lo que respecta a la actividad crediticia importante: ni compras, ni cambios en el uso -ya bajo- de mi tarjeta. Transferí alrededor de $800 de una tarjeta a otra, y eso es todo. Si asuntos tan pequeños pueden afectar el puntaje FICO, hace que la cuestión parezca ridícula. ¿Habrá alguna explicación posible?

Anuncio

Respuesta: Las fórmulas de calificación crediticia son un poco como una caja negra, sensibles a la cantidad de crédito disponible que está utilizando.

Si transfirió el saldo de una tarjeta con un límite de crédito muy bajo a otra con uno más alto, sus puntajes generalmente mejorarían, aunque quizá no tan drásticamente como el aumento que está describiendo. También podrían mejorar si sus saldos cayeron en otras cuentas o si algo que estaba impactando negativamente su crédito “disminuyó” o dejó de ser reportado.

Además, el simple paso del tiempo puede mejorar sus puntajes, aumentando la antigüedad de sus cuentas de crédito y el tiempo desde su última solicitud.

Es imposible decir exactamente qué combinación de factores puede haber afectado la puntuación, pero al menos esta se movió en la dirección correcta.

El Seguro Social después de la muerte de un cónyuge

Querida Liz: Mi esposo murió recientemente. Dado que él y yo recibíamos esencialmente la misma cantidad del Seguro Social, no obtendré ningún dinero adicional. ¿Puede explicar esto? El Seguro Social no pudo hacerlo cuando llamé y fui a la oficina local. No he visto casos como este abordados en su columna. Pienso que esto debe ser un problema para muchos otros viudos.

Respuesta: El tema de los beneficios para sobrevivientes se ha abordado con frecuencia en esta columna, pero desafortunadamente muchas personas todavía no comprenden que estos disminuirán, a veces de manera precipitada, cuando su cónyuge fallezca.

Cuando un miembro de una pareja casada muere, uno de sus dos cheques del Seguro Social desaparece y el sobreviviente recibe el mayor de los dos beneficios. Si el cheque de su esposo hubiera sido mayor que el suyo, esa cantidad se convertiría en su beneficio de sobreviviente. Si su beneficio fuera el mayor de los dos, continuaría recibiendo esa suma.

Muchas personas no consideran el impacto que tendrán sus decisiones en el cónyuge sobreviviente, lo cual es lamentable, ya que el viudo o viuda podría vivir años, incluso décadas, con estos ingresos reducidos. Las parejas a menudo pueden maximizar sus beneficios y disminuir la gravedad de esta caída en lo percibido asegurándose de que aquel con mayores ingresos retrase su solicitud de Seguro Social el mayor tiempo posible, idealmente hasta que alcance el máximo, a los 70 años.

Liz Weston, planificadora financiera certificada, es columnista de finanzas personales de NerdWallet. Se le pueden enviar preguntas al 3940 Laurel Canyon, Nro. 238, Studio City, CA 91604, o mediante el formulario de “Contacto” en asklizweston.com.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio