Anuncio
Share

¿Debo esperar hasta que haya una vacuna contra la variante Ómicron?

Vials of Moderna and Pfizer-BioNTech vaccines.
Los viales de las vacunas COVID-19 están listos para ser administrados. Los expertos aconsejan a los estadounidenses que reúnen los requisitos para recibir una vacuna de refuerzo que se la administren ahora en lugar de esperar a que haya una específica contra el Ómicron.
(Charles Krupa / Associated Press)

Si es como la mayoría de los estadounidenses, probablemente ha recibido sus dosis primarias de una vacuna contra el COVID-19, pero no ha recibido las vacunas de refuerzo recomendadas. Así que si han pasado varios meses desde su última dosis primaria, probablemente le toque un refuerzo.

Pero las empresas que están detrás de dos de las vacunas COVID-19 más populares, Moderna y el equipo de Pfizer y BioNTech, han introducido una nueva variable en la mezcla. El mes pasado, dijeron que tenían nuevas versiones de sus vacunas de refuerzo que están diseñadas para dirigirse a la familia Ómicron.

Así que se estará preguntando: "¿Debo vacunarme ahora, mientras aumentan los casos, o debo esperar hasta que los nuevos refuerzos estén listos, probablemente este otoño?”.

La respuesta, según afirman varios expertos en vacunas con rotundidad y sin dudarlo, es que no hay que esperar.

"¡Definitivamente, consíguela ahora!” dijo Paula Cannon, profesora de microbiología molecular e inmunología en la Escuela de Medicina Keck de la USC, en un correo electrónico.

Anuncio

“Tratar de predecir el futuro con este virus, incluso por unos meses, no es una buena idea”, dijo. “E incluso con las vacunas más específicas de Ómicron, sigue siendo muy poco probable que proporcionen una protección absoluta contra la infección”.

Eso no las hace inútiles, señaló Cannon: “Seguirán haciendo el trabajo mucho más importante que hacen todas las vacunas, de proteger contra la enfermedad grave y la muerte”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) instan a todas las personas de al menos 5 años a recibir una o dos vacunas de refuerzo, dependiendo de su edad y de la salud de su sistema inmunitario. Esto se debe a que la protección que ofrece la vacuna se desvanece con el tiempo.

Pero el Dr. Thomas Campbell, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, dijo que los datos de los CDC muestran que mientras dos tercios de la población estadounidense han recibido el ciclo completo de dosis primarias (dos inyecciones en el caso de las vacunas de Moderna y Pfizer, o una de la vacuna de Johnson & Johnson), apenas menos de la mitad de ese grupo ha recibido una vacuna de refuerzo. Y menos del 30% de los adultos de más de 50 años que han recibido un refuerzo han pasado a recibir el segundo seguimiento recomendado, dijo Campbell.

Como resultado, “sólo un pequeño porcentaje de la población” ha recibido todas las dosis de vacunas que recomiendan los CDC, dijo. En lugar de esperar a la siguiente generación de vacunas, dijo Campbell, “la gente debería recibir los refuerzos para los que son elegibles ahora”.

También señaló que los próximos refuerzos de Moderna y Pfizer, al igual que los actuales, sólo estarán disponibles para las personas que han recibido las dos dosis primarias. Por tanto, si se ha dejado de vacunar después de una de las dosis, es necesario recibir la segunda. Esas vacunas proporcionan ciertas formas de protección que los nuevos refuerzos no ofrecen.

El Dr. Otto Yang, profesor de medicina y jefe asociado de enfermedades infecciosas en la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA, dijo que la pregunta de si se debe esperar para los nuevos refuerzos “ha surgido bastante”, y que “diferentes personas tienen diferentes opiniones.” ¿Pero mi consejo? “Póngasela ahora, y preocúpese después del refuerzo específico”.

Una de las principales razones para vacunarse ahora, dijo, es el aumento de los casos registrados en verano. Otra es que la vacuna actual “sigue siendo extremadamente buena para evitar que la gente enferme gravemente o muera”.

Pero una tercera razón, dijo, es que la ventaja parece ser relativamente pequeña. Los datos de Moderna muestran que su refuerzo dirigido “es sólo modestamente mejor” que el actual “en términos de actividad de anticuerpos contra Ómicron”.

Y además, los anticuerpos son sólo una parte de la historia cuando se trata de combatir el COVID.

Las vacunas estimulan dos partes diferentes del sistema inmunitario del cuerpo: los anticuerpos, que tratan principalmente de impedir que un virus infecte una célula, y las células T, que pueden matar las células infectadas y estimular la producción de más anticuerpos. Simplificando un poco, Yang dijo que los anticuerpos tratan de evitar que una infección se extienda por el cuerpo, y si eso falla, las células T tratan de evitar que la infección haga mucho daño.

Los anticuerpos generados inicialmente por la vacuna pueden impedir que el coronavirus se adhiera a las células sanas y alimente una infección. Pero el SARS-CoV-2 ha evolucionado, y variantes como Ómicron han cambiado lo suficiente como para que esos anticuerpos no los reconozcan.

“Por eso las vacunas no han sido muy buenas para evitar que la gente se infecte” por Ómicron, dijo Yang. Pero la variante es aproximadamente un 97% igual a la original, dijo, por lo que las células T estimuladas por las vacunas no se ven impedidas de hacer su trabajo.

“Por eso las vacunas han seguido funcionando muy bien a la hora de evitar que enfermemos [gravemente] y muramos”, dijo Yang. Y por eso “la nueva vacuna no va a ser mucho mejor que la original, si es que lo es, en la prevención de enfermedades graves y muertes”.

La investigación muestra que las células T inducidas por la vacuna se desvanecen con el tiempo, al igual que los anticuerpos. Por eso los CDC han recomendado dosis de refuerzo. En este momento, los CDC no recomiendan una segunda dosis de refuerzo para las personas menores de 50 años con sistemas inmunitarios sanos, ni una tercera dosis de refuerzo para las personas mayores de 50 años o inmunodeprimidas.

Muchos expertos creen que, en última instancia, puede ser necesario aplicar refuerzos anuales o semestrales de COVID-19, pero los investigadores siguen estudiando la eficacia a largo plazo de las vacunas.

“Lo que la gente tiene que comprender”, dijo Campbell, “es que estamos aprendiendo a utilizar estas vacunas a medida que pasa el tiempo”.

Otro factor X, según Cannon, es el camino evolutivo que sigue el SARS-CoV-2.

“Ni siquiera sabemos si las variantes del virus que circulen en otoño seguirán siendo Ómicron y sus descendientes”, dijo. “Podríamos estar ante una variante completamente nueva. ... Así que, en lugar de intentar adivinar, deberíamos quedarnos con lo que sabemos, que es que los refuerzos funcionan bien ahora”.

La conclusión, según Cannon, es que: Si usted es elegible para otra dosis, “definitivamente debe seguir adelante y ponérsela ya”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio